Seguridad y covid-19, nuevos temores de los ciudadanos al movilizarse

Seguridad y covid-19, nuevos temores de los ciudadanos al movilizarse

Estas son algunas de las cifras que arroja un estudio de Invamer, la Universidad del Rosario y Didi.

Así transcurre la movilidad y TransMilenio hoy en Bogotá

Imagen de referencia

Foto:

César Melgarejo.

Por: Bogotá
18 de noviembre 2020 , 01:43 a. m.

El covid-19 llegó a cambiarlo todo. Y eso incluye la movilidad. Como si para los ciudadanos ya no fuera motivo de preocupación los hurtos, el trancón y el costo de los viajes, ahora el riesgo de contagio se sumó a esa baraja de dolores de cabeza.

Un estudio hecho por Invamer, la Universidad del Rosario y DiDi, basado en encuestas a ciudadanos de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga, mostró las nuevas preocupaciones de los ciudadanos y dio pistas de cómo habrían cambiado el comportamiento de pasajeros a la hora de planear sus viajes.

Aunque la inseguridad, según la encuesta, sigue siendo el principal temor a la hora de movilizarse (64,7 %), el contagio de covid-19 y las aglomeraciones son ahora la segunda mayor preocupación (39,7 %).

(Le puede interesar: ‘Esto no es fanatismo por la bicicleta ni una guerra contra el carro’)

Desde la mirada de seguridad personal, la peor parte se la lleva el transporte público. 55, 7 % de los encuestados aseguró sentirse inseguro en buses, busetas y colectivos; 39, 2 %, en sistemas de transporte masivo; 36,5 %, al ir a pie; 34,9 %, al ir en bicicleta; 34, %, en taxi; 24,9 % en transporte pirata; y 12,4 % en carros solicitados por apps de movilidad.

Esto coincide, en parte, con los hallazgos hechos en la Encuesta de Percepción y Victimización en Bogotá (2019-II) de la Cámara de Comercio de Bogotá en la que 55 % de los encuestados aseguró sentirse inseguro en TransMilenio y, 49 % sentía lo mismo con relación al transporte público.

Pero, de nuevo, a este temor se suma ahora el de la pandemia. Según la encuesta de Invamer, en Bogotá, 84,6 % de los ciudadanos considera que es alta la probabilidad de contagio en el transporte público. El segundo tipo de transporte visto como de mayor riesgo es el taxi (38,4 % cree que la posibilidad de contagio es alta); seguidos de transporte por app (23,9 %) y de transporte individual propio motorizado y no motorizado (10,3 % de los encuestados en riesgo los ven como de alto riesgo).

El nuevo miedo al transporte público masivo ya se había detectado en otras encuestas como la del Observatorio de Culturas de la Dirección de Cultura Ciudadana del Distrito. En la encuesta de septiembre, por ejemplo, se veía cómo el 88 % de los encuestados consideraba que TransMilenio era riesgoso (a nivel de salud pública); mientras que los indicadores eran un poco menos desfavorables para los viajes en taxi (50 %) y para la ciclovía (50 %).

(Haga clic aquí para ver la infografía) 

Todo pese a que estudios y análisis de investigadores nacionales e internacionales (de Japón, Francia, Austria y Estados Unidos) han demostrado cómo, bajo las condiciones correctas, estos sistemas masivos no serían de tan alto riesgo. Incluso, el Grupo Colaborativo Modelamiento Colombia Covid-19 - Movilidad, publicó varios documentos que mostraban, con evidencias y modelamientos, cómo factores como la ventilación, el aseo de superficies, el uso correcto y permanente de tapabocas y el no hablar podían reducir el riesgo de contagios incluso si se subían los niveles de ocupación.

(Además: Doce cambios en la movilidad urbana)

Sin embargo, aunque hay protocolos y controles, hay lunares que aumentan la desconfianza. EL TIEMPO, por ejemplo, ha visto cómo algunos buses de transporte público van con altísimas ocupaciones en hora pico, cómo pasajeros y conductores no cumplen con las recomendaciones (sin olvidar que vendedores informales tampoco las acatan). Y a todo esto, los ciudadanos le ponen la lupa.

De acuerdo a la encuesta de Invamer, a 87,5 % de los pasajeros les importa mucho que, a la hora de movilizarse, se conserve la distancia entre las personas; al 90, 4%, que se desinfecte constantemente el vehículo; y al 85,8 % que haya disponibilidad de productos de desinfección.

Esto habría derivado en cambios en la opción de movilidad para algunos. En Bogotá, por ejemplo, la Secretaría de Movilidad ha detectado que la mayoría de nuevos ciclistas vienen precisamente del transporte público o de la movilidad peatonal; pero también se han posicionado bastante los medios motorizados individuales, como el carro o la moto particular. Pero los datos apuntan que en este contexto también habría algún interés en los viajes por plataforma tecnológica.

(Le sugerimos leer: Mujeres en la vía: prudentes pero muy vulnerables)

“La actual coyuntura ha acelerado el acercamiento de los ciudadanos a las soluciones digitales y a la transformación de las empresas, por lo que se ha hecho más evidente la necesidad y urgencia de regular esta actividad”, asegura Sandra Chacón, decana de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario. El estudio indica que, en Bogotá, 90,8 % de los encuestados están de acuerdo con la regulación; pero hay un 8,8 % en desacuerdo. Todo, sin contar el complejo contexto legal de la regulación y los efectos en otros actores de la movilidad.

Por ahora, lo que se sabe hoy es que, en el caso de Bogotá, la mayoría de viajes en esta modalidad se hacen por diligencias (25 %), para salir en la noche (17 %) y para atender emergencias o calamidades (14 %). Y generan niveles de confianza superiores al 85 % en los grupos etarios de 18 a 24 años y de los 25 a 34 años.

Aunque, hay que decirlo, persisten los retos en seguridad. 17,5 % de los encuestados asegura no confiar en las plataformas ni en sus socios, siendo mayor la desconfianza en los pasajeros de entre 35 a 44 años y 45 a 54 años. Y tampoco se perfila como una solución de movilidad para todos los sectores socioeconómicos: 16,6 % de los encuestados no consideran que esta sea una opción económica y accesible.

Esto quedó en evidencia en las encuestas de seguimiento del Distrito a la pandemia de covid-19. La encuestas de septiembre y agosto indicaron que solo el 1 % de los ciudadanos usaba plataformas como medio principal de transporte (y los primeros seguían siendo la movilidad peatonal, en carro particular, en transporte público y en bicicleta).
Todo sin contar que este medio, como los demás, sufrirá impactos y exigirá ajustes. “El modelo de negocio sufrirá algunas adaptaciones y seguirán las tensiones con el transporte colectivo de taxis y con los gobiernos locales que buscarán regular el servicio y evitar que su crecimiento impacte el parque automotor y, por ende, aumente la congestión vial en las ciudades”, advierte Ómar Oróstegui en su libro ‘Tendencias Urbanas después del covid.’

(Puede seguir leyendo: Así están funcionando las 'fotomultas', según la ley)

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.