Así es una clase con el profe que recorre el mundo vía Skype

Así es una clase con el profe que recorre el mundo vía Skype

Con su metodología, los estudiantes de un colegio en Kennedy han conocido más de 50 países.

AUTOPLAY
El 'profe' bogotano que desde Kennedy ha llevado a sus estudiantes a viajar por el mundoEl docente de 33 años creó una metodología con la que los jóvenes pueden interactuar con personas de distintas culturas y religiones.
Hernán López y su clase

EL TIEMPO

Por: Valeria Cuevas González
26 de julio 2019 , 07:30 p.m.

¿Su estado limita con el mar? -Sí; ¿Su estado está en el suroccidente? -Sí; ¿Su estado limita con el Mediterráneo? -Sí; ¿Su estado es Aydın? -No; ¿Su estado limita con Manisa? -Sí; ¿Su estado es Esmirna? -¡Sí, muy bien! Lo adivinaste...

Estaban frente del Mar Mediterráneo. Eran las 8:30 a.m. en Colombia y las 4:30 p.m. en Turquía. Se conectaron por Skype desde su salón de clase en el barrio Marsella en Bogotá con Alejandra Pastor, quien los esperaba desde el distrito de Konak, en la provincia de Esmirna, en Turquía.

Los veinte estudiantes de décimo grado habían llegado más temprano de lo habitual ese día; son de la jornada de la tarde. Su profesor de ciencias sociales les había dicho que tendrían una conexión con Turquía y por la gran diferencia horaria era necesario llegar en la mañana. Nadie de ellos faltó.

Alejandra estaba con su mamá. Los saludó al frente de la estación Konak del ferry y aprovechó el mapa en relieve de una pared para mostrarles cómo está distribuida la ciudad. Luego salió del lugar y dijo que tenía una sorpresa. Resultó a la orilla del Mar Mediterráneo, cuyas aguas golpeaban duro contra el muelle y eran del mismo azul del cielo. Varios turcos estaban allí sentados mirando el paisaje, un viernes de verano como cualquier otro en Konak.

Los alumnos estaban en su amplio salón con vista a los cerros de la capital colombiana. Está decorado con todas las banderas de los países a los que ya han ‘viajado’. Hay más de 50. Afuera sonaban los gritos de los niños en clase de educación física y los rebotes de los balones; en Esmirna, el ruido de las gaviotas.

Así comenzó la clase de ciencias sociales de Hernán López, su profe bogotano de 33 años que inventó una metodología con la que los ha llevado a viajar por el mundo entero a través de conexiones por Skype con personas de otras culturas y de contextos diferentes, un proyecto cuya magia es la interacción en tiempo real.

Ese día se habían conectado con Alejandra Pastor, una profesora de español que trabaja en el colegio privado Amerikan Collegiate Institute, ubicado en Esmirna, y quien busca que sus estudiantes -que son principalmente niños musulmanes, judíos y agnósticos- practiquen español, mientras que los colombianos desean interactuar con distintas culturas.

Los jóvenes estaban organizados en tres equipos, listos con las tabletas en sus manos en las que exploraban el mapa político de Turquía. Estaban en la primera parte de la clase: ‘Mistery Skype’, en la que uno por uno iba hacia la cámara y le hacía una pregunta a Alejandra para adivinar la ciudad turca en la que estaban por primera vez ese día.

Nada los desconcentraba de la pantalla, estaban esperando con ansias el ‘Viaje Virtual’, el momento en que se volverían los ojos y los pies de la profesora. De vez en cuando, les salían suspiros de asombro. Mientras más cosas ella les mostraba, más preguntas les surgían y perdían la timidez.

Cuando los estudiantes comienzan a conocer historias de otras personas, aprenden a cambiar

Ese es quizá el momento mágico por el que todos los docentes esperan: ver la cara de sorpresa y de asombro a los estudiantes y ser acorralados al final de la clase respondiendo preguntas. Eso han logrado las conexiones.

Durante una hora conocieron el centro de esta ciudad en la costa del Egeo. Visitaron la Plaza Konak, en la que vieron la Torre del Reloj, construida en 1901 y símbolo importante en Esmirna; también, entraron a una Mezquita, la cual nunca antes habían visto, y Alejandra aprovechó para enseñarles cuál es el protocolo fuera y dentro de este lugar de culto y mostrarles algunos símbolos religiosos del Islam. Hasta vieron cómo es el corte de la carne con la que preparan el plato típico dürüm y fueron a un local de especias en donde el dueño les explicó para qué sirven cada una de las infusiones de té.

Romper fronteras desde el aula

Hernán lleva seis años en su Colegio Marsella (IED) de la localidad de Kennedy y diez años como profesor. Él les cuenta la historia del mundo con ejemplos reales y cercanos a ellos. De hecho, encontró en el almacén del colegio las tabletas que había dado el programa del MinTIC Computadores Para Educar sin utilizar. ¡Y él sí que ha sabido sacarles provecho! Encontró aplicaciones, plataformas y páginas web que ha hecho esta clase, seguramente, su favorita.

Aunque la mayoría de ellos no ha montado nunca en avión, ni claramente salido del país, desde el suroccidente de Bogotá una pantalla se convirtió en su pasaporte para visitar lugares como Francia, Rusia, Argentina, India, Indonesia, África y Brasil.

En 2017, su profe ganó una beca del Ministerio de Educación para participar del ICT Training for Colombian Teachers-Corea, en Corea del Sur, un programa sobre tecnologías de la información y la comunicación aplicadas a la educación. Conoció a otro docente que conectaba a las aldeas aledañas a Seúl con su colegio para lograr un intercambio entre los alumnos.

De regreso a Colombia, el profesor colombiano descubrió en el Virtual Educa a la Comunidad de Educadores Microsoft, la sociedad que la compañía tecnológica creó para que docentes de todos los lugares del mundo se suscriban y desarrollen colaboraciones y proyectos conjuntos. No lo pensó más y fusionó estas experiencias creando ‘Aula Link, Escuelas sin Fronteras’.

Estos chicos tienen la fortuna de que su profe contacte para sus clases a otras personas para que ellos puedan entender mejor cómo funciona el mundo que no conocen. Cada vez que suena el llamado de Skype y abren la cámara del computador, ven niños africanos, musulmanes, indios, asiáticos. Rostros diferentes, lenguas que no entienden, pero adolescentes como ellos mismos.

De hecho, se han interesado por aprender mejor el inglés.

Voces inspiradoras

El contexto social en el que viven los ha hecho crecer con la idea de que sus posibilidades para el futuro son las mismas de sus padres y abuelos y no saldrán de ahí. Pero, su profe Hernán les enseñó que las oportunidades que tienen son igual -o incluso más enormes- que el planeta entero.

La empatía con los demás, más que las fórmulas matemáticas y las fechas de batallas, les van a quedar para toda la vida y les va a servir en cualquier campo en el que se desempeñen y en cualquier lugar en el que estén. “Las clases que generan empatía son aquellas que lo ponen a uno en la piel del otro e intentan que uno trate de pensar y sentir como el otro. Cuando los estudiantes comienzan a conocer historias de otras personas, aprenden a cambiar”, asegura el joven docente.

Una de las conexiones que más les impactó fue con un exalumno del colegio donde ellos estudian, que está haciendo un doctorado en neurociencia en Berlín. Él también vivió allí, tuvo las mismas condiciones sociales y económicas, pero logró viajar a Alemania con su perseverancia y constancia. Otro exalumno que está en China, como profesor de español, también les habló. De un tiempo para acá, han regresado del colegio a su casa con más incógnitas y anhelos en su corazón.

Hernán López y su clase

Hernán López se ha convertido en el profesor que todos sus estudiantes desearon tener.

Foto:

Cortesía Hernán López.

Han hablado hasta con periodistas y expertos, como cuando entrevistaron a un miembro de la organización Abuelas Primero de Mayo, quien les contó en veinte minutos la historia de cómo encontraron a algunos de los niños desaparecidos durante la última dictadura argentina.

“La educación tiene que estar conectada con el mundo real. No se pueden estar enseñando ciertas cosas que están en el currículo mientras otras están pasando en el mundo. Los profesores de humanidades deben responder a eso”, ha enfatizado Hernán, que se ha convertido en el profesor que todos quisieran tener.

Así como han viajado por el mundo, los alumnos esperan recorrer su país. Ya han traído el mundo a sus pies, qué tal si pueden comenzar a indagar por sus raíces. Esa es una de las deudas de Hernán con ellos.

Diez de los alumnos de Hernán López ahora tienen un sueño: poder hacer un intercambio a Francia tal y como una ONG de ese país le dijo al profesor en un reciente viaje a París. Es un proyecto que puede ser una realidad y un comienzo para impulsar en Colombia una educación sin fronteras.

VALERIA CUEVAS GONZÁLEZ
ELTIEMPO.COM
Twitter: @Olarevuccello

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.