Secciones
Síguenos en:
La tala de árboles no es un asunto menor
Tala de árboles

anoche se llevaron a cabo talas en la avenida 68.

Foto:

Mauricio Moreno

La tala de árboles no es un asunto menor

La cobertura verde, antes de reducirse, debe ampliarse.

Un árbol en la ciudad es un elemento significativo del paisaje urbano que da vida al espacio público, y más un árbol grande que ha logrado sobrevivir a la contaminación del aire por muchos años, el cual debería tratarse con respeto y especial cuidado.

(Relacionado: Talas por troncal de la av. 68 se redujeron un 30 por ciento)

El progreso de la ciudad y la infraestructura urbana no puede pasar por alto el papel estratégico que desempeñan los árboles: disminuyen el efecto de calor, proveen sombra, mitigan el ruido y ayudan a evitar inundaciones cuando se presentan fuertes lluvias. Además, son el refugio de muchas aves y especies migratorias.

Los bogotanos cada vez son más conscientes del valor de un árbol y eso se manifiesta en sus constantes quejas y reclamos cuando se decide talar un árbol en un parque o en una vía pública. Ya lo vimos en su momento con el parque Japón, la zona del Virrey, la Séptima, Bavaria y hoy, en la avenida 68, donde los vecinos se oponen a que la Administración tale los árboles para darle paso a las obras del Transmilenio por este corredor.

A pesar de la compensación ambiental que se garantiza con la tala de los árboles, la comunidad no está satisfecha. Y en parte tienen razón: los árboles en estas zonas tenían décadas; talarlos, como se hizo, aprovechando los encierros por la cuarentena y la noche, no fue lo correcto. Y aunque se van a sembrar muchos árboles (2.549) y trasladar otros tantos, el impacto ambiental tardará tiempo en resarcirse. Lograr individuos del tamaño de los talados, y la captura de CO2 que estos garantizaban, claramente no es lo mismo con árboles jóvenes y pequeños.

(Puede leer: El pacto distrital para mejorar la calidad del aire en Bogotá)

Es hora de abrir el debate para que los proyectos de infraestructura vial se ajusten a la infraestructura verde de la ciudad y no al revés. El desarrollo urbano va de la mano de la sostenibilidad ambiental de las ciudades, por lo tanto, la tala de árboles no es un asunto menor.

La cobertura verde, antes de reducirse, debe ampliarse, sobre todo en las localidades deficitarias del sur de la ciudad, donde hay escasez de árboles y de infraestructura verde.

Con la cantidad de obras viales que se vienen para los próximos años, en necesario que el IDU fortalezca el componente de gestión social con las comunidades afectadas por las obras civiles: vecinos, comerciantes, transportadores y colectivos ciudadanos. La concertación y el consenso deben primar en los temas ambientales, al igual que el desarrollo sostenible de la ciudad.

OMAR ORÓSTEGUI RESTREPO
​DIRECTOR DE FUTUROS URBANOS

Siga leyendo
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.