Secciones
Síguenos en:
La movilidad urbana: otra víctima del covid-19 / Opinión
Autopista Sur

Desde la aparición de los BRT en el país, a comienzos de los 80’s, se han invertido cerca de 20 billones de pesos entre recursos públicos y privados.

Foto:

Carlos Ortega. EL TIEMPO

La movilidad urbana: otra víctima del covid-19 / Opinión

Columna de opinión de Andrés Chávez, exviceministro de Transporte.

Próximos a la parálisis se encuentran los sistemas de transporte masivo de las principales ciudades. Su quiebra significaría un lamentable retroceso en una historia de más de 30 años de evolución. El aislamiento obligatorio, los protocolos de protección social y los temores de la ciudadanía los han puesto contra la pared.

Cinco meses atrás los 15 sistemas masivos, la mayoría en operación, que funcionan bajo el formato de autobús de tránsito rápido -BRT- (en sus siglas en inglés), realizaban en conjunto 5.6 millones de viajes diarios hoy, el COVID 19, los redujo a tan sólo el 30%.

Exministro

Andres Chávez, exviceministro de Transporte.

Foto:

Archivo particular

Desde la aparición de los BRT en el país, a comienzos de los 80’s, se han invertido cerca de 20 billones de pesos entre recursos públicos y privados. No obstante ese gran esfuezo, ciudades como Cali, Barranquilla, Medellín, Pereira, Cartagena, Bucaramanga, Pasto o Bogotá tienen en crisis un modelo que, además, fue protagonista del desarrollo urbano en el siglo anterior.

(Además: Así será la nueva operación de la Terminal de Transporte en Bogotá)

Hay que celebrar la decisión de los gobiernos Nacional y territoriales de iniciar el proceso de apertura económica y con ello el inventario de los daños que la crisis ha dejado en nuestras ciudades. Seguramente el diagnóstico obligará a tomar medidas tendientes a evitar un colapso en el transporte masivo de pasajeros.

Urge la revisión del modelo de los BRT para Colombia, un modelo que desconoció el carácter deficitario que el transporte masivo tiene en el mundo. Por tanto, la auto sostenibilidad financiera, requisito indispensable para autorizar su implementación, estará en entredicho como consecuencia del COVID 19. Es obligatorio iniciar el debate sobre esta realidad que amenaza el desempeño de millones de ciudadanos.

(Lea también: Estas son las reglas para la reactivación de restaurantes en la ciudad)

El daño estructural a los sistemas ya está hecho. Para poder operar hasta diciembre la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable –SIMUS- estimó un déficit acumulado de 2.6 billones de pesos. Está claro que la tarifa no aguanta un incremento más, por tanto, esos recursos son un nuevo dolor de cabeza para las finanzas públicas y, posiblemente, el presagio de una larga agonía para los operadores privados.

De ocurrir un colapso, este conllevaría un traumatismo de grandes proporciones para las ciudades y la pérdida de millonarias inversiones en la construcción de troncales, integración de operadores e implementación del modelo.

Tenemos la oportunidad para convocar a la ciudadanía a debatir sobre el futuro de su movilidad, como también, mejorar el nivel de servicio, estandáres de seguridad para el usuario y protección del medio ambiente.

(Puede interesarle: Así será Bogotá desde el 1 de septiembre)

Hay que acelerar la reglamentación de los mecanismos que el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 introdujo; definir los aportes los gobiernos Nacional y territorial; insistir en la cooperación de la comunidad internacional para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible -ODS- y enfrentar, con responsabilidad, el debate sobre sistemas de movilidad en manos de empresas privadas o, considerar, el tránsito a un servicio público en todo el sentido de la palabra.

Se requiere de la generosidad, solidaridad, creatividad y compresión de todos. El Desarrollo Orientado al Transporte Sostenible -DOTS- fue uno de los protagonistas en los Planes de Desarrollo Terriltorial de los nuevos alcaldes. Ciudades más densas, ciclo rutas, senderos peatonales y sistemas de transporte masivos eficientes fueron incluidos. Sin estos últimos, se perdería el eje articulador de los demás.

El debate es más que la defensa de 81.000 puestos de trabajo. Se trata del futuro de la política pública de movilidad urbana.

Siga informándose:

Así será el consumo de licor durante la nueva realidad en Bogotá.

¿Cómo funcionarán ahora los centros comerciales en Bogotá?.

Columna de opinión de Andres Chávez, exviceministro de Transporte.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.