Candidatos, es cuestión de agenda / Voy y vuelvo

Candidatos, es cuestión de agenda / Voy y vuelvo

No es claro predecir cuál de los candidatos a la Alcaldía es el más opcionado.

En Bogotá votan todas las fuerzas políticas

La Alcaldía de Bogotá, el segundo cargo de elección más importante en Colombia.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / Archivo EL TIEMPO

Por: Ernesto Cortés Fierro
23 de marzo 2019 , 09:00 p.m.

A estas alturas es muy difícil predecir cuál de los candidatos a la alcaldía es el más opcionado a suceder a Enrique Peñalosa. 

Falta saber qué pasará con las encuestas, las consultas interpartidistas, las alianzas y los aspirantes que aún no se lanzan. Pero, sin duda, la campaña ya arrancó. Y tratándose de Bogotá, eso se vuelve tema nacional.

Quienes hemos contado con la fortuna de tener ya un primer cara a cara con cada uno de ellos tenemos también la ventaja de ir perfilando estilos y propuestas, advirtiendo, eso sí, que falta mucho.

Para mi sorpresa, veo un factor común entre los candidatos: el discurso de unidad. Nadie –en apariencia– quiere seguir polarizando esta ciudad. “No sigamos en esas peleas interminables”, dice Miguel Uribe. ‘Unámonos por Bogotá’ es el eslogan de Claudia. ‘Bogotá nos une’, el de Ángela Garzón. “Yo voy por la R de reconciliación”, añade Lucho Garzón. Y en 'Todelar', Navarro hasta invitó a sus oponentes a trabajar con él en una eventual alcaldía.

Veo un factor común entre los candidatos: el discurso de unidad. Nadie –en apariencia– quiere seguir polarizando esta ciudad

Esta cascada de ‘unionitis’ tiene de bueno que los aspirantes han entendido que la capital no resiste otros cuatro años de intensa puja política, repleta de epítetos, señalamientos y falsas noticias que emanan principalmente de los huérfanos de poder. Desde hace más de una década, esa tensión ha frenado la posibilidad de construir un proyecto común. Pueda ser que ahora, tanto llamado a convocar se haga realidad.

En términos generales podría decirse que también hay coincidencia en que el metro es una obra que debe seguir. Algunos sugieren un tramo subterráneo, y hay diferencias sobre cómo debe ser la segunda línea. Entre tanto, el trío de mujeres –Claudia, Ángela y María Andrea Nieto– no quieren troncal por la séptima, mientras que Navarro, Uribe y Lucho seguirán con la obra si queda contratada.

Hay también en todos una obsesión por la calidad del aire. Es el tema de moda y con el que ninguno queda mal. Menos si tienen un caballito de batalla como TransMilenio (¿por qué no hablan del transporte de carga, motos y SITP, heredado del Polo?). Faltaría ver si alguno se le mide a lanzar una propuesta osada como la del alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, esta semana: cobrar un impuesto por contaminar.

En términos generales podría decirse que también hay coincidencia en que el metro es una obra que debe seguir. Hay diferencias sobre cómo debe ser la segunda línea

Dicho esto –y espero que no me crucifiquen–, también he visto a mucho candidato pensando más en los asuntos nacionales que en Bogotá. Mucha JEP, mucho Plan de Desarrollo, mucha Venezuela, mucha marcha. Hasta la joven Goebertus, por quien voté y que me tiene (aún) descrestado, pareciera que la hubiéramos perdido y hubiera extraviado los temas locales. ¡Y es nuestra representante!

No quiero soslayar eso de que a algunos aspirantes les pique la ansiedad por estar en la escena pública nacional, en Facebook, en Twitter, dándose duro con el Ejecutivo. Y dirán que para debatir sobre Bogotá aún hay tiempo. Pero no: hay temas apremiantes en nuestra ciudad que merecen ser discutidos desde ya, más allá de los que resultan obvios y sexis.

Por ejemplo: la vulnerabilidad de la ciudad ante los terroristas del Eln, la falta de logística para el transporte de carga, el futuro de la ALO, el desafío económico y social que representa la migración venezolana (uno de los grandes desafíos del siglo, según ONU Hábitat); el éxodo de bogotanos hacia la Sabana, la guerra sicarial que parece haberse trasladado a nuestras calles, la valorización de la ciudad versus la capacidad de pago de la gente, una clase media más exigente, una región que nos achaca tener más carestía, más inseguridad y menos movilidad; cómo hacer de la ciudad un lugar atractivo para los jóvenes... Diagnósticos hay, y de sobra, lo que necesitamos saber es cuál es la cura para estos males.

***

¿Es mi impresión o... esto de la encuesta para escoger entre Navarro y Claudia López está más reñido de lo que muchos pensaban?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
​Editor jefe de EL TIEMPO
En Twitter: @ernestocortes28

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.