Bajan índices de riesgo de corrupción en entidades públicas de Bogotá

Bajan índices de riesgo de corrupción en entidades públicas de Bogotá

Una nueva medición del Índice de Transparencia de Bogotá reportó mejoras.

Edificio Liévano

Bogotá obtuvo en el último año 77,7 puntos, frente a los 68,7 de 2016-2017.

Foto:

Claudia Rubio / Archivo EL TIEMPO

Por: Bogotá
15 de diciembre 2019 , 09:04 p.m.

El panorama de riesgos de corrupción en Bogotá ha mejorado. Al menos así lo demuestran los indicadores reportados en el Índice de Transparencia de Bogotá (ITB) 2018-2019 con respecto a los de los años 2016-2017.

Las cifras indican que, entre la anterior medición y la más reciente, hubo una mejora de nueve puntos en el promedio de calificación. En una escala de 0 a 100 (donde 0 es el mayor riesgo de corrupción y 100, el riesgo bajo), Bogotá obtuvo en el último año 77,7 puntos, frente a los 68,7 de 2016-2017.

Y no solo se trata de una mejora de promedio, sino de una reubicación positiva en niveles. Cuando se hizo la primera medición, un 59 % de entidades estaban ubicadas en riesgo medio; hoy son apenas el 19%. Además, en la actualidad, ninguna quedó clasificada en riesgo alto.

Para Andrés Hernández, director ejecutivo de Transparencia por Colombia, una de las entidades al frente del ITB, el resultado responde a avances en los componentes evaluados: visibilidad, institucionalidad y control y sanción.

“Hay crecimiento en la divulgación de información de gestión administrativa y de planeación. También hubo un aumento en control institucional y material disponible con información de rendición de cuentas. Destacamos que hay ejercicios juiciosos en entidades que manejan altos niveles de presupuesto, como las secretarías de Integración Social, Salud y Educación. Ellos reportan niveles moderados de riesgo de corrupción, por ejemplo”, dijo Hernández.

Por lo demás, el informe destaca que, en el último año, 10 entidades definieron una política institucional de lucha contra la corrupción de largo plazo, se optimizaron los lineamientos de contratación, hay mejor contenido en los informes de gestión y mejores estrategias de divulgación en la rendición de cuentas ante la ciudadanía.

“Es una buena noticia para Bogotá. La capital está llamada a tener un desempeño muy eficiente en el tema de gestión de riesgos de corrupción, porque tiene toda la capacidad para avanzar en esa materia”, agregó Hernández.

De hecho, en las últimas semanas se aprobó la Política Pública Distrital de Transparencia, Integridad y no Tolerancia con la Corrupción, una herramienta de planeación que permitirá a las entidades fortalecer sus estrategias para disminuir prácticas corruptas.

Vale reconocer que los resultados positivos del ITB (extraídos de data real de 36 entidades evaluadas) se suman a una mejor percepción ciudadana frente a la lucha contra la corrupción en Bogotá. Según la Encuesta de Percepción Ciudadana 2019 de Bogotá Cómo Vamos, para 2017, 51 % de los ciudadanos sentían que la corrupción había aumentado; para 2019, esa idea bajó al 39 %. Es decir, hubo una baja de nueve puntos, que coincide con la mejora del ITB reportada esta semana.

Aunque, claro, no se puede desconocer que, para 2019, 44 % de los ciudadanos consideran que la corrupción sigue igual y apenas un 16 % perciben que ha disminuido.

Las tareas pendientes

No obstante los avances generales, el informe del ITB sí detectó fallas que persisten y exigen a las entidades a hacer un mayor esfuerzo.

Uno de los retos más destacables, que está pendiente desde la medición 2016-2017, es la apertura de datos como garantía de control social a las instituciones. A la fecha, solo ocho entidades tienen un lineamiento para cumplirlo.

“Los datos cada vez toman más relevancia para ejercicios no solo de seguimiento y control, sino para fortalecer ese diálogo ciudadanos-entidades. Esperaríamos que esta fuera una de las tareas que pudiera recoger la próxima administración”, dijo Hernández.

La corrupción la tiene fácil cuando hay secreto y exceso de discrecionalidad. Si en las entidades públicas hay debilidades, los corruptos ganan

Otros participantes del estudio coincidieron en que, en la era de la información, mantener los datos fuera del alcance de la ciudadanía y las entidades de control es un riesgo serio para la transparencia.

“La corrupción la tiene fácil cuando hay secreto y exceso de discrecionalidad. Si en las entidades públicas hay debilidades, los corruptos ganan. Por eso queremos prevención: la corrupción sí ha pasado en Bogotá y esperamos que no se repita”, manifestó Marcela Restrepo, directora de Gestión del Conocimiento de Transparencia por Colombia.

Otro punto de alerta tiene que ver con los contratistas. El 68 % del talento humano del Distrito funciona bajo este modelo, “lo que representa una alerta frente a los principios de objetividad y libre competencia en los procesos de selección”, dice el informe. También recomienda fortalecer la selección por meritocracia.

Asimismo, quedan pendientes fortalecer los canales de denuncia y la protección al reportante (con la custodia de datos, por ejemplo). El ITB indica que estas acciones apenas alcanzaron una calificación de 22 puntos, lo que indica que hay un riesgo de corrupción muy alto por cuenta de falta de garantías y facilidades para el control ciudadano.

Finalmente, la alianza del ITB, integrada por Transparencia por Colombia, la Veeduría Distrital, ProBogotá y la Cámara de Comercio de Bogotá, afirmó que trabaja para que en próximas ediciones se incluyan empresas (como TransMilenio y Metro), alcaldías locales y fondos de desarrollo local para lograr lecturas complementarias.

Retos de la administración 2020-2023

A partir de las observaciones del ITB, la Veeduría Distrital hizo un llamado a la próxima alcaldía para mantener y mejorar la gestión de riesgos a través de cuatro puntos:

1. Cumplimiento de la propuesta de gobierno abierto para Bogotá: está contenido en el programa de Claudia López y promete una política de datos abiertos en entidades públicas, una plataforma virtual de control ciudadano, promoción de veedurías ciudadanas y ofertas de facilidad para denunciar. Lea aquí (en la página 56) la propuesta de gobierno de Claudia López. 

2. Gestión del talento humano:
procurando que en los seis primeros meses se definan lineamientos para seleccionar personal por meritocracia.

3. Gestión contractual: mejorando la publicación en Secop y la supervisión de contratos.

4. Integridad:
como eje transversal de la estrategia.

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.