'Yo no sé si mi mamá está viva, hace 40 años no la veo'

'Yo no sé si mi mamá está viva, hace 40 años no la veo'

El drama de Henry comenzó hace 20 años cuando un borracho lo atropelló y perdió su pierna. Crónica.

AUTOPLAY
'Pedaleo con una pierna por culpa de un borracho''Pedaleo con una pierna por culpa de un borracho'
‘Pedaleo con una pierna por culpa de un borracho’

Hugo Parra. El Tiempo

Por: Hugo Parra Gómez
30 de septiembre 2019 , 06:33 p.m.

Cuando se viaja en bicicleta y se hace reportería por la ciudad son tantas las cosas que se descubren en el camino. Otros ya las han visto, de seguro, y las han contado a su manera, supongo, pero hay historias que conmueven, que conduelen. Y que se repiten. Esta es una de ellas.

Él se llama Henry Moreno Carrillo, tiene 65 años, vive en el sur, en el barrio Tunjuelito, me cuenta. Recicla papel, cartón, plástico, archivo y todo lo que se pueda reutilizar. Se gana 250 pesos por cada kilo que lleva a las bodegas de materiales.

Iba subiendo por la calle 57 con carrera 22 pegadito al andén, y yo bajaba por el carril exclusivo de la ciclorruta hacia el occidente, con rumbo al periódico EL TIEMPO como alma que lleva el viento.

En realidad pensaba en la nota que iba a escribir, en la foto, en las llamadas que tenía que hacer, cuando por alguna razón que aún no me explico lo vi de reflejo y algo me obligó a detenerme y dar la vuelta. Algo que después me rompió el corazón, lo confieso.

Me fui detrás de ese triciclo que llevaba una caja desbaratada de un televisor de ultradefinición de 65 pulgadas acuñadas con un par de muletas y unas cuantas bolsas negras colgadas a los lados. Me imaginaba ya al dueño de ese aparato y a sus hijos sentados en una gran sala de teatro en casa disfrutando de las mejores películas o videos en esa calidad de pantalla.

Me acerqué por un lado, lo saludé y se quedó mirándome con unos ojos tristes. Luego entendí: este hombre fue atropellado hace 20 años en la avenida Caracas con calle 67 por un borracho que lo embistió cuando empujaba su carro esferado en el que también reciclaba. El golpe fue tan fuerte que perdió su pierna derecha.

“Llevo 20 años así, dando pedal con una sola pierna, desde aquel día que los borrachos me atropellaron. Nunca supe quiénes fueron. Ese día se acabó todo y ellos se volaron”, me cuenta.

Llevo 20 años así, dando pedal con una sola pierna, desde aquel día que los borrachos me atropellaron

“Es admirable este señor”, dice Nora Padilla, la líder de la Asociación de Recicladores de Bogotá (ARB).

Se calcula que cada mes, la ciudad recicla más de 50.000 toneladas de materiales, de las cuales Henry aporta su grano de arena.
Me dice que sale a las 5 de la mañana en muletas de su casa, por los lados del barrio San Francisco, baja al parqueadero donde guarda su triciclo y toma rumbo por la troncal Caracas.

Al golpe, como dicen los abuelos, este hombre va recolectando todo lo que le pueda dar el sustento. Dura dos días dando pedal, llega hasta la calle 122, recorre Chapinero y regresa por entre las calles hasta salir al barrio Galerías, cerca de la 57. Y llega a su casa, al otro día, a eso de las 6 o 7 de la noche, sube en muletas y a veces logra los 10.000 pesos, otras, 30.000 o 40.000 pesos, por su situación.

–Aquí donde me ve no he desayunado –me dice este hombre, que lleva 40 años como reciclador de oficio en Bogotá.

Pedalea y recicla con una pierna por culpa de un borracho

A henry lo encuentran pro lo general sobre la calle 57 con carrera 17, al lado del teatro Santa Fe en el sector de Galerías.

Foto:

Hugo Parra. El Tiempo

–¿Cuál es su sueño?

Entonces los recuerdos se le vienen a la cabeza y se pregunta si su mamá aún vivirá, qué será de la vida de sus hermanos, de su familia. No ha podido dejar atrás el accidente que le quitó parte de su movilidad.

Tampoco deja de reconocer las manos amigas que lo han socorrido en momentos difíciles, como la que le regaló el triciclo, la fundación que le donó la prótesis que nunca le enseñaron a manejar o los vigilantes de la calle 57 con carrera 17 que le brindan un café o un pan por las mañanas cuando llega con la carga a separarla en ese sector, cerca del teatro Santa Fe de la 57.

Hace sumas, sabe que el precio del material es bajo. A 250 pesos el kilo de cartón, chatarra y plástico, en promedio. Voltea su rostro, limpia las lágrimas que brotan de sus ojos claros, se acomoda su gorra y se alista a pedalear de nuevo.

En realidad, se ve desalentado. Cuenta que le llegan 120.000 pesos mensuales como subsidio por ser una persona en situación de discapacidad. Dura dos días en ir y regresar a la casa, recogiendo material y rebuscándose los pesos. A veces cuando llega están la facturas y debe pagar el mes de luz, agua y gas. 

No tiene hijos, me cuenta. Vive con su mujer “en una marañita no más grande que ese portón”, señala.

–Qué sueña –le insisto.

–Quiero dejar este trabajo, aprender a usar mi prótesis y llegar caminando a Cali, a visitar a mi familia. Hace 40 años que no los veo. No sé si mi mamá vive.

–Y si la gente le quiere ayudar, a qué número lo llaman.

– No tengo celular porque con esos minutos mejor me compro una panela.

HUGO PARRA
BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.