‘La gente quiere que le resuelvan los problemas’: Lucho Garzón

‘La gente quiere que le resuelvan los problemas’: Lucho Garzón

El candidato a la alcaldía de Bogotá apunta a temas de paz y derechos sociales y económicos.

Lucho Garzón

Luis Eduardo Garzón fue alcalde de Bogotá entre el 2004 y el 2007. Ahora quiere volver.

Foto:

Cortesía Campaña

Por: Hugo Parra - EL TIEMPO
28 de marzo 2019 , 09:30 p.m.

Lucho Garzón vuelve al ruedo para pelear la Alcaldía. La vez anterior (2004-2007) llegó de la mano del Polo Democrático, entre otras fuerzas, y su sello fue ‘Bogotá sin indiferencia’. En esta oportunidad no quiere que lo encasillen ni a favor ni en contra de ningún partido. Reaparece con un discurso que lleva un mensaje de reconciliación, más amable y convocante. Su sello será Actitud Bogotana.

Dice que no quiere ser ni antipetrista, ni antipeñalosista, ni antiuribista, ni de centro porque los de centro son antiizquierda y antiderecha. Es decir que sabe sintetizar ese sentir de aquellos ciudadanos que están aburridos de la polarización y de los tintes políticos sin que les resuelvan los problemas del día a día.

¿Por qué votar por usted?

Tienen un alcalde confiable, con experiencia, que reconoce al otro, que gobierna para todos y no para un sector de la ciudad.

¿Le juega a la polarización?

No, para nada. Mi actitud es construir sobre lo construido e inclusive sobre lo destruido.

¿Cómo va a enfrentar esta campaña?

Lo que he podido percibir es que en Bogotá la gente no quiere crispaciones. Eso me permitió reafirmarme en la decisión de ir en esta campaña. En estos meses, caminando por muchos sectores de la ciudad, la gente me dice, resuélvame mi problema, y no les importa de qué color político sea.

Y esos problemas son movilidad, educación superior, cómo manejamos y administramos la presencia de venezolanos sin rechazarlos, pero sin quitar oportunidades, el tema ambiental, los temas respiratorios... toda esa serie de cosas me lleva a decir, oiga, yo estoy de acuerdo con que se discutan todos los temas nacionales, pero no con peleas porque eso no nos deja oír a nadie.

Yo le juego a un Concejo que sea una reforma política en serio. Lista cerrada, cremallera y financiación preferente estatal.
Esa es una reforma positiva en la práctica

¿Es que hay algún riesgo?

Escuché mucho los sonidos de la ciudad. Yo no sé si esto tendrá éxito o no, pero lo cierto es que Bogotá hasta ahora ha sido una ciudad de derechos, un territorio de paz y libertades y no me parece justo que se ponga en riesgo como consecuencia de los ismos: del petrismo, del uribismo, del peñalosismo.

¿Qué riesgos?

Los ismos pueden llevarnos a una lucha por quién es más mesiánico, y eso termina negando los logros y una narrativa importantísima y es que Bogotá tiene indicadores buenísimos. Con críticas, claro que hay que hacer críticas, pero hay que ser sencillo, humilde, no prepotente y no arrogante. Con esa agenda voy.

¿Cómo va a enfrentar la corrupción?

El tema ético tiene que ver con la actitud. La corrupción es como la diabetes, es una enfermedad en la que uno no se da cuenta cuando le quitan los ojos, los dientes, los riñones, los pies. Lo que estoy trabajando es cómo hacer para que todos los procesos licitatorios tengan todas las miradas, y para eso tenemos que generar un nivel de empoderamiento social.

Yo sí trabajo por que logremos contralorías muy eficaces, no centralizadas. Ese cuento de que hay que acabarlas no lo comparto. Y personerías, que así el territorio contrate lo más pequeño o lo más grande, debe haber toda la tecnología posible para que los ojos estén colocados sobre eso.

¿Cuál es su agenda para con los jóvenes?

Es retadora en materia de empleo, educación superior y esperanza de formalizar su ingreso. Obviamente, la agenda es cómo hacemos para que el joven no tenga que ir a la universidad privada o pública, sino que ellas le lleguen al joven.

Hay sectores grandes y densos como el sur de la ciudad, y no lo hago como lucha de clases, donde la única universidad que se expresa es la Distrital. Me parece que ahí tenemos un lío muy complicado porque necesitamos que se abran más facultades. Y el Sena tiene que ser una alternativa.

... no me parece justo que se ponga en riesgo (a Bogotá) como consecuencia de los ismos: del petrismo, del uribismo, del peñalosismo...

¿Y cómo va jugando para el Concejo?

Le juego a un Concejo que sea una reforma política en serio. Lista cerrada, cremallera y financiación preferente estatal. Esa es una reforma positiva en la práctica. Yo no apoyaría una lista que no sea con esas condiciones.

¿Qué no le gustó de su primera administración?

Los temas de vivienda no me gustaron como se desarrollaron. No me gustaron.

HUGO PARRA
@hugoparragomez
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.