Los esposos que crearon una fundación tras muerte de su hijo de 6 años

Los esposos que crearon una fundación tras muerte de su hijo de 6 años

Un tumor cerebral acabó con la vida de Jerónimo en 2014. Ahora sus padres ayudan a otros niños.

Fundación Jerónimo Soy muy Feliz

Seis meses después de la muerte de Jerónimo, sus padres crearon su Fundación en su memoria.

Foto:

Cortesía Natalia Ortiz

Por: LUISA MERCADO
04 de enero 2019 , 12:51 p.m.

En un par de horas las vidas de Natalia y Alejandro cambiaron radicalmente. El 21 de enero de 2014 a Jerónimo, su hijo de seis años, le dio un fuerte dolor de cabeza que los hizo correr a urgencias del Hospital de la Misericordia (HOMI). Ese mismo día le diagnosticaron un tumor cerebral y les dijeron que ya no había nada que hacer, que su hijo iba a fallecer. Ante esta terrible noticia, los padres se derrumbaron, pero decidieron mantener viva su esperanza.

Natalia y Alejandro continuaron el proceso, intentaron hacer caso omiso a las predicciones de los médicos y batallaron junto a Jerónimo. Sin embargo, la familia atravesó momentos difíciles en el hospital, según cuenta Natalia. “Tu cambias de vida, ya no vives en tu casa sino en el hospital junto a tu hijo todo el tiempo, las rutinas cambian para toda la familia”.

Jerónimo pasó de tener una vida activa al aire libre a estar encerrado en su habitación durante largas horas y días, pues cualquier gripe podría ser mortal.

”Nosotros éramos del pensamiento de: para qué le vamos a comprar una tablet y un Xbox si tenemos el parque. Eso es lo que uno piensa cuando los niños están sanos, pero cuando él ingresó a hospitalizarse estábamos desesperados, necesitábamos comprar una tablet, era importante y desesperante no tener un aparato electrónico, el Internet y los videojuegos distraen un montón y ellos no se pueden quedar mirando para el techo porque los papás piensan que eso no es conveniente. Cuando un niño está sano tu lo educas diferente y cuando está enfermito por algo tan complejo tienes que darle otro manejo, la tecnología es una aliada de un niño hospitalizado, sin Internet eso es tedioso y sin videojuegos peor”, cuenta Natalia.La lucha de esta familia culminó cuatro meses después del diagnóstico: el 14 de abril de 2014, ese día Jerónimo cerró sus ojos para siempre.

Tras este devastador hecho, Natalia y Alejandro recibieron propuestas de amigos para irse del país con buenas garantías y un futuro prometedor para su hija Antonia, de ocho años. “Cuando murió Jerónimo analicé: bueno, qué voy a hacer, retomo mi vida antigua y me olvido de todo o hago algo de lo que aprendí que pueda servirle a los demás, y la respuesta fue la segunda opción, entonces empezamos a investigar qué fundación y orientación íbamos a tener”, cuenta Natalia.

Qué voy a hacer, retomo mi vida antigua y me olvido de todo o hago algo de lo que aprendí que pueda servirle a los demás y la respuesta fue la segunda opción

Seis meses después, tras una ardua investigación, los esposos encontraron la fundación española Juegaterapia y pensaron que ese exitoso modelo europeo podría funcionar en Colombia. Fue así como dejaron de lado su profesión como publicistas y tomaron el riesgo de crear la Fundación Jerónimo soy muy feliz, dedicando el 100 por ciento de su tiempo a ello, sin garantías de tener un salario fijo ni el éxito asegurado.

Jerónimo soy muy feliz se encarga de crear experiencias y ambientes que favorezcan al bienestar emocional de los niños con cáncer durante su hospitalización y tratamiento. Para ello, tienen varios programas.

Comenzaron en el Hospital de la Misericordia, el mismo donde su hijo murió y que le abrió las puertas a la Fundación. Este es la cuna de sus ideas, el lugar donde las gestan y las hacen crecer.

El primer programa es de donación de consolas. Este surgió al ver la necesidad de Jerónimo de tener una. Sin embargo, el alto costo de estos equipos le impiden a muchas familias que están en tratamiento acceder a ello.

“Tomados de su mano (de Juegaterapia) empezamos a introducir el programa que ellos tienen de donación de videoconsolas como Wii, Xbox y PlayStation para acompañar las largas hospitalizaciones de los niños con cáncer”, explica su fundadora.

Juegaterapia dona las consolas a Jerónimo soy muy feliz y ellos se las dan a cuatro hospitales (Hospital Napoleón Franco, en Cartagena, Clínica la Costa, en Barranquilla, Universitario del Valle, en Cali, y la Misericordia, en Bogotá) quienes las instalan en las habitaciones donde los niños reciben el tratamiento. Este programa ha impactado a 1.200 niños en toda Colombia.

En HOMI “todo el centro de cáncer infantil tiene consolas, el niño que llegue ya tiene su videojuego, con la que tiene una ventana a la diversión y a conocer otros mundos”, explica la madre de Jerónimo.

Fundación Jerónimo Soy muy Feliz

Cada mes los niños y sus padres pueden divertirse con el 'happy spa' y cineterapia.

Foto:

Cortesía Natalia Ortiz

Además de este programa tienen otros que solo se ejecutan en la Misericordia como cineterapia, que se realiza una vez al mes. Este consiste en tomar una sala del hospital y transformarla en un cine temático.“La última película que vieron fue Lego Batman. Llevamos personajes reales de ese tema y decoramos todo por fuera”.

Uno de los programas que más disfrutan los niños y sus padres es el ‘happy Spa’ (spa de la felicidad, en español). “Los niños y las mamás están un tsunami de estrés con todo lo que les pasa en el hospital y este está pensado para brindarles un momento de relajación”, cuenta Ortiz. A las mamás les hacen masajes en la zona lumbar y cervical; además, las consienten, embellecen y las escuchan para que liberen sus emociones contando su historia. A los niños, les hacen una hidratación corporal y labial, y promueven la aceptación de su nueva apariencia física.

Natalia y Alejandro siempre están buscando tendencias e innovando. “Tenemos dos proyectos para el próximo año. Uno es fusionar la tecnología con actividad física para beneficiar a los ‘chiquis’ que no se van a poder mover de su cama por su condición física y el otro es un proyecto educativo con el que pretendemos que la gente conozca y se informe de los síntomas y signos de alerta del cáncer infantil para que corran urgente a los médicos profesionales, pues cuanto antes sea diagnosticado un chiquito, mucho mejor para él, es regalarle la oportunidad de curarse”.

Este último proyecto nace como una de las enseñanzas que le dejó la muerte de Jerónimo. “En el caso de Jerónimo había síntomas. Él tenía náuseas y reflujo y yo pensé que lo había heredado porque yo cuando chiquita también tenía. Otro síntoma que yo confundí fueron los dolores de cabeza frecuentes. Yo le decía que se bañara, le daba algo de tomar, acetaminofén y ya, si hubiera conocido esos síntomas y los hubiera tenido muy presentes hubiera dicho, ¡no!, hay que correr al médico ya”, dice Natalia.

Aunque los recursos no son suficientes para llevar todos los programas a los otros hospitales, Natalia y Alejandro sueñan con que algún día sea así. Por ello implementaron el programa de reciclaje de tapas plásticas. Van a colegios, barrios, empresas y les cuentan de qué se trata la Fundación para incentivarlos a que donen sus tapas; ellos las venden a empresas y el dinero que obtengan lo reinvierten en su labor social.

Estos cuatro años de trabajo en la Fundación no han sido fáciles para esta familia, han luchado y perdido algunas comodidades, sin embargo, este año fueron ganadores del premio Buena Energía del Grupo Energía Bogotá.

La pasión y el amor con el que Natalia habla de su trabajo se nota todo el tiempo, siempre lleva una sonrisa y recalca que toma con agradecimiento la partida de su hijo pues por ello hoy pueden beneficiar a muchos niños y familias.

¿Quiere donar o ser voluntario?

Conozca en www.jeronimosoymuyfeliz.org cómo puede hacerlo o escriba a luimer@eltiempo.com

LUISA MERCADO
Twitter: @LuisaMercadoD
ELTIEMPO.COM
#BdBogotá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.