Alerta en La Calera por contaminación en agua que abastece familias

Alerta en La Calera por contaminación en agua que abastece familias

De ese espejo de agua se abastecen los cerca de 200 habitantes de la vereda Quisquiza.

Contaminación en la Calera

Desde el pasado viernes, la red de acueducto del sector se encuentra suspendida por esta causa.

Foto:

Secretaría de ambiente de la Calera

Por: Andrés Orjuela
29 de octubre 2020 , 08:07 a. m.

Desde el viernes 23 de octubre, la comunidad de la vereda Quisquiza, ubicada en La Calera, Cundinamarca, evidenció que el agua que alimenta su red de acueducto tenía un color lechoso y textura espesa. Entonces, se encendieron las alertas.

El caso, que al cierre de esta edición se encuentra bajo seguimiento de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), se debería a una excavación cerca de la quebrada Sauque que al parecer produjo la contaminación, la cual tiene a cerca de 200 personas sin el suministro de agua.

Además, otras familias que no tienen el sistema de acueducto, pero sí usan este líquido para sus cultivos y animales, también se han visto afectadas.

Alba Pérez, representante legal del acueducto de esta vereda, manifestó que desde ese día por los grifos y tuberías de las casas estuvo saliendo el agua contaminada, y en algunas ocasiones con lo que parecía ser greda. Estos signos los obligaron a llamar a la Secretaría de Ambiente para solucionar el inconveniente.

Desde el sábado, esta entidad ha programado visitas a la bocatoma de la quebrada para determinar de dónde provenía el problema.

quebrada 2

Así se ve el agua de la bocatoma, sin el material contaminante en su cauce.

Foto:

Secretaría de ambiente de la Calera

(Además lea: 230.000 toneladas de plástico se vierten cada año en el Mediterráneo)


Javier Barrantes, secretario de Ambiente de La Calera, explicó que en el recorrido encontraron un punto en el que se notaba que el agua, usualmente transparente, tenía un color totalmente blanco.

Unos metros más arriba evidenciaron que hay una excavación para hacer un pozo profundo, para una finca que se dedica a la agricultura y que está cerca del cauce.
Dicha obra sí tiene permiso de la CAR para operar en ese punto, pero todo indica que no hubo un manejo adecuado a los sedimentos y lodo que se extrajeron.

La norma establece que deben pasar por un proceso de destilación, pero parece ser que fueron vertidos en un talud directamente en la quebrada.

Carlos Rodríguez, ingeniero de la empresa PerfoAguas, encargada de la excavación, le explicó a este diario que la afectación pudo deberse a que por esos días llovió intensamente, lo que habría generado que los sedimentos que se sacaron terminaran en el agua.

(También lea: Compromisos de Colombia para cumplir Acuerdo de París, son 'tímidos')

Del mismo modo, la bentonita, una especie de polvo no muy tóxico que se usa en las perforaciones, sería la causa de la coloración blanca.

En el momento, esta empresa adelanta obras de reparación ambiental, recomendadas por la CAR, para que no se vuelva a repetir el caso, que “fue muy puntual”, según explicó el ingeniero.

Igualmente, PerfoAguas manifestó que le propusieron al acueducto encargarse de la limpieza de los tanques que surten a la comunidad, para resarcir cualquier tipo de daño.

Sin embargo, la contaminación de la quebrada no es un caso nuevo para los habitantes de Quisquiza, quienes manifiestan que el dueño de la finca, en el último tiempo, ha vertido otros desechos allí.

“Siempre nos ha generado problemas con la contaminación de la quebrada. Antes tenía unas porquerizas, y cuando los cerdos se morían los mandaban cauce abajo, y lo mismo con los desechos de estos animales. Igual pasó con el establo que tenía. Al momento de hacerle aseo, el estiércol del ganado lo pasaban por una cuneta que terminaba cayendo en el agua”, denunció uno de los habitantes del sector que pidió que su nombre se mantenga en el anonimato.

(Para leer: ¿Qué es el ‘efecto dilución’, clave para evitar futuras pandemias?)

EL TIEMPO intentó comunicarse a los teléfonos de la finca, pero fue imposible tener contacto con dicha persona.

Aunque el color del agua ha cambiado con el pasar de los días, Edwin García, director del laboratorio ambiental de la CAR, explicó que no hay una versión oficial de la causa de la afectación y, por el momento, no hay una fecha estimada para eso, aunque se espera que sea en los próximos días.Hasta entonces nadie debe abastecerse con el líquido de la quebrada.

Así mismo, dijo que no se sabe si habrá una sanción contra la empresa, pero resaltó la importancia que tienen las comunidades, pues son las que hacen visibles los daños a los recursos ambientales de Cundianamarca.

De todos modos, los habitantes de la vereda Quisquiza esperan que las autoridades ambientales emitan fallos ejemplares contra quienes deterioran los espacios naturales de este sector, para que se detengan estas prácticas. Además, piden que se revisen los permisos otorgados a empresas o personas para realizar obras cerca de la quebrada.

Para seguir leyendo:

-Diez años después, la mamá de Colmenares habla del doloroso proceso

-Jueza impuso medida de aseguramiento contra hombre que atacó con hacha

BOGOTÁ
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.