Habla el taxista que transportó un muerto sin saberlo

Habla el taxista que transportó un muerto sin saberlo

El conductor cuenta cómo fue la odisea que vivió la madrugada del lunes pasado.

AUTOPLAY
A taxista le habrían dejado un muerto en el carroDos hombres tomaron el servicio y simularon llevar a otro ebrio. Después se bajaron sin él.
Taxista

Néstor Gómez / EL TIEMPO

Por: Óscar Murillo Mojica
06 de febrero 2019 , 06:55 a.m.

El caso de un hombre muerto que fue abandonado por sus acompañantes luego de que tomaran un taxi en Chapinero para ir al sur de la ciudad, dio un giro respecto a las declaraciones dadas por la Policía en días anteriores. El conductor de este vehículo habló con EL TIEMPO y explicó cómo pasaron los hechos. 

El lunes a las 2 de la madrugada, Camilo Cárdenas buscaba una estación de servicio. El plan era tanquear su taxi y después irse para la casa tras una ardua jornada laboral.

Sin embargo, cuando se aproximaba a la calle 63 con avenida Caracas, en el sentido sur norte, una mujer le hizo señas para que se detuviera. Cárdenas lo hizo y la pasajera le indicó que fueran unas cuadras hacia el oriente.

Al llegar a un motel del sector, narra el taxista, su cliente le pidió que ingresara al parqueadero de ese establecimiento para recoger a unos amigos. Del lugar salieron tres hombres, uno de ellos cargado por sus acompañantes por estar en avanzado estado de embriaguez, según presumía Cárdenas.

“Yo les dije que los llevaba a donde quisieran, pero con la condición de que esa persona no se me fuera a vomitar en el carro”, contó el taxista, quien agregó que el supuesto borracho tenía puesto un buzo con capota.

En la parte trasera del taxi se ubicaron la mujer y uno de los hombres, quien rodeándole la cabeza con el brazo, ocultó el rostro del supuesto ebrio. “Cuando yo miraba por el retrovisor no le podía ver la cara a esa persona”, explicó el conductor.

Los tres pasajeros, los dos hombres y la mujer –que según el testimonio que el taxista le dio a EL TIEMPO tenía acento venezolano–, le pidieron que los llevara al barrio Restrepo. “En el camino le decían al borracho: ‘si ve, estuvo muy buena la fiesta pero se pasó. La próxima vez no tome tanto’ ”, recrea Cárdenas la actuación que hicieron en su vehículo.

Yo les dije que los llevaba a donde quisieran, pero con la condición de que esa persona no se me fuera a vomitar en el carro

Al llegar al Restrepo, los sujetos le dijeron que si los podía llevar hasta la localidad de Ciudad Bolívar, pero el conductor se opuso y pidió que le dijeran en dónde se iban a quedar. Sus clientes le pidieron entonces que los llevara hasta el sector del Olaya.

En la Caracas con calle 30 sur, las cuatro personas, incluido el aparente borracho, bajaron del vehículo. “Les dije que la carrera costaba 17.000 pesos, me dieron 20.000 y me dijeron que dejara así”, narró el conductor.

Estas personas caminaron hacia un callejón mientras el taxista hacía un retorno para tomar la Caracas hacia el norte. Cuando pasaba por el lugar en donde dejó a sus pasajeros, notó que la mujer y los dos sujetos salieron corriendo. “Yo me di cuenta (de) que algo había pasado con el tipo que iba tomado. Vi a dos patrulleras de tránsito de la Policía y les grité que fueran por esas tres personas, pero ellas no hicieron nada”.

Impactado por la escena, Cárdenas decidió ir en busca de algún policía. Se encontró con un retén más adelante y le dijo a un uniformado que pensaba que posiblemente había alguien herido en un callejón cercano.

Vi a dos patrulleras de tránsito de la Policía y les grité que fueran por esas tres personas, pero ellas no hicieron nada

“El policía informó por el radio y me dijo que tranquilo, que me fuera”, contó Camilo. Sin embargo, presentía que algo malo había ocurrido, así que decidió volver al lugar en donde supuso habían dejado tirado al hombre. Sin bajarse de su taxi recorrió el sector, hasta que, detrás de un contenedor de basura, en un pastizal, vio los tenis de alguien. Esa fue la confirmación de que su sospecha era cierta.

De nuevo salió en busca de la policía. Halló una patrulla motorizada y les dijo que lo siguieran, que él sabía dónde había un cuerpo. Los uniformados lo siguieron y, ya en el sitio, notaron que el hombre tenía dos disparos en el rostro.

“Me pidieron que lo lleváramos en el taxi, que quizá estaba vivo. Nos fuimos al policlínico del Olaya”. Sin embargo, al llegar a este centro médico explicaron que ya no tenía signos vitales. La víctima fue identificada como Cristian David Cárdenas Almanza, de aproximadamente 30 años.

El equipo especial de homicidios de la Sijín de la Policía de Bogotá está ahora tratando de esclarecer este crimen, caso en el cual el el taxista Camilo Cárdenas está vinculado como testigo clave.

El conductor señaló que teme por su seguridad y la de su familia. Además, que espera poder retirar este miércoles su vehículo después que lo sometieron a una juiciosa inspección y que aguarda ansioso la llamada de la Policía para ir a identificar a las personas que transportó sin saber que eran asesinos.

No obstante el relato del taxista, las unidades de inteligencia judicial todavía no descartan ninguna posibilidad, ya que incluso él es sospechoso de este asesinato que conmocionó la ciudad.

ÓSCAR MURILLO MOJICA@oscarmurillom

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.