Los Mondoñedo ponen a prueba al torero revelación del 2018

Los Mondoñedo ponen a prueba al torero revelación del 2018

Octavio Chacón (España) debutará en Bogotá. Saldrán los toros más tradicionales del campo del país.

toros

Los toros de Mondoñedo estarán este domingo en la Santamaría. Octavio Chacón, figura emergente en España, les plantará cara.

Foto:

Manuel Alzate / EL TIEMPO

Por: Felipe Motoa - EL TIEMPO 
15 de febrero 2019 , 09:14 p.m.

Mondoñedo es una ganadería de tradición y toros bravos. Muy bravos. No todos los matadores cuentan con el valor para lidiarlos. Y quien logra dominar uno de ellos, suele ganarse a la afición bogotana: Octavio Chacón (España), torero revelación en el 2018 en la península ibérica, llega este domingo a tratar de superar esa prueba.

Junto al también hispano Fernando Robleño, y el joven emergente de las últimas dos temporadas colombianas, Juan de Castilla (Medellín), se verán las caras y las capas para definir quién triunfa en la segunda corrida del 2019 en Bogotá.

El escenario es la plaza de toros de Santamaría, templo taurino construido a finales de los años 1920 por Ignacio Sanz de Santamaría, bisabuelo de Gonzalo Sanz de Santamaría, actual regente y dueño de Mondoñedo.

Estamos ya sobre los 100 años (de historia de la ganadería y del sueño de una plaza de toros para la capital colombiana), desde que empezó mi bisabuelo Ignacio”, cuenta Gonzalo. “En 1918 empezó a preparar todo: corrales, vacas que traían desde los páramos (locales), y en 1923 compró cuatro sementales de Santa Coloma y tres del Duque de Veraguas (ganaderías y encastes de España)”.

Después, Ignacio quebraría por efecto de la Gran Depresión Económica de 1929, y esto lo obligaría a ceder la propiedad de la plaza a la ciudad. Lo que había construido con un costo de un millón doscientos mil pesos de la época, el Distrito lo compró por unos 180.000 pesos. Y el escenario se salvó de ser demolido por los bancos acreedores.

“Mi bisabuelo les argumentó a las autoridades que la estructura ya estaba construida, que ya había un espectáculo (las corridas) y que era un esparcimiento para el pueblo. En esa época ni siquiera había llegado el fútbol a Colombia, y el teatro era incipiente. Los toros eran el espectáculo popular”, reconstruye el ganadero.

El toro, en época antigua, era como un Dios, por su bravura siempre iba hacia adelante en la pelea, no retrocedía ante el dolor; se le sacrificaba en un templo y se usaba para alimento y vestido

Esta dehesa, cuyo nombre es un homenaje al pueblo de Mondoñedo (Galicia, Espana), de donde provenía la familia de Rufina Rocha, esposa de Ignacio, usualmente es denominada como mítica. Esto, a razón de la bravura y el trapío (aspecto físico imponente e intimidante) de sus ejemplares.

“El toro, en época antigua, era como un Dios, por su bravura siempre iba hacia adelante en la pelea, no retrocedía ante el dolor; se le sacrificaba en un templo y se usaba para alimento y vestido”, rememora Sanz de Santamaría. “El toro, desde chiquito, embiste todo lo ajeno. Son animales de pelea y por eso hoy lo seguimos considerando un Dios”.

Toros de oficio 

Octavio Chacón nació en 1984 en el sur de España, cerca de Cádiz. En el 2004 se hizo matador de toros y a falta de oportunidades en su país, saltó a Perú en el 2007. Se dedicó a lidiar toros difíciles, esos que dificultan el lucimiento del hombre y que las grandes figuras evitan. Toros que los valientes entienden y llevan con mano templada y nervios de acero, animales como los temidos Miura de tierras ibéricas, o los Mondoñedo en el altiplano cundiboyacense.

En el 2014, carente de resonancia y extrañando su tierra, decidió volver a la península a lidiar una última corrida y luego ser banderillero. Pero la vida lo sorprendió; esa tarde de despedida en realidad fue un reinicio: indultó un toro y se le abrió una puerta para ir a Francia; allí triunfó de nuevo y Las Ventas de Madrid le hizo un guiño.

Aunque no triunfó en su presentación inicial en la plaza de toros más importante del mundo, en el 2018 regresó, y lo hizo con tan buen suceso que se ganó el premio a Torero Revelación de la Feria de San Isidro 2018.

Pamplona y Bilbao también lo han visto brillar. Y ahora, la plaza taurina más importante de Colombia, con la ganadería más tradicional de este país, le brinda un nuevo chance de hacer brillar su nombre. Pero su compatriota, Fernando Robleño, otro lidiador de toros difíciles, querrá ganar lo suyo. Y el joven que más arrea de los colombianos, Juan de Castilla, tampoco se va a quedar manicruzado: todos van por lo suyo al enfrentar a los míticos animales de Mondoñedo.

FELIPE MOTOA FRANCO
Redacción Bogotá@felipemotoa

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

""
Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.