La historia de la mujer que se enfrentó a presuntos ladrones en TM

La historia de la mujer que se enfrentó a presuntos ladrones en TM

Luisa Umaña reaccionó ante un supuesto robo y grabó a los sujetos y a su víctima. Están libres.

Robo TransMilenio

Mujer logra frustrar un robo

Foto:
Por: Camilo Andrés Castillo
18 de julio 2019 , 11:29 a.m.

Un video en el que se ve a una mujer increpando a cuatro presuntos delincuentes que acababan de robar un celular y una billetera en la estación El Campín se ha vuelto viral. En la grabación se ve cómo dos mujeres y dos hombres son acusados por varios pasajeros de estar robando en el sistema. Luisa Umaña, una mujer de 28 años, fue la artífice de dicha grabación.

Ella regresaba de una entrevista de trabajo el pasado viernes 12 de julio en la ruta G11 de TransMilenio, cuando vio que un hombre guardaba dentro de su bolsillo un celular rosado que habría hurtado.

Antes de que Luisa fuera testigo del robo, ella notó una actitud sospechosa en tres personas que estaban dentro del articulado. "Iba escuchando música cuando me di cuenta que dos personas se estaban haciendo señas; uno de ellos estaba recostado sobre una de las barandas que están cerca de una de las puertas", recuerda Luisa.

Minutos después, cuando el articulado se detuvo para hacer una de las paradas, Luisa vio como le sacaran el celular del bolsillo a una mujer que se bajaba del bus.

De inmediato, y pese al riesgo que esta situación suponía para su vida, decidió increpar al presunto delincuente y a sus supuestos cómplices. Luisa se acercó al ladrón, le rapo el celular y le dijo frente a los demás usuarios que a esa hora se movilizaban en ese articulado: “esto no es suyo, usted se lo robó”. Luisa levantó el teléfono y preguntó: “¿De quién es este celular?”; y en ese momento fue cuando apareció la dueña según relata la mujer.

Posteriormente sacó su celular y, sin que los delincuentes lo notaran, los empezó a grabar. "Sentí mucha adrenalina en ese momento, pero decidí grabar porque me dio mucho mal genio lo que estaban haciendo".

La dueña del celular era una madre que, en compañía de su hija, había bajado del bus segundos antes. "Las personas empezaron a llamar a los auxiliares mientras yo grababa con mi celular. Ellos no admitían nada y cuando el policía bachiller llegó, fueron groseros con él y con la dueña del celular", dice Luisa.

Nunca fui grosera, ni actué con violencia, porque creo que la violencia no lleva a nada

Según el relato de Umaña, en ese momento pensó que la banda solo estaba compuesta por tres personas, sin saber que, tras ella, se encontraba otra mujer, también integrante de la banda y a quien en las requisas posteriores le encontraron un puñal.

Antes de que llegaran los policías, un hombre y una mujer que decían haber visto el hurto, defendieron a Luisa ante cualquier reacción de estas cuatro personas. "Sentí el respaldo de Dios, siento que estas dos personas fueron como dos ángeles que me enviaron desde el cielo", señala.

Cuando un policía llegó a atender el caso, requisaron a los cuatro delincuentes y encontraron dos celulares más y la billetera de la pasajera que minutos antes habían robado. "Los policías preguntaron si queríamos denunciar y nosotras dijimos que sí. Pero cuando nos llevaron a realizar la declaración inicial en la estación del Ricaurte, no nos transportaron en una patrulla, nos llevaron en un TransMilenio junto a los ladrones", y recalca, "estuvieron a punto de pegarnos".

Como yo, sé que hay personas que le importan los demás por encima de muchas cosas

Cuando llegaron a Ricaurte, los agentes transportaron a los delincuentes al biciparqueadero de la estación. De acuerdo con el testimonio de Luisa, en varias ocasiones, algunos policías hablaron con los detenidos, antes de hacerlo con Luisa, la víctima del robo y su hija.

"Llamaron a la señora aparte y le dijeron que no había celdas para los detenidos, que tuviera paciencia, y que el proceso se iba a demorar. Que lo que podían hacer era tomar la declaración y dejarlos 24 horas encerrados, para luego soltarlos.", dice Luisa. 


Aunque la reacción de la Policía cuando fueron a poner el denuncio no fue la que ellas esperaban, Luisa decidió quedarse en la estación pese a tener otras obligaciones. "Insistí que nos quedáramos hasta que la denuncia fuera formal. Lo hice porque estoy cansada de tanta inseguridad", señala.

Tan solo habían pasado 10 minutos, cuando los policías las llamaron para ir a la URI de Puente Aranda. "Nos dicen que hagamos la denuncia pero nos desaniman con la demora en los procesos, ese día salí de la URI a la medianoche. No justifico a las personas que hacen justicia por su mano propia, pero uno entiende por qué pasa".

Aunque los delincuentes quedaron libres este lunes, Luisa no pierde la esperanza de que paguen por su delito. "Voy a interponer una denuncia por amenazas en contra de estas cuatro personas y no voy a parar hasta que las entidades encargadas se pronuncien y nos expliquen porque estas personas quedaron libres", dice.

"Como yo, sé que hay personas que les importan los demás por encima de muchas cosas",
concluye Luisa, la mujer que se enfrentó a cuatro presuntos delincuentes.

CAMILO ANDRÉS CASTILLO
Twitter: @camiloandres894
REDACCIÓN BOGOTÁ
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.