¿Cómo hizo Chile para reducir la velocidad en sus vías?

¿Cómo hizo Chile para reducir la velocidad en sus vías?

Paola Tapia, exministra de transporte de Chile, habló en Bogotá de la importancia de la medida. 

accidente

Una de las metas que busca el Distrito es bajar en un 15 por ciento el número de fatalidades en las vías en esta administración

Foto:

Carlos Ortega. EL TIEMPO

02 de octubre 2018 , 09:37 p.m.

Uno de los temas que más se ha discutido durante la Semana de la Seguridad Vial, que se celebra por estos días en Bogotá, es bajar el límite de velocidad para disminuir el número de fatalidades y accidentes de tránsito.

Esta medida ya fue aprobada en Chile y allá, gracias a la Ley de Convivencia Vial, se logró que este límite pasará de 60 kilómetros por hora a 50. Paola Tapia, exministra de Transporte y Telecomunicaciones de ese país, fue líder del proyecto y es una de las conferencistas invitadas a este evento que se realiza en la biblioteca Virgilio Barco, desde el pasado lunes.

Paola Tapia

Paola Tapia, exministra de Transporte y Telecomunicaciones de ese país.

Foto:

Archivo particular

Según Tapia, quien hoy es la directora de Red Futura de Ciudades, fueron alrededor de cinco años de trabajo para lograr poner de acuerdo al Gobierno Nacional y a los diferentes actores viales sobre la importancia de disminuir la velocidad. “Hoy, en Chile, no hablamos de seguridad vial sino de convivencia vial, porque creemos que los peatones, los ciclistas, los conductores de carros particulares y del transporte público deben aprender a convivir de una mejor forma. Todos hacemos parte de la vía”, aseguró.

Según la ley aprobada en Chile, no solo basta con el autocuidado, también se debe hacer un llamado a respetar el derecho de los demás a movilizarse con seguridad.

Hay que tener en cuenta que para llegar al consenso de bajar la velocidad, según Tapia, se tuvieron que realizar trabajos en los que fue muy importante la participación ciudadana. “Más de 100 organizaciones de la población civil impulsamos esta rebaja. Tuvimos un par de traspiés, pero logramos que a partir de agosto de este año, Chile tenga en todo el país una velocidad urbana de 50 kilómetros por hora”, aseguró la exministra.

Una de la metas de esta política es reducir hasta en 300 personas el número de fallecidos después de la implementación del proyecto (en el 2017 fallecieron 1.483).
“Lo más importante es salvar vidas con una medida que puede que no sea muy popular, pero que requiere del coraje y la valentía de las autoridades para hacerse cargo”, puntualizó la experta.

Para el caso de Bogotá, hay que decir que se ha hablado de implementar la medida en 30 corredores considerados críticos, como la avenida Boyacá, la carrera 68 y la autopista Norte, en los que a ciertas horas se excede el límite de 60 kilómetros por hora y es donde se registran más siniestros viales fatales. Tapia manifestó que ojalá se tome como ejemplo lo que se hizo en Chile, y Bogotá pueda sumarse a esa iniciativa.

Hay que tener en cuenta que el Distrito estaría preparando un decreto con el que se buscaría reducir el límite de velocidad en algunos corredores.

Lo más importante es salvar vidas con una medida que puede que no sea muy popular, pero que requiere del coraje y la valentía de las autoridades para hacerse cargo

Dentro de los detalles que llevan a que estas iniciativas prosperen y sean bien recibidas por los conductores está el explicarles los impactos que genera un accidente de tránsito a más de 60 kilómetros por hora. “A esa velocidad no se alcanza a reaccionar y la visual se acorta, por lo tanto el accidente es inminente”, describe Tapia.

Una de las recomendaciones que dio la exministra en caso de que Bogotá adopte esta política está el llamado a que participen grupo de usuarios de bicicleta, familiares de víctimas o fallecidos en accidentes de tránsito para que apoyen a las autoridades en esa iniciativas y así convertirlas en foco de interés social para que sean exitosas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la ley es necesaria, pero insuficiente. “Se requiere acompañamiento con buena señalización y fiscalización. El uso de dispositivos electrónicos para apoyar el control de excesos de velocidad es fundamental”, concluyó Tapia.

BOGOTÁ
John Cerón @CeronBastidas

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.