La tarde épica de Antonio Ferrera en la Santamaría

La tarde épica de Antonio Ferrera en la Santamaría

Actuación emocionante del hispano, que toreó herido. Ponce no tuvo buenos toros. Bien Luis Bolívar.

Antonio Ferrera

El torero español Antonio Ferrera.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Luis Noé Ochoa
16 de febrero 2020 , 11:25 p.m.

Este domingo venían los generales a la Santamaría: los hispanos Enrique Ponce y Antonio Ferrera y el colombiano Luis Bolívar. Por eso, la plaza tuvo unos tres cuartos de entrada, bajo un cielo azul, que aplaudió a la amazona María José Gutiérrez, quien abrió plaza en un bello caballo castaño y luego, a rabiar, a la terna. Había ambiente de corrida grande.

Se lidió un encierro mixto: tres de Ernesto Gutiérrez, negros, y tres de Juan Bernardo Caicedo, jaboneros, de los cuales uno tuvo casta, pero sus hermanos se pararon pronto. De los Gutiérrez, dos fueron buenos y no sirvió el lidiado por Enrique Ponce.

Pero ver a un torero como él, con cualquier toro tiene interés especial. Quedan las dos verónicas sobrias y lentas a su primero, de Gutiérrez, que, además, llegó a la muleta falto de fuerza. Y queda ese esfuerzo por torearlo, para que no se derrumbara. Pero nada podía hacer, aparte de matarlo de espadazo completo.

Y como estuvo con mala suerte en el sorteo, el otro, de Caicedo, brindado al torero Manuel Caballero, que estaba de visita, también tuvo poca fuerza y poca casta. Apenas soportó dos o tres tanditas y se paró. Contrariedad de todos. Casi tristeza. Y le pedían “séptimo”.

Antonio Ferrera vino resuelto a dejar la vida si era el caso. Estuvo variado con el capote en su primero. Verónicas, gaoneras, chicuelinas, tijerillas. Y con la muleta toreaba con temple y ligazón por la diestra y hondo por naturales, ante un toro bravo y franco de Juan Bernardo Caicedo, con el público entregado y la banda a todo timbal. Alguno de los dos se equivocó en un instante, y el toro se lo echó a los lomos.

“Lleva un puntazo”, se decía. Lo llevaba, pero no se iba. Un subalterno se quitó la faja y le hizo un torniquete. Y él, como un Rambo, sangrando, volvió a la guerra, y toreaba bien, de verdad, con arte y ligazón. Quería vestirse de héroe y matar recibiendo, pero falló. Y dos veces más antes de la estocada. El toro se fue para churrasco, aplaudido por una puerta, y él, por la siguiente para la enfermería. Pero antes dejó la oreja cortada a sangre y fuego en el centro del ruedo, como diciendo: ‘ya vuelvo’. Y volvió.

Se corrió el turno y salió a matar el sexto. No en traje de luces, sino de blanco, como un médico, de zapatillas negras y medias rosadas y cojo, pero lleno de coraje. Y toreó con arte en el capote, otra vez variado. Y comenzó la faena, brindada a los médicos, de rodillas, y ligó sobre ambas manos, contra las tablas, exponiendo mucho, toreando. Tenía las dos orejas. Citó de largo y se fue al encuentro y metió la espada, que no fue suficiente. Los descabellos lo privaron de salir en hombros por la puerta de los héroes de guerra.

Bien estuvo Luis Bolívar. Comenzó la tarde con templadas verónicas y un quite por navarras. Su primera faena no emocionó mucho, pues el toro no repetía, era muy tardo y apagado. Tuvo que matarlo. Su segundo, brindado al empresario Pablo Moreno, sí valió, y hubo belleza en la capa. Y sometió al toro en la muleta, un animal que humillaba. Una faena entablerada, porque el toro no quiso lo medios, importante, con mucho oficio y con arte, bajo la música. La espada quedó caída, y la presidencia, no obstante la larga petición del público, se negó a dar trofeos. La merecía. Pero la vuelta valió dos.

Fue una tarde seria. Todo el mundo entregado. Hubo grandes pares de Luis Enrique Fernández, de Helmerson Pineda, de Jaime Devia, de El Piña, de Ricardo Santana, de Álex Benavides…

LUIS NOÉ OCHOA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.