Liceo Navarra: 50 años de trabajo con excelencia académica y valores

Liceo Navarra: 50 años de trabajo con excelencia académica y valores

La institución aporta al mundo jóvenes con capacidad intelectual y espiritual al servicio de todos.

Liceo Navarra

Los 700 estudiantes del Liceo Navarra disfrutan de 24 salones, un laboratorio de física y otro de química, una biblioteca, sala de informática, cancha múltiple y restaurante.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda.

Por: Zaida Liliana Piñeros
29 de noviembre 2018 , 10:26 p.m.

Luego de que María Isabel Lizarraga Osacar de Fandiño, fundadora y rectora del Liceo Navarra, terminó la especialización en Ciencias de la Educación en la Universidad de Navarra (España), viajó a Colombia junto con su esposo, Bernardo Fandiño, con el propósito de crear un colegio católico y comprometido en la formación integral de sus alumnos.

Así nació el Liceo Navarra, que, con la ayuda de sus cuatro hijos, Javier, José Ignacio (q. e. p. d.), Rosario y Eduardo Fandiño Lizarraga, educa “para la excelencia desde la convicción del trabajo satisfactorio, con seriedad y desde el enfoque lógico-matemático que permite entender el entorno tanto académico como social y familiar”, sostiene la fundadora.

El Liceo Navarra opera desde 1968 en la carrera 74 del barrio Modelia en Bogotá, justo en la calle 24B. Lleva 50 años al servicio de la comunidad. En 1975 egresó su primera promoción de bachilleres, y en 1982 el Ministerio de Educación Nacional y el Icfes le otorgaron el premio Andrés Bello como distinción a su aporte en la calidad de la educación, un galardón que volvió a recibir en 1983, 1984 y 1985.

Esta institución busca que a través del trabajo en silencio “se hagan las cosas bien, sin necesidad de figurar o mostrar lo que se hace”, dice el docente de literatura del Liceo Navarra, Javier Fandiño. De esta forma, sus estudiantes se destacan por el aprendizaje en valores, espiritualidad, dominio de una segunda lengua, el ser personas y los conocimientos que adquieren en habilidades artísticas y ciencias exactas.

El Liceo Navarra, certificado como colegio Cambridge, ha construido su modelo educativo basado en la espiritualidad, el trabajo a través de la práctica, las matemáticas, el inglés y la disciplina. Además, Fandiño comenta que también se tiene la influencia de un espíritu navarro, que significa “trabajar constantemente y afrontar los retos que hacen fuertes a los alumnos, les abren puertas, forman carácter personal y fortalecen conocimientos en una era tecnológica donde el mundo es competitivo”.

Trabajar constantemente y afrontar los retos que hacen fuertes a los alumnos, les abren puertas, forman carácter personal en una era tecnológica donde el mundo es competitivo

La enseñanza del colegio se caracteriza por su libertad de cátedra, por eso buscan que los profesores, además de la formación académica, se destaquen por sus fortalezas humanas, para propiciar con estas cualidades el conocimiento de los educandos. Anualmente, los docentes diseñan un plan de área para cada una de las diez que se trabajan, como ciencias sociales, matemáticas, formación religiosa o educación física, “de acuerdo con las capacidades de aprendizaje de cada niño y joven”, dice Lizarraga Osacar de Fandiño.

La rectora cuenta que debido a la “confianza, cariño, alegría y resultados en la vida profesional”, sus egresados llegan nuevamente al colegio de la mano con sus hijos, para que aprendan “los valores y conocimientos” que les brinda el Liceo Navarra desde transición hasta grado 11.°.

Liceo Navarra

Los más pequeños aprenden varias áreas en inglés a través de actividades lúdicas, de vocabulario y método conversacional.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda.

En su “preocupación constante por la mejoría, el bienestar y progreso de sus estudiantes”, tal como lo cuenta Nancy Pedraza Ochoa, presidenta de la Asociación de Padres de Familia del Liceo Navarra para el 2018, en 1990 el Liceo incorporó en su plan de estudios la jornada única y el programa de inglés intensivo como colegio Cambridge.

Así, los estudiantes de 6.° grado a 11.° cursan 10 horas semanales intensivas de inglés, mientras que en primaria aprenden materias que se enseñan en esta segunda lengua, como ciencias, matemáticas, sociales o artes.

De esta manera, la segunda lengua en la formación del alumno navarrista se materializa cuando lo exoneran de cursar los niveles de inglés en la universidad que son un requisito para graduarse de pregrado.

Se tratan los casos especiales con los que se trabaja, y a partir de allí se traza una meta para que el estudiante mejore

Una de las características que hacen “atractivo” el colegio es su cercanía con sus estudiantes y familias, lo que les permite desarrollar educación personalizada y el acompañamiento académico y continuo de cada uno. “Se tratan los casos especiales con los que se trabaja, y a partir de allí se traza una meta para que el estudiante mejore”, dice Fandiño.

Así se destacan en su formación académica

Debido a la disciplina en su formación, que se refleja en la excelencia académica en cada uno de sus alumnos, el Icfes y la organización Sapiens Research Group clasifican el Liceo Navarra entre los 10 mejores colegios del país, por lo que sus estudiantes “ingresan con mayor facilidad a las universidades más exigentes de Colombia”, sostiene la rectora.

Además, sus egresados ganan becas y son escogidos para cursar estudios de pregrado y posgrado tanto en Colombia como en el exterior. En varias ocasiones han obtenido el primer lugar en las pruebas Saber Pro y varios reconocimientos en honor al mérito educativo, uno de los cuales le fue entregado por la Secretaría de Educación del Distrito.

Asimismo, cada año, “debido al enfoque que el colegio tiene en matemáticas, ciencias y biología, el 90 por ciento de los bachilleres que presentan el examen de admisión de la Universidad Nacional ingresan a cursar su pregrado”, dice José Luis Muñoz, director y docente del área de matemáticas y fisica. Por esa razón, y de manera permanente, han obtenido el tercer puesto en el programa de mejores bachilleres en la Universidad Nacional de Colombia.

Liceo Navarra

La educación religiosa y en valores incentiva la espiritualidad en los alumnos del Liceo Navarra.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda.

También, en el 2008, el Ministerio de Educación Nacional condecoró al Liceo Navarra con la medalla de plata Simón Bolívar en conmemoración de sus 40 años.

Este año, el Senado de la República de Colombia le otorgó al Liceo Navarra, en el grado de Comendador, la Orden del Honorable Congreso de la República de Colombia.

Igualmente, la Cámara de Representantes le confirió la condecoración Orden de la Democracia Simón Bolívar en el grado de Cruz Comendador. Así mismo, el Concejo de Bogotá le dio la Orden Civil al Mérito José Acevedo y Gómez en su máximo grado de Gran Cruz.

Así se reconocen los 50 años del Liceo Navarra, en los que el Ministerio de Educación Nacional y la alcaldía de la localidad de Fontibón “felicita, reconoce y exalta los logros en materia de calidad educativa”, comenta su rectora, María Isabel Lizarraga Osacar de Fandiño.

La educación navarrista en valores

Para el Liceo Navarra, la educación en valores también es el eje central de la metodología pedagógica. A través de estos, se logra que sus estudiantes sean conscientes de su entorno y aporten a la construcción de país, afirma Nancy Pedraza.

Para el padre de familia Héctor Pablo Bermúdez, su mayor orgullo son sus dos hijos, quienes a través de la responsabilidad, disciplina y honestidad, valores aprendidos en el Liceo Navarra, se destacan en la universidad y el colegio. “Académicamente son excelentes, pero también buenas personas, se destacan en lo que hacen, dedicados, y son solidarios con los demás, por lo que es una infinita alegría”. Es un trabajo que se hace en silencio y se refleja en cada uno de sus estudiantes y en los resultados académicos del colegio, que lo ubican en el escalafón de los mejores.

Liceo Navarra

Los estudiantes del Liceo Navarra disfrutan de las actividades al aire libre.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda.

De manera integral, la educación se combina con la aplicación de las ciencias puras y aplicadas; inglés avanzado; humanística; lectura, análisis y crítica; prácticas deportivas; cuidado del medioambiente; avances tecnológicos y de informática; desarrollo de expresión artística y teatral; aprendizaje moral, ciudadano y trabajo social.

En el marco de esta formación, los estudiantes también tienen la posibilidad de participar en el grupo de teatro, feria de la ciencia, refuerzos académicos, feria de emprendimiento, campeonatos de microfútbol, festival de la canción y el coro dirigido por Liliana Nikolova.

ZAIDA PIÑEROS H.
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.