Los niños de la cárcel El Buen Pastor estrenan una biblioteca

Los niños de la cárcel El Buen Pastor estrenan una biblioteca

La fundación de la actriz Johana Bahamón regaló un espacio educativo para los hijos de las reclusas.

Entrega de biblioteca para hijos de reclusas

Mc Donalds fue la empresa aliada que hizo posible la creación de este salón de lectura en la cárcel.

Foto:

César Melgarejo-EL TIEMPO

Por: Ana María Puentes
06 de diciembre 2019 , 09:38 p.m.

Sofía nació, creció y, quizá en menos de un año, se irá de la cárcel El Buen Pastor, donde su mamá, Osmara Roa, está recluida hace seis años.

La pequeña, de piernas regordetas y crespos traviesos, aprendió a gatear y caminar en la celda en la que Osmara, de 25 años, paga una condena por tráfico. Venía desde México y fue capturada en El Dorado. En 2016, quedó embarazada y, en 2017, dio a luz a la niña que hace sus días un poco más llevaderos.

Sofía viene corriendo desde el patio de reclusas, sabe que viene una sorpresa. En la mañana del 2 diciembre, las dragoneantes convocaron a las 21 madres del Buen Pastor y a sus pequeños, que tienen entre 0 y 3 años, para la inauguración de la sala de lectura infantil.

En su carrera, la niña cruza una especie de frontera. Pasa de los barrotes, los patios y las paredes pálidas a un jardín con rodaderos, juegos, colores y pasto. Y va directo, no a los juguetes, sino a la nueva casita amarilla del fondo.

Cuando llega, suelta una carcajada, toma un libro y se sienta a mirar los dibujos. Entonces, vuela lejos. Le muestra los dibujos a mamá y, por unos segundos, ambas son libres.

“A ella le gustan mucho los libros. El Ministerio de Cultura alguna vez les trajo algunos libritos y a ella le encanta mirarlos. Cuando regresa del jardín, a las 4 de la tarde, yo me siento a leer con ella”, dice Osmara con Sofía sentada a sus pies y con un libro en las manos.

Este es uno de los ejemplares que les entregó la Fundación Acción Interna, de la actriz Johana Bahamón, dedicada a atender población carcelaria.

Sea donde sea, mamá es mamá, y ese amor es irremplazable

Llevo siete años trabajando en cárceles. Cuando entré por primera vez me llamó la atención ver cómo vivían los niños y empecé a investigar. Aprendí que están aquí hasta los 3 años y, luego, se van con un familiar, un pariente o con el ICBF. Mientras eso sucede, tratamos de que estén con sus mamás de la mejor manera posible. Sea donde sea, mamá es mamá y ese amor es irremplazable”, manifiesta Bahamón.

Osmara agradece este espacio y dice que trata de ser siempre mejor mamá. “La maternidad se ve mal por el contexto en el que estamos. Hay quienes dicen que es injusto tener a nuestros hijos acá. Pero creo que de alguna forma teniéndolos lejos no podríamos dedicarles todo el tiempo que acá les dedicamos. De todo este lío me quedó esta muñeca tan bella. Aquí la crianza no es rutina, es tiempo de calidad. No me he perdido un segundo de su vida”, dice.

Y el jardín está a punto de crecer. Como Sofía, hay otros 30 bebés en camino.
Junto a Sofía, pasa Evelyn, de 13 meses, robándose todas las miradas. “Gracias a ella es que pasó todo esto”, comenta Bahamón, en medio de la inauguración.

Ser mamá en la cárcel es difícil. Pero como dice uno ‘es una moral más para salir de todo esto’. Uno es feliz porque puede estar con ellos, y ellos lo hacen reír a uno en esta soledad. 

Evelyn es hija de Claribel Mosquera, desmovilizada de un grupo del Eln, cubierta por el proceso de Justicia y Paz y presa hace 11 años. En 11 meses saldrá libre y lista, dice, para trabajar y sacar a su niña adelante. “Ser mamá en la cárcel es difícil, pero por ellos uno saca la fuerza para cumplir la condena y soñar con salir. Pero, claro, uno sabe que ellos no deberían estar pagando los errores de la mamá”, dice Claribel, quien aceptó hace un año que Johana Bahamón fuera la madrina y acudiente de la niña.

“Eso con Evelyn fue amor a primera vista”, relata Bahamón y agrega: “Para mí, ella es clave en el proyecto de la Fundación. Creo que representa a todos los niños de las cárceles de Colombia. A través de su historia, la gente se sensibiliza con los pequeños y las mamás y aprende cómo funciona la prisión para esta población”.

(Le puede interesar: Sea donde sea, mamá es mamá, y ese amor es irremplazable)

Evelyn está bajo el cuidado de su mamá de lunes a viernes y, el fin de semana, pasa tiempo con la familia de la actriz. Mientras está en El Buen Pastor, su mamá le enseña lo que puede. “Cuando estoy en la celda le pongo muñequitos, música para niños, la pongo a moverse. Pero a veces se me enferma y quiere irse. Yo espero sacarla pronto de aquí”, comenta Claribel y reconoce que poco sabe de estimulación o educación temprana.

Llevo siete años trabajando en las cárceles. Cuando empecé, me llamó la atención ver cómo vivían los niños allí

Para mujeres como ella y las cuidadoras del jardín también hubo un obsequio mediado por la Fundación. Julio Doná, uno de los referentes en estimulación temprana y especialista en desarrollo motriz y sensorial de los niños, regaló a las cárceles de mujeres una guía completa para trabajar el desarrollo neuronal de los pequeños a través del ejercicio.

Él también llegó a El Buen Pastor atraído por la historia de Evelyn y la amistad con Bahamón.

“Cuando un niño hace ejercicio, su cerebro comienza a trabajar. Con el movimiento se desarrollan la atención y la concentración”, explica Doná y señala, con preocupación, que estas condiciones no siempre se cumplen cuando se es niño en prisión: “Están confinados en un área sin hacer nada".

(Le sugerimos: Patio carcelario en el que mujeres recuperan sus vidas de las drogas)

"No podemos ver que haya un gran desarrollo. El reto es brindarles el material y el apoyo para evitar problemas de aprendizaje. Estos niños no han cometido ningún delito y tienen que salir al mundo real con las herramientas para ir a un colegio, aprender, progresar y tener un trabajo. Si desde pequeños les hacemos el ejercicio y el acompañamiento, vamos a darles un mejor futuro, quizá muy distinto al de sus mamás”.

ANA MARÍA PUENTES
BOGOTÁ
@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.