La Caracas, la vía que aún palpita y busca una nueva oportunidad

La Caracas, la vía que aún palpita y busca una nueva oportunidad

EL TIEMPO y expertos en movilidad le dieron vida a esta carrera y desnudaron sus problemas.

La avenida Caracas atraviesa la ciudad de norte a sur

La avenida Caracas atraviesa la ciudad de norte a sur

Foto:

Néstor Gómez / EL TIEMPO

Por: Bogotá
06 de abril 2018 , 08:07 p.m.

¿Cómo sería si la emblemática avenida Caracas tuviera voz y pudiera contar parte de su historia, de su auge, de su transformación en el eje central de la movilidad en la ciudad, del momento en el que se construyó una troncal de TransMilenio (TM) que fue ejemplo para el mundo, pero a la que ese mismo éxito la deterioró?

EL TIEMPO junto con expertos en movilidad le dio voz a esta vía, que atraviesa la capital de sur a norte, y nos contó su dolor, los desprecios de los que ha sido objeto y sus ganas de seguir siendo la carrera que más tráfico de pasajeros mueve.

Según TM, por allí se movilizan cerca de 55.000 personas hora sentido, y cifras de la Secretaría de Movilidad señalan que en un día normal transitan en ambos sentidos 71.000 vehículos.

Hace años, todo su corredor era lleno de árboles, pero el tráfico era un desorden. Cuéntenos eso...

Sí, al principio, cuando me construyeron en el recorrido del ferrocarril del norte me dejaron un separador amplio y sembraron urapanes. Por algunos años, eso se veía muy bien con las casonas de Teusaquillo, pero con la expansión de la ciudad al norte y al occidente me empezaron a poner muchas rutas de buses. Era la época de la guerra del centavo; los buses iban muy llenos, incluso la gente colgada de las puertas. A eso se le conoció como los racimos humanos. En la década de los 90, para agilizar el tráfico de los buses me hicieron unos carriles exclusivos y unas paradas de concreto, lo que se conoció como la troncal Caracas; con esto se eliminaron muchos de los urapanes (los que quedaron se enfermaron por la alta polución). Luego me convertí en TransMilenio.

De ese TransMilenio ya han pasado 17 años, que parecen no ser nada pero a usted se le nota el paso del tiempo…

Mi entorno se nota descuidado porque no hicieron los procesos de renovación urbana en todo el trazado. En vez de invertir en mi mantenimiento y mejoramiento me declararon que era un error. Que la ciudad debía hacer otras cosas. Sufrí un envejecimiento muy rápido y me descuidaron los vecinos y los encargados de la ciudad. Espero que con el reemplazo de los buses de la fase 1 y 2 que pronto llegará y con la construcción del metro vuelva a tener una nueva vida.

Todos los bogotanos y forasteros son mis familiares, dolientes, y sí, hay muchos interesados en mi bienestar

Chapinero es un lugar emblemático de la ciudad y usted tiene un pedazo de él, pero este se ve desordenado, ¿qué pasó?

Chapinero es especial, tiene de todo para todos, pero mi entorno tiene problemas como desaseo, mala iluminación, inseguridad, falta de apropiación, no hay cultura ciudadana. Mi esperanza está en que los procesos de renovación urbana me fortalezcan, que los nuevos habitantes sean partícipes de mi desarrollo, que mejoren mis condiciones físicas. Que el proyecto Metro y las intervenciones del Distrito me rejuvenezcan y los bogotanos me vean como lo que soy, un eje fundamental para la movilidad y la calidad de vida.

¿Tiene algún doliente o familiar que la consuele, que la quiera?

Todos los bogotanos y forasteros son mis familiares, dolientes, y sí, hay muchos interesados en mi bienestar y cada día son más los que se preocupan. La Administración Distrital, los empresarios y ciudadanos hacen esfuerzos, pero se deberían unir para que una vía que cruza de sur a norte la ciudad sea un proyecto integral, que tenga una mejor infraestructura, mejores espacios públicos, que asociado a ella me dé renovación urbana, que se fortalezcan las actividades comerciales, que florezcan los negocios, se den nuevos empleos, se mejore la movilidad y en ultimas la calidad de vida de todos los que por mi ‘piel’ transitan. Quiero que me quieran otra vez, que no me dañen, que me cuiden, que no sigan botando tanta basura y que me iluminen.

Usted es muy grande, muy amplia, pero ¿por qué se ve tan fea?

Efectivamente lo de grande y fea me lo han dicho, algunos hasta dicen que soy una cicatriz. Pero quiero ser distinta, merezco una mejor infraestructura, necesito crecer, mis espacios públicos deberían ser reconocidos, deseo tener unas condiciones adecuadas de seguridad e iluminación. Quiero albergar aglomeraciones económicas, quiero tener gente que viva en mi entorno. Seré a futuro el nuevo eje de la movilidad en la ciudad y deseo que los bogotanos me retribuyan con apropiación y cultura ciudadana todo lo que les puedo ofrecer para que se transporten de sur a norte.

¿Qué es lo más bonito que usted tiene hoy?

Lo más bonito y que calladamente brindo es movilidad a un alto porcentaje de la ciudad. También tengo sectores para mostrar, como el centro internacional y los nuevos edificios que se están construyendo en Chapinero. Por último, los altos flujos peatonales y mis condiciones de movilidad me hacen atractiva para la vivienda y los negocios.

Muchas de las personas que la acompañaban se han marchado, y de sus buenos vecinos pocos quedan, ¿qué pasó?

El desarrollo urbano en el oriente y occidente ha hecho que algunos me abandonen, pero sigo siendo encantadora. Muchos habitantes y negocios migraron por seguridad, estatus, facilidades, etc., a otros sectores de la ciudad. Los extraño, pero mi potencial sigue ahí, soy como la mamá a la que sus hijos abandonan, pero ella siempre los espera con los brazos abiertos.

¿Qué espera de quienes la utilizan a diario?

Espero un mejor comportamiento y mayor apropiación. No quiero que me dejen basura sobre los andenes, no me gustan los graffitis, espero que la gente no siga botando el papelito a la calle, que los peatones crucen adecuadamente y que no se cuelen en TM.

John Cerón
@CeronBastidas
​Johcer@eltiempo.com
Colaboración de los expertos Plinio Bernal y Darío Hidalgo.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.