‘Una mano al caficultor, un abrazo al personal de la salud’

‘Una mano al caficultor, un abrazo al personal de la salud’

Un emprendimiento que se reinventó para apoyar a caficultores y dar aliento al personal de salud.

The Sound of Salo

El personal del Hospital Militar, en Bogotá, ha sido uno de los que han recibido el aporte de The Sound of Salo. Sus trabajadores disfrutan de este café de exportación al empezar y finalizar su turno.

Foto:

Archivo particular

Por: Ana María Montoya Z. 
06 de mayo 2020 , 09:57 p.m.

El impacto del coronavirus nos ha golpeado a todos, pero también ha sacado a relucir el ingenio y la creatividad de cientos de emprendedores que han reinventado sus negocios, no solo para mitigar las pérdidas, sino para convertirse en una mano amiga. Es el caso de The Sound of Salo, una pequeña empresa que durante la emergencia se ha convertido en el salvavidas de los caficultores de la región y en un apoyo para el personal de salud.

Salomón Abauat es la cabeza detrás del proyecto que nació hace un año con la misión de conectar a los productores colombianos de café directamente con los consumidores.

Antes de la pandemia, el trabajo de Salomón, un joven huilense de 23 años, consistía en brindar acompañamiento y asesoría a estos productores para que ellos mismos pudieran tostar el café, construir su propia marca y llevar el producto al consumidor.

(Le puede interesar: Operador público, ¿solución a posible crisis del transporte en Bogotá?)

“Me di cuenta de que el problema para los caficultores eran los intermediarios, ellos sí tenían grandes máquinas para tostar el grano, entonces el caficultor les vendía una bolsa en $ 4.000, ellos lo tostaban, lo empacaban y lo vendían en $ 30.000”, cuenta Abauat.

Esta realidad lo llevó a crear una idea de negocio para que fueran los mismos caficultores quienes hicieran todo el proceso, reconociendo su esfuerzo con ingresos que realmente representaran el producto que estaban cultivando y procesando, y ayudándolos a crear sus propias marcas con empaques y estrategias de mercadeo novedosas.

Pero como a la mayoría de las personas, la pandemia les dio un giro de 180 grados a él y a su empresa, “se frenó todo, los caficultores comenzaron a perder su sustento, el café de exportación no es un producto de primera necesidad; entonces quedamos estancados”, relata.

Se frenó todo, los caficultores comenzaron a perder su sustento, el café de exportación no es un producto de primera necesidad; entonces quedamos estancados

Si bien, según las estadísticas, el consumo de café aumentó, este incremento no incluye el producto de exportación, por su precio. En ese momento, el panorama parecía ser absolutamente desalentador; sin embargo, precisamente, en medio de la crisis llegó la idea que hoy está conectando a caficultores, consumidores y personal de salud: ‘Una mano al caficultor, un abrazo al personal de la salud’.

Se trata de una iniciativa solidaria para unirnos en tiempo de pandemia, todo lo que hay que hacer es comprar una bolsa de café.

(Lea también: Empleados de la Alcaldía de Bogotá volverán a las oficinas el lunes)

¿Cómo funciona?

La campaña consiste en que los consumidores compren una bolsa de Café El Solidario de 340 gramos, creado especialmente para este emprendimiento, que cuesta $ 32.000, y al hacer la compra, The Sound of Salo regala una bolsa igual a un hospital.

Pero esto no es lo único. Quien haga la compra puede enviarle un mensaje personalizado a un miembro del personal de la salud. Por ejemplo, este que fue escrito por Nuria, una de las personas que ya se unieron a la campaña: “Hoy quisiera darte el abrazo que mereces, acompañarte y escuchar tu angustia, poder reconfortarte y tomarnos algo juntos. Como estamos en aislamiento y tú trabajas por nosotros, solo puedo compartir contigo el calor de este café. Estar aislados ahora puede acercarnos más que nunca. Por favor, recibe este Don Salo de mi parte, con la esperanza de que pronto chocaremos nuestras tazas en un brindis. ¡Salud!”.

La iniciativa, con la que Salomón ya ha entregado más de 50 bolsas de café tipo exportación en los hospitales, no es exclusiva para los médicos. “Queremos llegar a todo el personal, celadores, aseadoras, a todos los que trabajan día y noche para cuidar la salud”, menciona Salamón.

The Sound of Salo

Con la iniciativa ya se han logrado entregar más de 50 bolsas de café tipo exportación al personal de la salud.

Foto:

Archivo particular

The Sound of Salo

El café no es exclusivo para los médicos o las enfermeras, el personal de vigilancia y aseo también es beneficiaria de la inciativa.

Foto:

Archivo particular

The Sound of Salo

Así se ve el café que le llega a los consumidores y al personal de la salud.

Foto:

Archivo particular

The Sound of Salo

Gustavo Rodríguez es uno de los caficultores que gracias a esta iniciativa pueden seguir cultivando y vendiendo el café de su finca.

Foto:

Archivo particular

La idea de The Sound of Salo comenzó hace once años, cuando Salomón llegó a vivir a Bogotá. Aunque había nacido en una de las regiones cafeteras por excelencia, nunca se detuvo a pensar en el café como emprendimiento.

“En todas partes, las personas toman café, pero en Colombia, en muy pocos lugares te enseñan sobre él, su historia, sus sabores; tenemos uno de los mejores productos del mundo y no nos damos cuenta”, dice con firmeza.

Y eso fue, precisamente, lo que le pasó a él, un joven huilense que descubrió una de las maravillas colombianas en el exterior. “Unos estadounidenses me hablaron sobre el café colombiano, lo probé en Estados Unidos y desde ahí quedé con la idea en la cabeza de que había que hacer algo”, cuenta.

Ahora, este emprendimiento es la fuente de ingresos de muchos caficultores, como Siria Cardozo Martínez, productora de café del Huila Zona Norte, quien dice: “Estoy agredecida con el proyecto Salo, es una idea y un apoyo para nosotros, más ahora en tiempos difíciles”.

Salomón, un estudiante de Administración de 23 años, nunca se imaginó que sería el artífice de esta red solidaria, pero ahora sus días de cuarentena los pasa enviando bolsas de café, dando apoyo a los caficultores y llevando mensajes de aliento a la primera línea de contención de la pandemia: el personal de la salud.

ANA MARÍA MONTOYA Z.
REDACCIÓN BOGOTÁ
anamon@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.