El viacrucis de un niño venezolano que se quemó con gasolina

El viacrucis de un niño venezolano que se quemó con gasolina

Sus padres escaparon de la crisis en vecino país cuando sucedió el accidente cerca de la frontera.

Niño

La pediatra intensivista, Sandra Bresciani, y Noris Vásquez, la abuela, pendiente del niño.

Foto:

Secretaría Distrital de Salud.

27 de septiembre 2018 , 10:26 p.m.

Un niño de 9 años de nacionalidad venezolana y padres colombianos permanece desde el pasado 13 de agosto en la unidad de cuidados intensivos pediátrica del hospital Simón Bolívar, donde se recupera de las quemaduras luego de que cayera sobre él un bidón de gasolina prendido en fuego que afectó más del 45 por ciento de su cuerpo, según el reporte oficial.

El accidente se produjo el 8 de agosto en una finca en La Gabarra, Norte de Santander, a más de 125 kilómetros de Cúcuta, cerca de la frontera con Venezuela.

Sus padres huían de la crisis del vecino país y se instalaron en una humilde vivienda. Ese día, cuando la mamá del menor estaba preparando el almuerzo, se le prendió la garrafa llena de combustible y la lanzó hacia atrás y le cayó en las piernas y las manos al menor.

La odisea del niño en esas condiciones se convirtió en viacrucis. Como pudo, el papá logró conseguir una destartalada moto y lo llevó hasta un centro asistencial en La Gabarra, y ante la gravedad de las heridas fue llevado hasta el vecino municipio de Tibú. El tiempo corría y el menor empeoraba. Entonces fue llevado a Cúcuta y desde allí fue remitido a Bogotá en una ambulancia aérea que lo trajo en malas condiciones. Se temía por su vida.

Los padres no pudieron viajar por falta de recursos para pagar los pasajes. Contactaron a la abuela, Noris Vásquez, quien todos los días va desde Soacha hasta Usaquén a visitar a su nieto.

Sandra Bresciani Otero, pediatra intensivista y coordinadora de la unidad pediátrica de la red norte, le dijo a EL TIEMPO que se le han realizado ocho cirugías plásticas y aún faltan más.

Todavía le faltan varias operaciones pero depende de la evolución del paciente. No se sabe si le pegaron los injertos o cómo va a responder

“El niño llegó en muy malas condiciones generales, con compromiso multisistémico muy importante, tensión arterial baja, con aparato para ventilación, porque no podía respirar bien, y sin poder orinar”, explicó la experta.

Lo primero que hicieron los médicos fue estabilizarlo, ponerle líquidos y los medicamentos para la tensión, para que le funcione bien su corazón, oxigenarlo adecuadamente, entre otras.

“Todavía le faltan varias operaciones pero depende de la evolución del paciente. No se sabe si le pegaron los injertos o cómo va a responder”, explicó la doctora Bresciani.
Los tejidos que se están utilizando en este menor, como sucede en la mayoría de los casos que llegan al Simón Bolívar, son del banco de piel que tiene el Distrito. Además se saca tejido de las zonas que no tiene quemadas y se injerta en sus miembros afectados.

La condición del niño a largo plazo es que va a quedar con cicatrices de por vida pero funcional y bien”, explicó la experta en el manejo de pacientes graves.

Si usted desea ayudar al niño puede llamar al 310 430-5653.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.