‘La educación nos hace sentir que somos alguien’

‘La educación nos hace sentir que somos alguien’

Se le ha garantizado educación a 2.721 estudiantes del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente.

Grados del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente

Este 3 de julio se graduaron 14 nuevos bachilleresen la Corporación Educativa Minuto de Dios (Cemid).

Foto:

Secretaría de Educación

Por: Carol Malaver
05 de julio 2019 , 08:42 p.m.

Hurto, atraco a mano armada, homicidio, abuso sexual, tráfico de estupefacientes, lesiones personales, daño en bien ajeno, porte de armas, violencia intrafamiliar. Esos son solo algunos de los delitos por los que decenas de jóvenes de Bogotá hoy pagan una pena en el Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente.

La sociedad los juzga, muchos dicen que ya no hay quién los recupere, que son casos perdidos, pero el programa ‘Cuenta hasta diez y juégatela’ del Distrito piensa que con educación todo es posible.

Este 3 de julio se graduaron 14 nuevos bachilleres, pero entre 2016 y 2019 se les ha garantizado educación oficial de calidad a 2.721 estudiantes. Ellos han decidido culminar su bachillerato mientras cumplen con las sanciones que les han sido impuestas. 

En el grado había una mezcla de alegría y tristeza. No es fácil ser joven y estar tras las rejas, tampoco ser madre de alguien a quien se lo acusa de crímenes tan graves, pero los lazos familiares y el amor son difíciles de romper, decían varios familiares presentes.

Entre togas y birretes estaba Pedro*, un joven de 19 años que, con voz entrecortada, contó que aún le falta pagar siete años de cárcel en el centro de atención especializada para jóvenes El Redentor. “Yo hice dos ciclos, décimo y once, duré un año en el programa y ahora soy bachiller. Solo lamento haber cometido un delito, ya estoy pagando por eso”.

Entre rejas tiene sueños, como el de seguir estudiando una carrera técnica en mecánica. “Me dijeron que me iban a colaborar para salir y estudiar en el Sena. Ojalá se pueda. Lo único que necesito para ser alguien es la educación porque hasta para barrer le piden a uno el cartón de bachiller. Yo quiero dejar lo malo atrás”.

Su madre, Dora*, lo miraba, sentía orgullo, también tristeza. No sabía ni describir sus sensaciones. “Estoy contenta porque ya dio un primer paso, pero triste porque yo pago con él algo que no hice. Yo le digo a él que todo lo que haga sea para él, yo no necesito nada, solo verlo bien”.

Juntos podemos lograr mucho más, porque ser bachiller es abrir la primera de muchas puertas

En las metas lejanas de Pedro está sacar a su mamá del barrio en el que surgieron todos los problemas de su vida, pero para eso habrá que esperar. En otro lugar del recinto estaba Diego, un poco más optimista. Tiene 20 años y solo le falta cumplir dos años de pena. “Esto nunca lo hubiera logrado en la calle, pero me esforcé en hacer trabajos y tareas y me hice bachiller”.

Reconoce que al comienzo del programa no demostraba empeño, pero después se llenó de motivos y sacó adelante sus estudios. “Quiero ser administrador de empresas. Yo sí creo que la educación puede cambiarnos”. Su madre y su tío lo acompañaban, y en medio de lo duro del momento se sentían alegres por esta meta cumplida de Diego.

Como estas dos historias hay de todos los matices, pasados crueles y delitos que les hicieron daño a muchas personas inocentes, pero, a pesar de eso, el Distrito quiere seguir dando pasos hacia adelante para garantizarles a estos jóvenes un servicio educativo mientras cumplen con las sanciones que les han sido impuestas.

Según cifras oficiales, desde el 2016, 176 de los jóvenes que se iniciaron en el programa se han graduado del colegio, y se espera que 52 más lo logren en lo que queda del 2019. “El trabajo que hemos hecho se ha centrado en encontrar los talentos. Adaptamos las condiciones para los jóvenes vinculados al Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente. Juntos podemos lograr mucho más, porque ser bachiller es abrir la primera de muchas puertas”, dijo la secretaria de Educación, Claudia Puentes Riaño, durante la ceremonia de graduación que tuvo lugar en la Corporación Educativa Minuto de Dios (Cemid).

Pero toda esta labor no ha sido fácil. El esfuerzo implica adaptar horarios y espacios de atención. Ser flexibles con la realidad de estos jóvenes con un pasado delictivo. “Todo esto es posible gracias a la articulación de todas las entidades del Sistema, a la voluntad de los jóvenes y, sobre todo, al apoyo incondicional de sus familias. Seguir dándoles todas las oportunidades a los jóvenes del Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente es la mejor manera de atacar la reincidencia”, dijo Jairo García, secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia.

Creemos en ustedes, espero que siempre recuerden este día, y la invitación es a que todos los días se pregunten si están dando lo mejor de ustedes

Explicó también que esta oferta educativa está disponible de manera permanente en los centros Forjar (de la Secretaría Distrital de Integración Social, para adolescentes sancionados con la prestación de servicios a la comunidad y libertad asistida), en los centros de atención especializada (CAE) y en el Centro de Internamiento Preventivo, CIP (del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, para los adolescentes y jóvenes en privación de libertad ordenada por una autoridad judicial).

Otro dato interesante es que el problema de la delincuencia juvenil se está atacando desde diferentes frentes, sobre todo en los colegios públicos de Bogotá, en donde los niños y jóvenes están expuestos a toda clase de delitos y bandas delincuenciales que buscan involucrarlos en las redes del delito.

La Secretaría de Educación ha adelantado estrategias de prevención, protección y garantía de derechos en 297 instituciones educativas distritales y con 17.298 docentes, rectores, estudiantes y sus familias. “La educación no es para quienes no se equivocan, la educación es para todos y, por lo tanto, debe adaptarse a todos. Creemos en ustedes, espero que siempre recuerden este día, y la invitación es a que todos los días se pregunten si están dando lo mejor de ustedes”, dijo, conmovida, la secretaria Puentes Riaño a los 14 nuevos bachilleres vinculados al Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente.

Según la Secretaría de Seguridad, gracias a un esfuerzo interinstitucional se ha logrado disminuir la delincuencia juvenil en un 32 %, entre 2015 y 2018.

*Esta es una de las crónicas de un especial que quiere contar la lucha por educar en condiciones especiales en Bogotá. Si usted tiene una buena historia, escríbanos a carmal@eltiempo.com

CAROL MALAVER
Twitter: @CarolMalaver
Bogotá
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.