La encrucijada de Bogotá con los 15.495 camiones viejos

La encrucijada de Bogotá con los 15.495 camiones viejos

Protestan por decreto que afecta a vehículos de carga de más de 20 años.

Collage camiones

Según cifras de Colfecar, esta restricción afecta al 18,8 por ciento del parque automotor de carga en Bogotá, es decir, a 15.495 vehículos.

Foto:

EL TIEMPO

Por: Redacción Bogotá
21 de febrero 2020 , 10:00 a. m.

Para este viernes quedó programado un nuevo encuentro entre Gobierno Nacional, Distrito Capital y transportadores de carga para encontrar una solución al decreto que les apretó las tuercas a los propietarios de vehículos de carga con más de 20 años de vida.

Mientras tanto, seguirán viéndose los bloqueos en vías de entrada y salida de la ciudad y las consignas y pancartas que exigen una sola cosa: el fin del decreto 840 de 2019. Incluso, se baraja la posibilidad de que terminen por unirse a los paros del 20 y 21 de febrero.

Todo, por una medida diseñada por el anterior alcalde y acogida por la administración de Claudia López. La norma, con argumentos ambientales y de salud pública, limita la movilidad de vehículos con dos medidas: un pico y placa rotativo (que dura 16 horas un día a la semana) y una restricción permanente entre semana (de cinco horas diarias). Quienes incumplan la norma pueden ser sancionados con una multa de 438.900 pesos.

(Lea también: Levantan la alerta amarilla pero sigue la protesta de camiones viejos)

Según cifras de Colfecar, esta restricción afecta al 18,8 por ciento del parque automotor de carga en Bogotá, es decir, a 15.495 vehículos.

Del lado del Distrito, se defiende la decisión basados en un dos datos alarmantes: las fuentes móviles son responsables del 75 por ciento de las emisiones de contaminantes que afectan la calidad del aire. Entre este tipo de emisores, el transporte de carga aporta el 38,5 por ciento.

El panorama empeora si se tiene en cuenta la edad de ese parque automotor, porque se relaciona con el tipo de tecnología que usan y que no les permite regular la expulsión de partículas. De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, el 84 por ciento de la flota de vehículos de carga tiene tecnología inferior a Euro III.

Paro de camioneros 5

Este viernes se sentarán de nuevo las partes a dialogar, en medio de bloqueos de vías de los camioneros, que defienden su derecho al trabajo.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Se entiende que estas cifras no son cualquier cosa si se recuerda que anteayer, un polígono del suroccidente de Bogotá salió finalmente de la alerta amarilla por calidad del aire que duró 11 días.

Aunque aún no hay cifras consolidadas de cómo esto afectó la salud de los bogotanos, sí hay datos del año pasado, que se recogieron en un contexto similar: en la alerta de hace un año, los altos niveles de material particulado 2,5 fueron responsables del 39 por ciento de los casos de las enfermedades respiratorias agudas. No obstante, la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, soltó ayer una cifra por lo menos escalofriante: “La contaminación del aire contribuye a más de 4 millones de muertes en el mundo todos los años. En Bogotá tenemos alrededor de 2.000”.

En medio de la preocupación por los efectos de la mala calidad del aire, la tensión aumentó más entre las autoridades y los transportadores. Mientras duró la alerta, hubo otra restricción temporal de vehículos de carga de más 10 años. Al menos 29.000 vieron alterada su operación.

(Además: Aire sin concesiones / Opinión)

Pero aunque se levantó la medida temporal, quedó el decreto 840, que es de carácter permanente y una herramienta por la que el Distrito no dará el brazo a torcer, más cuando al frente está una alcaldesa que desde su posesión habló de cuidar el medioambiente, de una ciudadanía ambiental y de proteger la biodiversidad. “No se trata de una opción, es una necesidad vital”, afirmó Claudia López.

En esa línea se ha movido la actual secretaria de Ambiente. “Esta Alcaldía escucha y concierta en la medida de lo posible. Pero las alertas ambientales y el decreto 840 no son negociables, porque nuestra responsabilidad es con la salud de los bogotanos”, dijo Urrutia.

Y expertos coinciden que, en lo que respecta a lo ambiental, no hay otra salida. “El parque automotor de carga es muy viejo, mucho más que el de servicio público y el de automóviles. Dado que tienen una tecnología vieja, no es factible instalar filtros de partículas para controlar sus emisiones. Por eso deben renovar los vehículos”, explicó Néstor Rojas, investigador de la calidad del aire de la Universidad Nacional.

Ante quienes alegan que también contaminan los buses de TransMilenio (aportan 2,2 % de emisiones) y del SITP provisional (aporta 12,3 %), recordó que desde ahí ya se plantea una solución. Para agosto de este año, terminarán de entrar los 1.441 nuevos buses del componente troncal con tecnologías Euro V con filtro y Euro VI (gas). Y en reemplazo de algunos de los provisionales zonales, en septiembre comenzarán a llegar 483 buses eléctricos y 794 tipo Euro VI.

Esta Alcaldía escucha y concierta en la medida de lo posible. Pero las alertas ambientales y el decreto 840 no son negociables, porque nuestra responsabilidad es con la salud de los bogotanos

En esta discusión entró el Ministerio de Transporte, que ayer señaló que le corresponde a las secretarías de Movilidad y Ambiente considerar la propuesta de los transportadores de ajustar los horarios de la restricción.

“Estamos facilitando que haya unos puntos de acuerdo para que tanto el Distrito como los transportadores se ponga de acuerdo y logremos mejorar y levantar las restricciones a la movilidad que se presentan por la afectación a estos camioneros”, dijo el viceministro de Transporte, Juan Camilo Ostos.

No se puede desconocer que una solución ya viene en camino para el sector de carga. El 14 de febrero se aprobó el decreto 221 de 2020 del Ministerio de Transporte, que permite a los transportadores de carga y pasajeros acceder a una exención del IVA cuando hagan la reposición, previa desintegración del carro viejo. Con esto, según el Ministerio, se espera lograr la renovación del 47 % de los vehículos con más de 20 años en el 2025.

Protesta camioneros 2

El Ministerio de Transporte señaló que le corresponde a las secretarías de Movilidad y Ambiente considerar la propuesta de los transportadores de ajustar los horarios de la restricción.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Sin embargo, a ojos de las asociaciones, esto no resuelve enteramente el problema. “Falta el acceso de los pequeños propietarios a los créditos. La mayoría de esos carros son de pequeños propietarios que tienen una o dos unidades, pero no tienen el mismo músculo financiero que una empresa de transporte”, dijo Juan Miguel Durán, presidente de Colfecar, quien dijo que prefiere medidas de autorregulación, como el decreto 174, derogado por el 840.

“En la medida que (un vehículo) no sea contaminante, se pueda saber si está sujeto o no a restricción. Se tendría que hacer una revisión vehículo por vehículo”, apuntó Durán.

Esa estrategia implicaba que los vehículos tuvieran emisiones de al menos 20 por ciento por debajo de la norma, implementaran mantenimiento y aprendieran de ecoconducción. A corte de 2019, 1.796 camiones de carga de 21 empresas se habían acogido.

(Le puede interesar: Vea aquí las causas de la contaminación en Colombia)

Otras opciones planteadas incluyen repotenciar motores y concertar los decretos que vienen expidiendo diferentes ciudades para reducir la contaminación del aire y que implicarían más restricciones para un sector clave para el abastecimiento y la economía del país.

“El Viceministro de Transporte expuso voluntad de la Nación para ver cómo se pueden articular mejor esas restricciones. Aparecen cuellos de botella que agravan la movilidad a nivel nacional y el acceso a las grandes ciudades”, explicó Durán.

Por lo pronto, mientras se cocinan esas propuestas y otras más del Ministerio de Transporte, este viernes se sentarán de nuevo las partes a dialogar, en medio de bloqueos de vías de los camioneros, que defienden su derecho al trabajo.

Si no trabajo, no gano plata; y si no gano plata, vamos a aguantar hambre en mi casa y me van a sacar de donde vivo, porque cómo hago para pagar el arriendo

Las cuentas de un volquetero afectado por las restricciones

El decreto 840 del 2019 que implementa el pico y placa para la circulación de vehículos de carga de más de veinte años en ciertos sectores de la ciudad ha afectado a la ‘chevrolita’, como Leonardo Peralta llama a su volqueta Chevrolet modelo 1953.

Este conductor lleva más de 35 años trabajando en el gremio de los transportadores, lo heredó de su papá y sus tíos, y se convirtió en la forma de ganarse la vida, pues entre cargar y descargar escombros ha logrado sacar a su familia adelante.

Él pagó hace 17 años tres millones de pesos por el vehículo. Con el pasar de los años ha modernizado el interior de este, cambiándole el motor de gasolina a diésel, comprándole nueva cabrilla y chasís, e incluso poniéndole alarma y vidrios eléctricos.
En medio de pitos de camiones y carros que transitan sobre la carrera séptima con calle 173, donde están haciendo un plantón los afectados por esta medida, asegura que la volqueta significa mucho para él. “Llevo toda mi vida en ella; mis padres, mis tíos y todos hemos sido transportadores y conductores”.

En su día a día, un viaje de escombros con paleros (personas que cargan el material en la volqueta) se lo pueden pagar a 230.000 pesos, que los tiene que dividir en combustible, 50.000 o 60.000 pesos; para el botadero, 60.000 pesos, y para los paleros 50.000. Entonces, dice, le quedan por viaje unos 60.000 pesos.

Falta el acceso de los pequeños propietarios a los créditos. La mayoría de esos carros son de pequeños propietarios

Y aunque en un día sin restricciones se puede hacer entre 1 o 2 viajes, hay ocasiones donde “el carro queda en blanco y no hacemos nada”, dice Peralta.

Pero con el decreto 840 sus ingresos se han reducido considerablemente. Pasó de cinco a tres cargas a la semana.

Su núcleo familiar, conformado por seis personas, depende de lo que él consiga día a día. “Si no trabajo, no gano plata; y si no gano plata, vamos a aguantar hambre en mi casa y me van a sacar de donde vivo, porque cómo hago para pagar el arriendo”, advierte este bogotano.

Asegura también que lo ideal sería volver a los horarios que tenían antes del decreto, pues les permitían circular con mayor libertad por la ciudad.

Según Peralta, si el gobierno distrital les ofrece los mismos beneficios que les fueron dados a los camioneros para chatarrizar sus vehículos, estaría dispuesto a seguir trabajando, pero por ahora “no hay plata para pagar las cuotas de un carro nuevo, si el trabajo no está tan bueno”.

La afirmación este bogotano fue corroborada por el viceministro de Transporte, Juan Camilo Ostos, quien dijo que los volqueteros no tienen acceso al programa de modernización porque este fue diseñado para los camioneros y, además, no han ahorrado en los fondos.

“Tendrían que armar su propio programa de ahorro, pero sí tienen exención de IVA”, explicó Ostos.

REDACCIÓN BOGOTÁ
EL TIEMPO​@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.