‘Un taxista puso los seguros de su carro y se masturbó delante de mí’

‘Un taxista puso los seguros de su carro y se masturbó delante de mí’

Una mujer denunció este acto y le dijeron que no había violencia sexual.

‘Un taxista puso los seguros de su carro y se masturbó delante de mí’

Otra vez, en Bogotá, una mujer es víctima de actos obscenos por parte de un desconocido.

Foto:

Foto montaje

Por: Bogotá
01 de octubre 2019 , 08:55 p.m.

Una ejecutiva que, desesperada, intentó poner la denuncia en la policía de un acto obsceno, terminó por contar, a través de sus redes sociales, lo que le había pasado en un taxi en Bogotá, justo hoy 1 de octubre a eso de las 10:40 de la mañana.

Según relató la víctima, ella se subió a un taxi en la calle 46 con carrera 13, rumbo a la calle 26 con avenida 68,  sin sospechar que quien manejaba el vehículo iba a terminar agrediéndola. “De un momento a otro, más o menos por el lado de Corferias, noté que me estaba mirando mucho a través de los espejos”.

Luego, dice, el hombre se volteó, le puso seguro a las puertas, se bajó la bragueta del pantalón y comenzó a masturbarse. “Comenzó a decirme palabras asquerosas y vulgares. Ahí comenzaron minutos de sufrimiento”, le describió a EL TIEMPO.

La víctima contó que en medio de la angustia y el desespero le pegó con el bolso en la cabeza y también golpeó el vidrio hasta casi romperlo pues el agresor intentó tocarle su entrepierna. “Esa fue la única forma en la que logré que accediera a abrirme las puertas. Pero antes me dijo: ‘Perra, págueme la carrera’”.

Comenzó a decirme palabras asquerosas y vulgares. Ahí comenzaron minutos de sufrimiento

Ella, con temor, sacó 2.000 pesos que tenía y le botó el billete en la cara. Luego, con sus tobillos inflamados, pues venía padeciendo de un problema médico, quiso poner la denuncia y caminó hasta el CAI de Ciudad Salitre. “Fue en vano, no me aceptaron la denuncia porque según los policías no había existido abuso físico, ni violencia sexual. Solo me preguntó: ¿La violó? ¿Le pegó? ¿Hubo Testigos? Yo le di hasta la placa del carro pero me dijo que eso no servía porque el dueño del carro podía ser otro. Mejor dicho, nada de ayuda”.

Además del trauma psicológico dice sentir tristeza por la falta de apoyo para las mujeres en estos casos. “Si yo no me defiendo como lo hice no me imagino qué me hubiera pasado”.

Finalmente,  la víctima describe a su agresor como un hombre alto, fornido y de piel trigueña. 

REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.