Secciones
Síguenos en:
‘Le dañaron los órganos’: papá de Laura Rincón, joven atacada con thinner
Laura Vanessa Rincón

Laura Vanessa Rincón sigue grave en el hospital.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

‘Le dañaron los órganos’: papá de Laura Rincón, joven atacada con thinner

Laura Vanessa Rincón sigue grave en el hospital.

Familia vive la angustia de no tener certeza sobre su recuperación.

Ocho días después del indolente ataque con thinner en contra de la humanidad de Laura Vanesa Rincón Álvarez, de solo 21 años, por parte de su pareja sentimental, Andrés Giovanny Rivera Triana, ella y su familia no han parado de sufrir. “Mi hijita ha venido decayendo. Teníamos fe de que no tuviera daño en sus órganos pero sus pulmones lo están. Ella ha tenido dificultad para respirar”, dijo desconsolado Héctor Rincón, padre de la joven.

Desde el episodio ocurrido el pasado 9 de octubre sus días trascurren en una cama del hospital Simón Bolívar. En los pocos momentos de lucidez que ha tenido su familia cuenta que evidencia el miedo que invade sus pensamientos. “A veces habla incoherencias. Psicológicamente está muy mal, muy afectada y eso nos tiene destruidos. Lo que pasó fue una barbarie. Ese tipo acabó con la vida de mi hijo”. Laura tendrá que ser sometida a múltiples cirugías. “¿Por qué está en la casa? Yo no lo quiero ver, tampoco tengo a dónde irme. Él no merece estar en la casa, que nadie esté cerca de él, es muy peligroso”, fue lo único que dijo en un momento de lucidez.

Hay que recordar que cuando los policías atendieron el caso en una vivienda del barrio Santa Catalina, en Kennedy, no podían creer tanta sevicia. “Estábamos en labores de patrullaje cuando, desde la central, nos informan de una riña entre una pareja”.

Lejos estaba de ser una simple discusión. Cuando arribaron al lugar se encontraron con una joven que gritaba de dolor y que decía que su pareja, Giovanny Rivera Triana, de 36 años, la había acabado de rociar con thinner y prendido fuego, sin piedad alguna.

Esta mujer se encuentra gravemente herida luego de haber sido atacada por su pareja con thinner.

Foto:

Archivo particular.

Héctor no concibe que todo haya sucedido porque su hija se negó a lavar la loza. “Él es conductor de buses intermunicipales y ella trabaja en una fábrica de comida para gatos. Están viviendo hace poco, un año creo yo, pero la niña nos ocultaba esa información por pena de que él era mucho mayor”.

El padre de familia contó, además, que antes compartían el apartamento con una amiga de su hija, pero que el huésped se había ido por la grosería y los malos tratos de Giovanny para con su pareja. “Por eso mi hija se quedó sola con ese tipo y luego terminaron en una relación”.

El sábado, cuenta, llegó a la casa borracho y en compañía de unos amigos. “La obligó a que les hiciera comida y luego dijo que se iba a acompañar a su compinche a su casa”. Como si fuera poco el abuso, llegó tiempo después aún más agresivo. A las 3:30 de la mañana le dijo que por qué no estaba lavada la loza. “Ella le dijo que era muy tarde y que en la madrugada tenía que irse a trabajar. Luego se fue a acostar en la cama y él le dijo: quítese de ahí”. Según cuenta Héctor, ella cogió una cobija y se acostó en el piso. Fue en ese momento cuando Andrés estalló en cólera, la cogió a puntapiés hasta dejarla casi inconsciente y, luego, agarró a la fuerza al perrito de Laura con la amenaza de botarlo desde el cuarto piso.

Laura ama a su mascota y fue capaz reaccionar y proteger al animal con su propio cuerpo. Ante la reacción de la joven, su pareja se transformó y de forma violenta fue a buscar una botella de thinner que inexplicablemente tenía en su casa. “Yo no comprendo qué hacía él con ese líquido si no es maestro de obra, no es pintor, ni es el que hace el aseo. Eso es muy raro y lo tienen que investigar”.

Andrés Giovanny Rivera Triana,

Foto:

Archivo particular

Luego vino el ataque cruel. Prendió la estufa y con la llama de un fogón encendió la mechera que solía usar cuando iba a fumar. Luego le roció el líquido a la mujer y en ese momento también le alcanzó a caer líquido a él. Sin el menor remordimiento le perdió fuego.

Ya cuando la vio quemada la metió a la ducha, pero ya el daño estaba hecho. Ella estaba destrozada. El agresor también se alcanzó a afectar por las llamas por un error de cálculo. “El juez del caso usó ese argumento para darle casa por cárcel. No puedo creer que en realidad piense que el tipo que la quemó le salvó la vida. Es ilógico”.

Después del ataque Laura fue trasladada al hospital Simón Bolívar, el mismo lugar a donde atienden también a su verdugo. Ella tiene quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo. “La niña tiene su autoestima en el piso. Le duele demasiado su vientre y los médicos están por determinar si tiene daños en sus órganos internos”, contó su familia.

Héctor dice que el agresor dijo tener traumas psicológicos que lo hicieron cometer el delito. “Entonces el día de mañana cualquiera va incendiando mujeres y luego va a una URI a decir que está loco, que no lo hizo con intención. Por ese tipo de absurdos es que la gente ahora quiere hacer justicia por mano propia. Ese tipo es una bestia salvaje”.

Agregó no comprender cómo trabaja como conductor de servicio público. “Que tal otro día se le salga el demonio y queme un bus con pasajeros a bordo”.
Lo que hoy no se comprende es por qué el juez de control de garantías cobijó al agresor con medida de aseguramiento de casa por cárcel. Incluso, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, lamentó esta decisión. “¿Cómo es posible que un caso de feminicidio, con plena evidencia de un hombre que quema a su pareja y la tiene entre la vida y la muerte, y el juez le da prisión domiciliaría al victimario? La impunidad incita más violencia y a la inseguridad. ¿Qué espera? Que la reciba en la casa si se salva”.

La Secretaría de la Mujer también se pronunció. “Andrés Yobani Rivera Triana le prendió fuego a su pareja en un acto de violencia machista y feminicida. La víctima recibe atención especializada en el Hospital Simón Bolívar. Su estado de salud es crítico, al tener quemaduras de segundo grado que comprometen más del 40 % de su cuerpo”.

El caso está siendo atendido por el Distrito a través de la Estrategia Intersectorial para la Prevención y Atención de Víctimas de Violencia de Género con Énfasis en Violencia Sexual y Feminicidio, de la que hacen parte las secretarías de la Mujer y de Salud, que permite que un equipo de profesionales en derecho realice atención en diferentes instituciones prestadoras de salud a mujeres que han sido víctimas de violencia y que acuden o llegan a los servicios de salud por atención médica.

La entidad dispuso desde el primer momento un equipo interdisciplinar para la atención y acompañamiento socio-jurídico de Laura Vanessa Rincón Álvarez. La secretaria de la Mujer, Lisa Gómez Camargo, señaló que la entidad “ha asignado una abogada del litigio que se encargará de la representación de la víctima en el proceso penal, velará para que se haga justicia y buscará que el caso sea calificado penalmente de acuerdo a la gravedad, magnitud e impactos desproporcionados de este hecho tan execrable, que connotan violencia basada en género contra Laura Vanessa, en particular una tentativa de feminicidio”.

Investigan a juez

Por presuntas faltas a la profesión, la Comisión Seccional de Disciplina Judicial de Bogotá investigará al juez 31 de control de garantías que envió a prisión domiciliaria a Andrés Giovanni Rivera, quien provocó graves quemaduras a su pareja Laura Vanessa Rincón luego de que esta se negara a lavar los platos.

La decisión la tomó de oficio la Seccional. El Juez cobijó al hombre con una medida de aseguramiento de casa por cárcel el fin de semana.

Ante ello, el despacho judicial indicó que el lugar donde se cumplirá esta medida, que fue apelada por la Fiscalía General de la Nación, no es en el mismo donde ocurrió la agresión, sino en el domicilio de su madre en el municipio de Cajicá (Cundinamarca).

“Explícitamente se indicó que se estaba ante un evento de grave violencia de género; que, a pesar de que no había antecedentes de violencia o delincuencia por parte del señor Rivera Triana, su libertad representaba riesgo para la víctima por su convivencia; y que, por ello, debía detenérsele”, indicó el despacho judicial.

CAROL MALAVER
SUBEDITORA BOGOTÀ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.