Secciones
Síguenos en:
El desolador panorama de los humedales en Bogotá
Juan amarillo

1. Héctor Lorenzana observa la intervención del humedal Juan Amarillo. Se resiste a que reanuden obras.

Foto:

 Mauricio Moreno / CEET

El desolador panorama de los humedales en Bogotá

La pandemia jugó en contra de quienes luchan por proteger estos ecosistemas de las obras.

Defensores del humedal Juan Amarillo (Tibabuyes) llevan más de dos semanas acampando en el sitio para impedir el avance de las obras. El motivo: ven con preocupación que este ecosistema se deteriore hasta un punto irreversible.

El desasosiego se replica en los otros 14 humedales de la ciudad y en aquellos cuerpos de agua que aún no son reconocidos como tal. Bogotá alcanzó a tener 50.000 hectáreas de humedales, hoy queda menos del 1 por ciento.

(Además: ¿Resolución pone en jaque al Patio Taller del Metro?)

Para Jorge Escobar, director de la Fundación Humedales Bogotá, las últimas administraciones han invertido las prioridades en el modelo de intervención de los humedales.

“Lo primordial es garantizarles agua limpia, un caudal ecológico de buena calidad, natural o artificial. Muchos humedales hoy dependen de las aguas residuales o aguas lluvia. Un vez saneada la calidad del líquido sí se podría pensar en obras de infraestructura”, afirma.

Dice que con la llegada de Claudia López se tenía la expectativa de reversar irregularidades en la política de humedales de la alcaldía anterior, pero hasta ahora “no solo se ha visto incumplimiento de lo pactado en la Mesa Distrital de Humedales, sino de los compromisos que hizo en campaña”.

El biólogo Byron Calvachi, quien trabajó para la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (Eaab), dice que el problema radica en que el Distrito vio las rondas hidráulicas de estos ecosistemas como zonas aprovechables.

“En la norma del Distrito se habla de que la ronda hidráulica y la Zona de Manejo y Preservación Ambiental (ZMPA) es de hasta 30 metros y con ese ‘hasta’ se han urbanizado las rondas de muchos cuerpos de agua. (...) En realidad, lo que debería determinar la ronda hidráulica es la geomorfología”,
asegura.

Para él, la recuperación de los humedales sería más económica que las “multimillonarias cifras invertidas en cemento”. En 2019, la Eaab indicó que 107.494 millones de pesos serían destinados a megaobras tan solo en Juan Amarillo, Jaboque y Córdoba. Falta añadir el costo de las intervenciones del IDU e IDRD, involucradas en proyectos de estos y otros humedales.

Humedal Juan Amarillo
Juan amarillo

1. Héctor Lorenzana observa la intervención del humedal Juan Amarillo. Se resiste a que reanuden obras.

Foto:

Foto: Mauricio Moreno / CEET.

Humedal Juan Amarillo

Quienes se oponen a las obras iniciaron su campamento en el humedal el paso 20 de noviembre. Algunos se encadenaron a la maquinaria. 

Foto:

Mauricio Moreno / CEET

Humedal Juan Amarillo

La Eaab afirma que hubo espacios de concertación con la comunidad. Por el contrario, a ambientalistas, indígenas y un sector de la población les preocupa el impacto ambiental de las obras.

Foto:

Mauricio Moreno / CEET

Las obras de la Eaab en este punto tienen un avance del 83 por ciento. Aun así, Héctor Lorenzana, miembro del cabildo muisca de Suba, se resiste a que las terminen.

(También: Así se planea la expansión de la red del metro de Bogotá hasta Suba)

“Existen muelles que conducen directamente al espejo del agua del humedal. Parece más una laguna artificial y algo pensado para canotaje”, dice. El sendero elevado de 1,2 km para conectar a Engativá y Suba debió ser entregado en 2019, pero un sector de la comunidad se ha opuesto.

Diego Herrera, presidente de la JAC de Nuevo Corinto, confirma que hubo socialización, como lo dice la Eaab, pero reconoce que no todos tienen claro el proyecto. “Si la obra no se hace se perjudica a cinco barrios que no tiene ningún sitio de esparcimiento”, expresa. Pide que haya diálogo.

La Eaab indica que las obras “no contemplan canotaje ni recreación activa dentro del límite legal del humedal”, pero sí “puntos de ingreso controlados y un mirador para el avistamiento de fauna y flora”. Senderos y ciclorrutas usarán tecnología alineada a los sistemas urbanos de drenaje sostenible. La empresa añade que ha corregido 533 de las 573 conexiones erradas en las redes pluviales y recolectado 415,1 toneladas de residuos sólidos y de construcción en el humedal.

La Secretaría de Ambiente emitió seis medidas preventivas de suspensión por incumplimiento de permisos en algunos puntos de la obra. No obstante, la entidad, al ser consultada por este diario, defiende su gestión: “Las obras que se adelantan en los humedales no hubieran sido autorizadas por la administración de Claudia López. La Secretaría está avanzado en los procesos sancionatorios”.

El Burrito
Humedal El Burrito

Humedal El Burrito

Foto:

Cortesía Alejandro Torres, Red Humedales de Bogotá

Humedal El Burrito

La comunidad a registrado el ingreso de maquinaria al predio El Burrito.

Foto:

Alejandro Torres, Red Humedales de Bogotá.

Humedal El Burrito

Búhos, patos, garzas y otros animales han sido fotografiados en este sector.

Foto:

Alejandro Torres, Red Humedales de Bogotá.

Humedal El Burrito

“El humedal La Vaca era un parqueadero y se recuperó (…) hoy El Burrito tiene siete vertimientos de aguas fecales. Debemos darle importancia a la conservación”: Alejandro Torres.

Foto:

Alejandro Torres, Red Humedales de Bogotá

Humedal El Burrito

La medida de protección contra este cuerpo de agua fue revocada en la administración de Enrique Peñalosa. 

Foto:

Alejandro Torres, Red Humedales de Bogotá.

Humedal El Burrito

Alberto Lozada vive al frente de El Burrito y ha constado el ingreso de la maquinaria de Marval durante la emergencia sanitaria, después de que le fuera otorgada la licencia de construcción.

Foto:

Cortesía, Alberto Lozada

En febrero, la comunidad se sintió aliviada porque la curaduría n.° 3 comunicó que la urbanizadora Marval desistió de la solicitud de licencia de construcción en El Burrito. Pero, llegó la cuarentena y la empresa logró la licencia. “Marval puso en un rinconcito la valla publicitaria. Como todos estábamos encerrados, nadie pudo darse cuenta a tiempo”, dice Alberto Lozada.

Él interpuso una tutela por violación al debido proceso, acceso a la información y participación. La acción fue fallada en su contra en primera y segunda instancia. El Burrito sigue sin conectarse con el humedal El Burro.

(Puede interesarle: Idu recupera 19 mil millones de pesos de contrato de losas de TM)

Para Alejandro Torres, quien ha luchado 20 años para que sea reconocido como humedal, la viabilidad de unión es total. “El humedal La Vaca era un parqueadero y se recuperó (…) hoy El Burrito tiene siete vertimientos de aguas fecales. Debemos darle importancia a la conservación”, expresa.

La Secretaría de Ambiente precisa que El Burrito es “un sistema de acumulación de agua superficial”, según soportes técnicos y, por ende, dice que no hay fundamento para imponerle nuevamente la medida de protección, retirada en la alcaldía de Peñalosa. Marval estaría dispuesta a ceder una parte del lote para la llegada de avifauna, pero manteniendo el carácter privado. El IDRD lo administraría; sin embargo, es tan solo una posibilidad.

Humedal El Salitre
Humedal el Salitre

La luz de la pista de BMX causa perturbación a los animales del humedal. Esta es la vista desde los apartamentos ubicados al otro lado.

Foto:

Cortesía Dilia Cortés

Humedal el Salitre

Sin luminarias de la pista de BMX. 

Foto:

Dilia Cortés

Humedal el Salitre pista BMX

En esta fotografía se observa lo cerca que están las luminarias del humedal.

Foto:

Alcaldia de Bogotá 2019, cortesía Dilia Cortés

Humedal el Salitre

El agua lluvia se concentra en sectores aledaños al humedal, cuando debería ser absorbida por este.

Foto:

Cortesía Dilia Cortés

El parque Salitre Mágico se expandirá en 19 hectáreas, otorgadas mediante una APP, amenazando a su vecino el humedal. Así lo denuncia Dilia Cortés, del CPL de Barrios Unidos, quien señala que la afectación comenzó con la tala de 486 árboles para construir una pista de BMX. Las colinas creadas para la práctica deportiva produjeron –afirma– secamiento del humedal y represamiento de aguas lluvias en sectores aledaños. Así mismo, en pandemia la caravana de autoconciertos es otro problema: “Los reflectores son poderosísimos y se escucha perfectamente desde los apartamentos, cómo será en el humedal”, dice.

Algunas aves no han vuelto por la perturbación y otros animales han sido hallados muertos.
El parque contempla crear más atracciones de impacto.

Siga leyendo:

Todo lo que debe saber sobre 'Bogotá 24 horas'

Capturan a concejal por caso del homicidio de alcalde de Sutatausa

Sophía Gómez
Redacción Bogotá
Twitter: @Sophi2G

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.