Secciones
Síguenos en:
Cinco formas como nos cambió la calidad de vida en el 2020
Ingreso solidario subsidios

Bogotá ha sido una ciudad gravemente afectada por la pandemia.

Foto:

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

Cinco formas como nos cambió la calidad de vida en el 2020

Bogotá ha sido una ciudad gravemente afectada por la pandemia.

Bogotá Cómo Vamos le tomó el pulso a una capital en pandemia. Lea indicadores claves.

De manera inédita, Bogotá Cómo Vamos le tomó el pulso a una capital en pandemia
en su último informe. Estos son algunos de los indicadores claves.

Pobreza

Bogotá venía avanzando en la reducción de pobreza, pero en el 2020 el covid-19 dio un golpe económico sin precedentes. En un solo año, se perdieron 1,1 millones de empleos y 3,5 millones de personas entraron a pobreza monetaria. BCV resalta que se requieren medidas urgentes, como el fortalecimiento de ayudas mientras la actividad económica vuelve a la normalidad; y también pide medidas estructurales, como generar soluciones para jóvenes y mujeres.

Un dato extra: esta semana, la Encuesta Pulso Social del Dane reveló que el 68 por ciento de los jefes de hogar consideraron que entre abril y junio su situación económica fue mucho peor que hace un año.

Salud

Preocupan dos elementos. Por un lado, el deterioro de varios indicadores trazadores de salud pública en el periodo 2019-2020. Entre ellos están la mortalidad materna (que subió casi 10 puntos), la cobertura en vacunación de menores (que, en el caso de triple viral, por ejemplo, bajó casi 8 puntos) y la desnutrición crónica en menores de cinco años (que llegó al 15,5 por ciento).

Por otro lado, está presente cómo la pandemia visibilizó fallas estructurales en la materia, como la falta de la comprensión de la salud con un enfoque territorial y social. Por ejemplo, está comprobado que las mayores tasas de fallecidos por covid-19 estaban en los estratos bajos.

Educación

Varios datos prenden alarmas. Uno es el de niños fuera del colegio: el 2020 cerró con 78.399 fuera del sistema educativo (19.363 más que en el 2019). Tampoco es un hecho menor que el 61 por ciento de los jóvenes que ni estudian ni trabajan sean mujeres y que, de ellas, 67 por ciento se encuentren hoy haciendo actividades no remuneradas en el hogar. Sin olvidar que, para el 2019, de los 81.000 bachilleres que se graduaban al año, solo el 48,2 por ciento entraba inmediatamente a la educación superior (y la cifra podría ser mayor ahora).

Para BCV, hoy es prioritario no solo la apertura de los colegios, sino garantizar “condiciones mínimas de equipamientos”.

Seguridad

BCV parte de que el 2020 fue un año atípico, y lo dicen los datos. Salvo unas excepciones, bajaron los delitos de alto impacto, pero se dispararon los ciberdelitos: hubo un aumento del 111 % en delitos informáticos. Fue también un año en que la percepción de seguridad fue protagonista: la última Encuesta de la Cámara de Comercio reveló que 76 por ciento de los ciudadanos decían que la inseguridad había aumentado.

Acerca de la eterna discusión hechos vs. percepción, BCV insiste en no descuidar esta última y pide dar importancia a entender las variables que inciden para generar mayor confianza. Allí sería clave ver: la relación con las autoridades (y cómo se percibe su respuesta y su eficacia), la utilidad de las líneas de emergencia y la victimización (que llegó al 17 por ciento en el 2020).

Movilidad

Este fue uno de los sectores en los que quizá fueron más visibles los cambios. La ocupación de los sistemas masivos de transporte público bajó casi a la mitad, y los usuarios se fueron a modos individuales (bien sean motorizados, como el carro, o activos, como la bicicleta). Además, el informe alerta que en el último año hubo altos niveles de saturación en las vías, una leve baja de la calidad de la malla vial (ver infografía) y más ciclistas que fueron víctimas en siniestros.

En su informe, BCV propone en el corto plazo generar medidas que permitan recuperar la confianza en el transporte público (no solo en el aspecto sanitario, sino en términos de seguridad personal), y a largo plazo invita a prever una reducción de viajes o, al menos, una mayor selectividad de viajes por el tránsito al teletrabajo como algo permanente.

¿Qué se está haciendo en el 2021? responde la Alcaldía

La alcaldesa Claudia López y parte de su gabinete estuvieron involucrados en la entrega del informe de calidad de vida. Por un lado, reconocieron la difícil situación que atraviesa Bogotá y los indicadores críticos en algunos sectores, pero también reportaron que ya se están abordando áreas claves para apalancar una reactivación urgente entre el 2021 y el 2022 y para definir acciones de desarrollo en el futuro a través del Plan de Desarrollo y el proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial.

Por el lado de los indicadores de pobreza y empleo, se destacan los auxilios económicos que se han entregado con recursos del Gobierno Nacional y el Distrito. Por ejemplo, el Distrito reporta que entre marzo y julio del 2021, 705.012 hogares recibieron su ingreso mínimo garantizado.

Además, la misma alcaldesa resaltó que su interés radicaba en tener “ciudadanos libres” que no dependieran de auxilios, sino que tuvieran recursos a través del trabajo. Aseguró que, para junio, ya se habían recuperado cerca de 700.000 empleos de los 1,1 millones que se habían perdido en el 2020. “Creemos que a final de año llegamos al millón”, agregó.

Respecto a las recomendaciones de BCV de formar fuerza laboral con habilidades digitales y otras exigidas por el actual mercado laboral, hay que reconocer que esta semana se dio un paso en ese sentido: el Distrito abrió 35.000 cupos en cursos gratuitos y certificados en distintas áreas de ciencia y tecnología.

Por el lado de educación también hay algunos resultados. Este año se entregarán las primeras 8.000 becas de educación superior, que cubrirán no solo la matrícula, sino otros gastos básicos.

Lo que dice el PDD

Un buen termómetro de cómo avanza la ejecución de presupuesto y proyectos en esta administración es el cumplimiento del Plan de Desarrollo. Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos, resalta que para el primer año de aplicación había avances en medio ambiente, educación, hacienda y hábitat; pero alerta que había bajo cumplimiento en desarrollo económico y salud.

Habrá que ver si para el 2022, y con las recomendaciones de BCV en mano, los niveles serán otros.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.