No dé limosna en las calles de Bogotá, mejor informe sobre ayudas

No dé limosna en las calles de Bogotá, mejor informe sobre ayudas

Alcaldía lanza estrategia ‘Monedas de Cambio’ para atacar mafias que se aprovechan de la necesidad.

Mendicidad

Las mafias están captando personas para obligarlas a pedir limosna.

Foto:

Héctor Fabio Zamora

Por: Redacción Bogotá
02 de octubre 2019 , 10:24 p.m.

En una vieja casucha, ubicada en la calle 170, en el norte de Bogotá, unas quince personas estaban asentadas en lo que parecía ser un viejo parqueadero. Todos eran venezolanos.

Allí mismo, funcionarios de Integración Social los entrevistaron. Tenían temor de hablar, pero uno de ellos aceptó lo que era evidente. “A nosotros nos prestan este lugar con la condición de que en la noche entreguemos el producido que recogemos de mendigar”.

Eso quiere decir que cada uno le podía entregar entre 40.000 y 60.000 pesos diarios al dueño del parqueadero. Al final, es una especie de alquiler, pero las condiciones en las que se encuentran no son las mejores.

En otra localidad, Chapinero, otro incidente ha alertado a los ciudadanos. Se evidencia la presencia de una buseta que recoge a los migrantes en el sur de Bogotá para luego dejarlos en la zona T, la calle 82, y en general en zonas de rumba con alta afluencia de personas de alto nivel adquisitivo.

Algunos de ellos han contado que ese mismo vehículo los recoge a eso de las 10 de la noche para pedirles lo sumado, producto de pedir limosna. Según dijeron, tenían que entregar entre 20.000 y 30.000 pesos a un venezolano encargado de contactar a las familias y darles las instrucciones de la actividad.

Y como si esto no fuera poco, EL TIEMPO se enteró de que, en uno de los operativos, una niña de tan solo nueve años había revelado que su mamá la daba en alquiler para poder completar los 25.000 pesos diarios que tenía que pagar por un ‘pagadiario’. “El hombre que la llevaba mostró su registro civil, pero era evidente que no tenían ningún nexo familiar, ningún parentesco.

La niña fue asistida por el Instituto Colombiano de Bienestar familia (ICBF) para el restablecimiento de sus derechos. Ella fue solo uno de los 27 menores de edad que fueron apartados de sus padres o cuidadores, unos por no demostrar pruebas de vínculos y otros por no garantizarles sus derechos fundamentales.

La Secretaría de Integración Social, consciente de que esta problemática va en ascenso, no solo ha querido llamar la atención de la Fiscalía General de la Nación, sino que espera que se dé inicio a las investigaciones que permitan establecer cómo es que están operando estas mafias, que se aprovechan de las condiciones de pobreza y necesidad de las familias.

Por lo pronto, lanzó la estrategia Monedas de Cambio para que la gente, en vez de dar limosna, informe a los necesitados en dónde pedir ayuda. Y mientras cala esto en la ciudadanía, esta entidad seguirá realizando intervenciones en zonas de alta concentración de mendicidad con el fin de ofrecer servicios sociales, de salud, de educación, de migración, así como garantizar la protección de derechos de los niños y adolescentes.

Hasta el momento, producto de esos operativos se han intervenido 168 núcleos familiares en compañía de 237 niños. En esos se llevaron a cabo 27 medidas de protección.

(Lea también: En 4 ciudades del país estarían alquilando niños para pedir limosna)

Mendicidad, un problema viejo
Mendicidad infantil

Juliana Pungiluppi, directora del ICBF, ha dicho: “La lucha contra la mendicidad no es una tarea exclusiva del Gobierno Nacional.

Foto:

Héctor Fabio Zamora/ EL TIEMPO

Lo cierto, y en eso coinciden los expertos, es que este grave fenómeno social no es nuevo, ni depende solo de la migración coyuntural de extranjeros hacia el centro del país, esta situación existe también por el desplazamiento interno; no en vano, en los puentes peatonales de la calle 26, por ejemplo, se pueden ver mujeres de comunidades indígenas con niños en brazos, dormidos, con sus rostros expuestos al sol, y en la misma actividad: pedir limosna

Lo peor es que para los últimos meses del año aumenta su presencia. El rumor de las calles es que “las mafias vienen a hacer su Navidad”.

EL TIEMPO ya había hecho un recorrido en varios sectores de la ciudad. Es evidente la presencia de grupos de mujeres que dicen venir del Pacífico, pidiendo limosna con niños en brazos sobre la avenida 19 y la calle 134. La pregunta que se hacen muchos es si este fenómeno obedece a la necesidad de cada familia al no tener con quién dejar sus hijos, al ‘éxito’ que obtienen en ganancias exponiendo a los infantes o a bandas que los utilizan para explotarlos.

Según la Secretaría de Integración Social (SIS), que ya ha atendido a 319 niños en el centro Abrazar contra la mendicidad infantil, desde su apertura, y ha caracterizado a 300 más en las calles en varios operativos, los casos son variados.

Familias entrevistadas han aceptado que los niños generan más sensibilidad. Eso dijo una mujer que fue encontrada en las aceras, frente a la sucursal de un banco. Ella sostenía entre sus brazos a dos bebés que no superaban los tres años. La identificó el equipo móvil de infancia de la SIS en la plazoleta de la calle 85 con carrera 15. Contó que pedía dinero para que su esposo pudiera llegar a Colombia.

“Debo estar con los niños; ellos generan más sensibilidad, atraen a la gente”. Ella y su familia estaban en completo estado de mendicidad.

Según la entrevista que le hicieron los profesionales, los niños son un gancho perfecto para conmover a los transeúntes. Solo así logra una moneda o un billete. Ella se veía triste, angustiada, pero dijo no tener otra opción.

Ese mismo día, a solo pasos de Yorladi, el equipo presenció cómo dos venezolanos, que se veían tensos, se negaron a recibir ayuda. La mujer, contaron, cargaba en sus brazos a un bebé de tan solo meses de nacido envuelto en una cobija rosada. Los profesionales notan que no es de ellos. Se ven muy nerviosos. Lentamente se alejan.

Mendicidad infantil

Según las cifras de la SIS, en Bogotá se ha logrado sacar a 92.000 niños y niñas del trabajo infantil.

Foto:

Héctor Fabio Zamora/ EL TIEMPO

En su momento, Liliana Benavides, profesional de Seguimiento de la Estrategia Móvil de la SIS, le dijo a EL TIEMPO que se ha detectado una especie de préstamo de niños en las calles. “Los equipos de respuesta inmediata, sobre todo con población migrante venezolana, han referido que, en ocasiones, alquilan los bebés por un monto de dinero durante algunas horas. Esto se lo hemos dado a conocer al ICBF. Ojalá estén haciendo algún tipo de seguimiento a estas denuncias”, especificó la funcionaria.

Por su parte, Juliana Pungiluppi, directora del ICBF, ha dicho: “La lucha contra la mendicidad no es una tarea exclusiva del Gobierno Nacional, sino que convoca todos los sectores de la sociedad. El trabajo no es cosa de niños. Hago un llamado a las familias, a los empresarios y a la ciudadanía para garantizarles a nuestros niños su desarrollo físico, emocional e intelectual”.

El Distrito ha avanzado con la creación del centro Abrazar, que atiende exclusivamente niños en condición de mendicidad. Está ubicado en el barrio 12 de Octubre, de la localidad de Barrios Unidos, en la calle 73 n.° 53-27, en el segundo piso de la plaza de mercado.

“Los padres no tienen excusa para tener a sus hijos expuestos al sol y al agua. Cuando vean niños en la calle, no les den dinero; eso es instrumentalizarlos. En el Distrito tenemos cómo atenderlos”, dijo Gladys Sanmiguel, secretaria de Integración Social.

Uno de los frentes en los que el Distrito ha avanzado es en la reducción del trabajo infantil.

Según las cifras de la SIS, en Bogotá se ha logrado sacar a 92.000 niños y niñas del trabajo infantil. El Dane certificó que la tasa se redujo en 6,1 puntos, al pasar de 11 % en el 2014 a 4,9 % en el 2018.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.