La Candelaria, el destino turístico más sostenible de Bogotá

La Candelaria, el destino turístico más sostenible de Bogotá

La localidad recibió una certificación nacional por buenas prácticas ambientales y culturales. 

La Candelaria

La zona del centro de la capital tiene 60 hoteles y hostales, 14 museos, 14 iglesias y alrededor de 300 restaurantes, panaderías y cafés.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

Por: Catalina Arango Bedoya
13 de abril 2019 , 07:00 p.m.

En la carrera 4ª con calle 12, hay un establecimiento que lleva el nombre de T-Bone. En cada mesa color marrón pueden verse dos rosas rojas que sobresalen de una botella de vino. Cada envase de la bebida fermentada que llega a este lugar cumple dos funciones: acompañar un buen plato de comida y ser un florero.

Este restaurante tiene otras prácticas sostenibles. Diego Osorio, dueño del establecimiento, creó 11 mandamientos ambientales, entre ellos está el reutilizar objetos en desuso.

Los corchos y tapas de frascos de vidrio se convierten en parte de la decoración. Las cajas que fueron el empaque de las botellas de licor cuelgan de las paredes. Ahora son estanterías.

La Candelaria, prácticas ambientales

Los corchos de las botellas son uno de los elementos de decoración más comunes.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

La Candelaria, prácticas ambientales

Las tapas de cerveza también son coleccionables.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

Hay otros establecimientos comerciales que están localizados en la misma calle y no se quedan atrás. Ricasole Al Carbón se destaca por un tanque de 500 litros que recoge el agua de la lluvia.

El depósito está conectado a un sistema de riego y desemboca en los baños y las plantas. Además de reciclar materiales, en este restaurante no se utilizan pitillos o bolsas de plástico.

La Candelaria, esa zona de calles estrechas y arquitectura colonial, recibió el certificado de área turística sostenible el pasado miércoles. Este instrumento, que es regulado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo desde el 2014, promueve buenas prácticas bajo cuatro estándares: sostenibilidad ambiental, cultura, economía y seguridad.

En Colombia hay otros 13 destinos certificados, algunos de ellos son el centro histórico de Cartagena, Buga, Villa de Leyva Ciénaga, Jericó y Mompox.

El proceso para posicionar cualquier punto turístico como un lugar deseable y más competitivo es voluntario. Algunos residentes y empresarios de La Candelaria, junto a entidades e instituciones, trabajaron desde el 2017 para cumplir con cada estándar por medio de reuniones y capacitaciones.

Responsabilidad ambiental

Según el líder de la mesa ambiental, Alejando Rueda, se desarrollaron ocho programas para concientizar a los residentes y comerciantes sobre temas como la protección de la biodiversidad, uso eficiente del agua y la energía, manejo de residuos sólidos, sustancias que afectan la capa de ozono, entre otras.

El restaurante Origen Bistro pone su granito de arena en esta causa. Óscar Barrera destaca la reutilización de cáscaras de frutas u otros residuos que pueden tener una segunda función, como hacer bases madres de recetas y zumos para cócteles.

Desde diciembre pasado, la empresa Promoambiental se encarga de recoger la basura en los puntos más críticos de La Candelaria a los que suelen llegar los habitantes de calle en busca de comida. En febrero y marzo de este año, recogieron 6.308 toneladas de residuos orgánicos y materiales reciclados.

Divulgación cultural

En esta área del centro histórico se llevan a cabo eventos importantes como la Fiesta de Reyes, organizada por la alcaldía de la localidad. Uno de los miembros del comité líder del proceso de certificación, Alberio Madrigal, afirma que el Congreso Sabores Candelaria, creado por la comunidad local en el 2013, es muy importante por el rescate que hacen a la cocina tradicional cundiboyacense.

El arte urbano, por su parte, es otra de las insignias de La Candelaria. Además de contratar a artistas colombianos para pintar fachadas, Diegio Nivia, dueño de Graffiti Hostel, señala que se intercambia el costo del hospedaje a cambio de unas pinceladas. Dos mujeres paisas pintaron un casillero en el hostal y no pagaron la estadía.

La Candelaria, divulgación cultural

Este fue la huella artística que dejaron las mujeres a cambio de estadía gratuita en el hostal.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

La Candelaria, prácticas sostenibles

En T-Bone,  la cuenta llega a la mesa de los comensales en estas piezas de artesanía que representan las máscaras del carnaval de Barranquilla. Se han convertido en un atractivo para los extranjeros.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

Apoyo a la economía local

La cohesión social de la comunidad empieza por los establecimientos que tienen en cuenta a los residentes de la localidad. En sitios como el restaurante Sahara y Graffiti Hostel, todo el personal vive en la zona.

Alrededor de 15 restaurantes tienen como proveedores a las personas del barrio Belén, en donde se siembra todo tipo de hortalizas como lechuga, perejil y acelgas. También existen alianzas con cultivadores en los municipios de Ubaque y Choachí.

Estrategia contra la inseguridad

En la carrera 3ª con calle 11, los residentes y comerciantes crearon un frente de seguridad que combate cualquier incidente por medio de la aplicación virtual Verito. Según Leydy Flórez, empresaria de esa zona, este método es una solución eficaz que será implementado en otras calles.

Junto a la alcaldía de La Candelaria y la Policía Metropolitana se instauró el sistema de alarma comunitaria que notifica instantáneamente a las autoridades y a los vecinos ante cualquier emergencia.

Aunque la zona turística en Bogotá reciba esta certificación, no significa que no haya cosas por mejorar. El alcalde de La Candelaria, Manuel Calderón, señala tres retos en los que se debe trabajar: la venta informal y parqueo de vehículos en espacio público, la inseguridad en zonas críticas como el Chorro de Quevedo y la formalización de locales que prestan servicios turísticos.

Además de aumentar la presencia policial y sistemas de vigilancia, habrá más frentes de seguridad vecinales y canales de denuncia que se conecten con las autoridades

Así mismo, mencionó que la recuperación del espacio público debe atacarse desde la autorregulación y el compromiso cívico. 

Tras un arduo proceso de compromiso en el que participaron 42 empresas e instituciones públicas –entre ellas museos, restaurantes, hostales y fundaciones– la comunidad de La Candelaria tendrá que continuar con sus buenas prácticas.

En tres años, habrá una auditoría para evaluar si le otorgan la recertificación como área sostenible, tiempo que tendrá para trabajar en aquellos aspectos que son un desafío.

CATALINA ARANGO BEDOYA
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO
catara@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.