Movilidad quiere que la velocidad máxima en Bogotá sea de 50 km/h

Movilidad quiere que la velocidad máxima en Bogotá sea de 50 km/h

El cambio debe autorizarlo Mintransporte. Se busca ubicar radares en 30 puntos de vías.

Movilidad en Bogotá

El Distrito plantea un decreto para restringir el tránsito de vehículos de carga entre la av. Boyacá y el límite occidental de la ciudad, de lunes a viernes de 6 a 8 a. m.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Por: EL TIEMPO ZONA Y BOGOTÁ 
23 de agosto 2018 , 08:20 p.m.

La Secretaría Distrital de Movilidad quiere disminuir el límite de velocidad a 50 kilómetros por hora (hoy es de 60) en los ejes principales con más accidentes de tránsito, que el año pasado dejaron 547 muertos en toda la ciudad.

La idea es que esta medida comience en 30 corredores considerados críticos como la avenida Boyacá, la carrera 68 y la autopista Norte, en los que a ciertas horas se excede el límite de 60 kilómetros por hora y es donde se registran más siniestros viales fatales.

Por ejemplo, en la avenida Boyacá, el año pasado, fallecieron 59 personas; en la avenida Ciudad de Cali, 33; en la Caracas, 28 y en la NQS, 24.

Movilidad propone implementar un sistema de detección electrónica de infracciones para quienes sobrepasen los 50 kilómetros por hora.

El promedio real de velocidad en la ciudad es de 24 kilómetros por hora, de lunes a viernes, entre 7 de la mañana y 7 de la noche, según un análisis realizado por la misma entidad el año pasado. Así que la regulación sería útil únicamente en las noches, cuando los límites de velocidad se exceden; inclusive, en vías como las autopistas Norte y Sur, la carrera novena y la avenida Circunvalar se hacen piques ilegales de motocicletas y carros particulares.

La presentación del proyecto y los límites permitidos están sujetos a la regulación que expida el Ministerio de Transporte, y el presupuesto para la implementación de las cámaras y radares al apoyo del Concejo de Bogotá, quien debe aumentar el presupuesto para el sistema, cuyo costo estimado es de 20.000 millones de pesos.

“Con toda la normatividad que expidió el Ministerio de Transporte, el enfoque que se les quiere dar a las cámaras y radares es el de seguridad vial. Es decir que las pongamos donde realmente hay riesgos y estadísticas negativas de accidentalidad. También le estamos pidiendo al Concejo aumentar el cupo para los radares”, señaló Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad.

No es la primera vez que en la capital se quieren tomar medidas para reducir los límites de velocidad; desde hace dos años, con el objetivo de reducir las fatalidades, Bogotá se vinculó a la política internacional ‘Visión Cero’, en la que se rechaza la pérdida de vidas en el tráfico y se realizan diseños de calles seguras para las personas, con pasos y andenes amplios para peatones.

Este año se han instalado 2.000 reductores de velocidad en entornos escolares y miles de demarcaciones y pasos seguros en varias zonas de alta afluencia peatonal, en donde la velocidad máxima autorizada es de 30 kilómetros por hora.

Bocarejo afirmó que es consciente de que reducir los límites de velocidad en la ciudad genera polémica y debate, especialmente entre conductores y peatones, pero agregó que en la mayoría de lugares en los que han implementados las medidas de ‘Visión Cero’ han tenido buenos resultados. Uno de los casos más representativos fue el de la carrera 5.ª entre las calles 71 y 68, en la reconocida zona G de Chapinero; este corredor era de alta velocidad y se había convertido en una alternativa de la avenida Circunvalar, pero por ser un sector comercial y residencial tiene alto flujo peatonal y se registraban en promedio 12 accidentes graves al año.

Luego de las medidas para ‘pacificar’ el tráfico, aconsejadas por ‘Visión Cero’ y concertadas con la comunidad del sector, en el lugar este año no ha sucedido ningún siniestro.

Para Darío Hidalgo, experto en Movilidad y director de la Práctica de Transporte del Centro WRI Ross de Ciudades Sostenibles, el hecho de disminuir la velocidad no implica que en la ciudad se disminuya el tiempo de movilización.

“Por el contrario, en una ciudad en la que hay menos accidentes, el tráfico fluye mucho mejor y el tiempo de movilización es menor. Los ciudadanos deben aprender a planificar los viajes para evitar el afán”, dijo el experto.

Y agregó que aunque parezca un contrasentido, la velocidad máxima no determina la velocidad promedio en las vías arterias urbanas ni el flujo vehicular (congestión), porque la programación semafórica e incidentes son los principales factores en esas vías.

Mientras se desarrolla el proyecto de bajarle a la velocidad con radares, Movilidad le apuesta a la cultura ciudadana

¿Cómo reducir la velocidad?

Once expertos reunidos en Bogotá advirtieron que para reducir los accidentes por exceso de velocidad es fundamental enfrentar de manera integral varios factores que inciden en la siniestralidad. Según Natalia Tinjacá, coordinadora de Bloomberg, se necesita reducir las conductas inseguras, mejorar la vigilancia policial, el diseño adecuado de vías, campañas de comunicación y ampliación de los sistemas de seguridad de manera sostenible.

Usuarios reaccionaron en redes sociales

Un sondeo realizado en Twitter por EL TIEMPO les preguntó a los usuarios si habían sido testigos de accidentes de tránsito por excesos de velocidad en la capital del país. De los 1.065 que contestaron, el 53 % dijo que no ha presenciado estos hechos, mientras que un 47 por ciento sí. Este fue el caso de @jatorresre, quien comentó que “en la oreja norte de la avenida Boyacá con calle 13 el motociclista iba rápido, no cogió bien la curva y se estrelló contra el andén.

Cuando se les consultó si creen que es posible bajar la velocidad en Bogotá a 50 kilómetros por hora, 1.972 tuiteros participaron en el sondeo. Un 25 por ciento respondió que sí, un 33 por ciento que no, y el 42 por ciento restante señaló que en la ciudad ya se anda a menos de esa velocidad.

Bayron, arrollado por un camión

A Bayron Joordy Muñoz le faltaban solo dos cuadras para llegar a su casa, ubicada en el barrio Alfonso López, de la localidad de Usme, cuando fue arrollado por un camión que iba con exceso de velocidad. Su estado de salud es delicado, está en el Policlínico del Olaya.

Esta tragedia comenzó el pasado 5 de agosto, a las dos de la madrugada, cuando Bayron regresaba a su vivienda luego de trabajar y jugar un partido de fútbol en una cancha cercana a su residencia.

“En los videos de las cámaras de seguridad se observa que mi hermano se despide de un amigo y empieza a cruzar la vía, el semáforo estaba en rojo para los carros. Cuando le faltan pocos centímetros para subirse al separador, de la nada aparece el camión, que es una NPR, y se lo lleva por delante. Lo arrastró más de 20 metros”, relata Jankor Muñoz, hermano de la víctima.

Agrega que el vehículo pasó tan rápido que no ha sido fácil ver la placa. “La Policía trabaja para identificar al responsable”, dijo. A Bayron, de 23 años, a raíz del golpe le dan ataques epilépticos y desde el día del accidente no reconoce a nadie. “Mi hermano es padre de dos menores de edad y desde hace 7 años trabaja en el barrio Ricaurte”, asegura Jankor.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.