La cerveza artesanal que homenajea a las mujeres

La cerveza artesanal que homenajea a las mujeres

Socorro, una fábrica de 'polas' que le apuesta a exaltar la berraquera de las colombianas. 

Cervecería artesanal Socorro

La fábrica de Socorro, un emprendimiento de cervecería artesanal, está ubicada en la calle 153 bis con 7.ª. Foto: María Fernanda Orjuela. EL TIEMPO ZONA

Foto:

aría Fernanda Orjuela. EL TIEMPO ZONA

Por: María Fernanda Orjuela
02 de noviembre 2018 , 07:16 p.m.

“Yo soy el único que pone la foto de la suegra en la etiqueta de lo que más me gusta, la cerveza”, dijo Iván Piñeros. El retrato de una mujer de pelo corto y de sonrisa profunda es el distintivo de la cervecería artesanal Socorro, un sueño de unos esposos residentes en Santa Bárbara con el que buscan rendir un homenaje a las mujeres luchadoras.

Iván Piñeros y Gladys Rangel son quienes están detrás de este emprendimiento. Desde la degustación de una cerveza artesanal en Bruselas (Bélgica) en el 2006, el deseo por replicar este sabor en Bogotá se convirtió en una obsesión.
Un ingeniero de sistemas y una publicista comenzaron una travesía desde Chile hasta Estados Unidos para encontrar los secretos de la fabricación de una buena cerveza.

A su regreso, en la cocina de su vivienda en la calle 139 con carrera 7.ª, el conocimiento adquirido se materializó en unos 20 litros caseros. “Al principio era muy entretenido, nuestros amigos nos decían que estábamos locos, pero ellos nos ayudaron a ser los primeros catadores, la escuela para explorar en sabores”, afirmó Piñeros.

La idea siempre fue buscar ese sabor que los enamoró en Bruselas, pero tenerlo para siempre en Colombia. Conseguir los insumos – lúpulo, maltas y cebada– no era sencillo: eran importados.  “Todo ha sido un proceso de prueba y error; hacer cerveza es un arte”, comentó Piñeros, mientras exhibe los ingredientes.

Su gusto por la gastronomía le permitió cultivar las papilas gustativas para aprender sobre el maridaje de la comida y las cervezas. Entre asados y comidas fueron llegando los socios. El primero en vincularse fue Óscar Piñeros, el hermano de Iván. Después llegaron Adrián Alarcón y Fredy Suárez.

Hacia el 2015, el deseo de crecer impulsó a estos emprendedores a buscar un espacio industrial para sacar a ‘su hijo’ de la casa. Como dice Iván, “ya que hicimos esto, sigamos adelante”. Aunque con recursos escasos, dieron con una pequeña bodega en la calle 153 bis n.° 7-35 que se adaptó a sus sueños.

Aunque la fábrica está en capacidad de producir 12.000 litros mensuales, en la actualidad producen 4.000 litros.

“Estamos en la obtención de los permisos para la distribución en grandes cadenas comerciales, y estamos haciendo alianzas con Carulla. La cerveza está disponible en seis restaurantes –Lateral, The Colombiarepa, Hache de Hamburguesa, Chichería Demente, Mercado regionales, El Sindicato– y dos tiendas”, agregó Iván.

Herencia del hogar

Encontrar la identidad de la cerveza no era una decisión sencilla; la inspiración constante era contar la historia de las mujeres berracas colombianas, así que la Patrona era el sello ideal para mostrar ese carácter que tienen sus productos. 

Desafortunadamente, no se pudo implementar porque recibieron una demanda, de la empresa de tequilera The Patron Spirits, por un uso similar de la marca. A pesar del inconveniente, no se desmotivaron y encontraron una mejor opción. Así llegó Socorro, el nombre del pueblo santandereano que vio nacer a la madre de Gladys. “Socorro, Santander, es tierra de mujeres comuneras como Manuela Beltrán y Antonia Santos, y, por supuesto, mi suegra Gladys Rangel”, recordó Piñeros.

Carácter de las patronas

Cada cerveza está inspirada en la tenacidad de las mujeres; la primera es la rubia, que tiene un temperamento comprensivo y cauteloso. De acuerdo con Iván, es ideal para disfrutar con comidas y animar conversaciones.

La siguiente es una cerveza roja: es la fuerte y la soñadora, que tiene tonos afrutados; contiene más grados de alcohol que la rubia, es perfecta para unas carnes. La última es una cerveza negra tipo porter, la más berraca y valiente; ella es el resultado de todo lo aprendido hasta el momento.

“No queremos llegar a la cerveza perfecta, queremos seguir descubriendo y experimentando”, agregó Iván. Socorro participó en la tercera edición de Expocervezas, el festival que tiene uno de los portafolios más grandes del país en cervezas importadas, además de buscar crear una cultura cervecera en la ciudad.
También estuvieron presentes en la quinta edición del Festival de Cerveceros Artesanales en el Museo del Chicó.

Un sueño que se fermenta

Lo que se viene para Socorro es empezar una producción más grande y llegar a más comensales en la ciudad. Están abiertos a distintas propuestas e inversionistas, sin sacrificar el sabor característico de su producto artesanal. Sueñan con que la empresa quede en manos de mujeres.

MARÍA FERNANDA ORJUELA 
EL TIEMPO ZONA 
En Twitter: @mafelona 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.