Los emprendedores que alquilan huertas para el cultivo orgánico

Los emprendedores que alquilan huertas para el cultivo orgánico

En la Ecohuerta la Careluna, los ciudadanos aprenden a cultivar sus alimentos 

Ecohuerta

Mario y Angélica son los clientes más antiguos. Llevan cuatro años con este espacio alquilado, aprendiendo sobre la siembra.

Foto:

Cortesía

Por: Bogotá
25 de agosto 2018 , 12:06 a.m.

“Los alimentos no siempre vienen tan perfectos como se ven en las fotos, y toman tiempo para estar listos. Por eso hay que tener paciencia”, explica Ómar Ayala, uno de los emprendedores de Ecohuerta La Caleruna, ubicada en la vía Bogotá–La Calera, a 30 minutos del Distrito. Llegar a este terreno es sencillo. Solo hay que pasar el peaje Los Patios, y 1,2 kilómetros después tomar el desvío a la vereda Líbano.

Allí se encuentra el terreno de 10.000 hectáreas, de las cuales 3.000 son destinadas a 40 unidades de cultivo, cada una de 20 metros cuadrados, que alquilan a los habitantes de Bogotá interesados en aprender de agricultura orgánica, de producción de alimentos, o que simplemente quieren alejarse del ruido de la ciudad y conectarse con la naturaleza. Allí los asesoran expertos en el campo, para mejorar la técnica.

“La idea surgió hace cuatro años, porque teníamos este terreno, pero aquí nuestra familia solo tenía ganado. Pensamos en darle un uso más sostenible y que de paso sirviera como emprendimiento. Investigando, nos basamos en un modelo de Suiza, en donde se alquilan espacios para el cultivo”, expresó Lesly Rubiano, esposa de Ómar y también fundadora de Ecohuerta.

Como en esta tierra se ejerció la ganadería por cerca de 30 años, el suelo se compactó, y tenía una carga ácida, la cual ambos emprendedores lograron reducir con mucho esfuerzo para darle un nuevo uso agrícola.

Además, por las condiciones climáticas que en ocasiones llegan a dañar los cultivos, instalaron un sistema de riego automático, que se activa tanto en épocas de sequía como cuando se presentan heladas en la madrugada, o cuando aquellos que alquilaron sus parcelas no pueden asistir.

Los resultados

A pesar de la temporada de lluvias que vive la región, en el terreno se pueden encontrar unidades productivas con alimentos listos para consumir. Una de ellas es la de Mario, de 87 años, que junto con su hija Angélica llegaron pocos meses después de que abrió La Caleruna. Su interés era conectarse con la naturaleza y aprovechar para consumir alimentos sanos.

“Cualquier problema que uno tenga se le olvida cultivando. De aquí hemos sacado cilantro, papa, rábanos, repollo, aromática y lavanda, entre otros”, recuerda Mario mientras disfruta del aire puro y el silencio que predomina en la vereda. Angélica, por su parte, explica que le agrada el plan porque queda cerca de Bogotá. “Nosotros dedicamos dos horas semanales a nuestra huerta y solo venimos ambos porque a ninguno más en la familia le gusta cultivar. Pero eso sí, cuando ven que llegamos con los alimentos que recogimos, se animan”, señala entre risas.

Aunque el fuerte de la Ecohuerta La Caleruna es el alquiler de parcelas para la siembra, implementaron un nuevo servicio para aquellos que por tiempo no pueden mantenerlas.

“Le llamamos Huerta Exprés, y es una jornada en la que vienen los interesados a aprender, tanto adultos como niños, y montamos un cultivo. Los productos que después se den, los mandamos a un hogar geriátrico, como labor social”, señala Ómar mientras nos muestra las 18 zonas que están hoy ocupadas.

Él es contador. Trabajó durante más de 10 años en oficinas, pero hace cuatro decidió dar el salto al campo con este emprendimiento, para recordar las raíces campesinas de su familia.

“Aquí llegan diferentes nichos. Los pensionados son los más constantes porque tienen más disponibilidad de tiempo, pero también vienen familias completas, con niños entre los 3 y 7 años que quieren sensibilizarse sobre el campo”, indicó.
Los veganos y vegetarianos son otros de los interesados en el proyecto, pues con ello pueden proveerse de alimentos orgánicos. “También las madres de familia que buscan alimentos más sanos”, explicó Ómar.

Al fondo del predio hay un salón-invernadero, en donde se realizan reuniones con grupos que prefieren los ambientes cerrados o que se resguardan de la lluvia; también cuentan con una guardería de gallinas.

“Otro de los servicios que ofrecemos es el de cuidado de gallinas. Los clientes compran una, y ellas les ponen huevos para su consumo. Nosotros aquí las cuidamos, bajo un concepto de animal feliz, por lo que las rotamos de corral, las alimentamos con comida orgánica, y sus desechos sirven para producir abono para las siembras”, explicó Ómar.

Finalmente, está el espacio para las fiestas infantiles, en el que las celebraciones van acompañadas de jornadas de cultivo para niños, se familiarizan con la tierra, los animales y las plantas mientras conmemoran en la zona rural. La información en detalle está en www.ecohuertalacaleruna.com

MICHAEL CRUZ
miccru@eltiempo.com
Bogotá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.