“La Caja de Vivienda Popular cambió mi vida” Sandra Wilches

“La Caja de Vivienda Popular cambió mi vida” Sandra Wilches

Esta es solo una de las historias de transformación en la calidad de vida de las personas.

Caja

.

Foto:
Por: REDACCIÓN + CONTENT
29 de agosto 2018 , 03:51 p.m.

“Buenos días, permítame un momento ya regresa mi esposo”. Con una sonrisa tímida en su rostro al asomarse por la ventana y pidiendo que la esperen, así recibe la señora Sandra Wilches a todo aquel que llega a visitarla. Y es que su esposo, don Carlos Bejarano, desde hace ya varios años cuando Sandra perdió la movilidad en sus piernas, se cerciora de poner seguro a su casa para dejarla protegida mientras él sale a la tienda.

No es para menos, la salud de Sandra le exige estar en compañía permanente debido a un intenso tratamiento médico que debe seguir en detalle para mejorar las dolencias de sus huesos.

Un par de minutos después llega don Carlos, abre la puerta y muy amablemente nos invita a seguir. De entrada, vemos una rampa para subir, la primera obra que construyó la Caja de la Vivienda Popular de Bogotá, según comenta. Esta ha permitido que la señora Sandra pueda subir sin dificultad. Adentro, se encuentra su esposa, quien al verlo le pide el favor que le acerque la silla de ruedas.

Esta pareja de esposos reside en el barrio Villa Rosita de la localidad de Usme hace 17 años, 13 de ellos la señora Sandra ha tenido que vivir con artrosis, escoliosis y secuelas de poliomielitis. Las condiciones de su vivienda, comenta don Carlos, no eran mínimamente las adecuadas para una persona en la condición de su esposa. Gracias a la Alcaldía Mayor, a través de la Caja de la Vivienda Popular, le adecuaron su espacio y le demostraron que la discapacidad no es impedimento para poder movilizarse con facilidad en su propio espacio, agrega que el único que le prometió y cumplió fue el alcalde Enrique Peñalosa.

Mientras es acomodada en su silla y con otra de sus tímidas sonrisas, Sandra reitera su agradecimiento a la Caja de la Vivienda Popular por los arreglos hechos a su casa “lo que hizo el Distrito fue muy hermoso, me dio valor para seguir movilizándome”.

La señora Sandra recuerda que su casa no estaba en las mejores condiciones para movilizarse por su cuenta, “y es que eso de sentirse dependiente de los demás no me gusta”. Su casa antes era de pisos con altibajos, en cemento rústico y con huecos

Dentro de las obras ejecutadas por la entidad, está la adecuación el terreno. Este fue explanado, pavimentado y enchapado con baldosa, ahora la señora Wilches puede movilizarse con facilidad y hasta comenta que realiza competencias de carreras con su nieto de 7 años, “él con su bicicleta y yo en mi silla”.

El baño, la cocina, espacios tan cotidianos dentro de un hogar, eran realmente algo complejo para ella. “No podía bañarme cómodamente y tampoco podía cocinar algo para mi esposo y mi nieto”, agrega. No obstante, la Caja de Vivienda Popular le adecuó ambos espacios de tal forma que su esposo logra ingresar al baño con ella para ayudarle y ahora tiene una estructura a su altura, hecha en cerámica, que le permite practicar una de sus recetas.

Frotándose sus manos, que ya reflejan las consecuencias de la artritis, y observando el techo y los corredores de su casa, dice que su espacio está más grande, más vivo. “Ya hay más calor en medio del frío exterior”.

Sandra no quiere quedarse solo en palabras. Y demuestra cómo desde el portón de su vivienda hasta sus cuartos y la cocina, puede movilizarse sola, empujando las llantas de su silla con sus dos manos y esquivando obstáculos. Sin tropezarse llega hasta su baño y abre una puerta gigante, en madera fina, con enchape de lujo.

“Mi baño se parece al de un hotel cinco estrellas”, describe, mientras se moviliza hasta el interior de la bañera donde cabe ella y tres personas más. En los lados hay soportes metálicos para sostenerse y acomodarse.

La beneficiaria, trabajó hasta hace ocho años en una Institución Prestadora de Salud (IPS). También en una fábrica remontadora e industrial de uniformes militares, pero no pudo más. El conjunto de enfermedades empezó a brotar y de momento no ha tenido escapatoria. Terminó en su casa, alejada del mundo y refugiada en sus cuatro paredes de donde prefiere no salir.

“No me daba ganas de arreglarme, de salir… era incómodo movilizarme por mi condición”, expresa esta mujer que fue pensionada por discapacidad y vive con menos de 600.000 pesos cada 30 días porque Carlos Bejarano, su esposo, no tuvo alternativa que renunciar a su trabajo y dedicarse a los cuidados de Sandra, de 44 años.

“Al principio me costaba creer que me iban a ayudar, pero después ¡Dios mío, fue una realidad! Empezaron a venir la trabajadora social, ingenieros, arquitectos, maestros, obreros, gente muy capacitada que me trataron muy bien. Las personas con mi condición somos discriminadas, alejadas, no hay muchas ayudas para nosotros, pero miren lo que ocurrió, la Caja me cambió la vida”, añade Sandra, quien pide en su historia quede plasmado el agradecimiento.

El director general de la Caja de la Vivienda Popular, Lino Roberto Pombo, informó que esta es solo una de las historias de transformación en la calidad de vida de las personas con grandes retos en la ciudad y confirma el compromiso de la alcaldía de Enrique Peñalosa de mejorar la vida de las personas en condición de discapacidad que habitan en la capital. “Solamente en Usme, donde habita nuestra beneficiaria, hemos atendido más de 370 mejoramientos de vivienda que han alcanzado un costo superior a los 4.384 millones de pesos”.

Caja1.

.

Foto:
CAJA2

.

Foto:

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.