Fue un milagro que no me haya pasado nada: operario del Sitp arrollado

Fue un milagro que no me haya pasado nada: operario del Sitp arrollado

Mauricio Gil Velásquez, el hombre que lo arrolló, fue dejado en libertad en la noche del jueves.

sitp

Instantes después de pararse al frente del campero que chocó al bus, Isaías Vargas fue embestido por Mauricio Gil Velásquez.

Foto:

Imagen: cuenta de twitter @oterojuan

Por: Óscar Murillo Mojica / EL TIEMPO
09 de agosto 2019 , 09:37 a.m.

Isaías Vargas, boyacense, de 39 años, conductor de buses del SITP desde hace cuatro, todavía no entiende cómo no sufrió heridas de gravedad después de que le pasaran un campero por encima.

A las 2:15 de la tarde del pasado miércoles 7 de agosto, cubría una ruta desde la calle 68 con carrera 68, y se dirigía hacia la vía a La Calera. Cuando transitaba por la carrera 7.ª con calle 82, en la localidad de Chapinero, sintió que un carro golpeó el bus en la parte delantera izquierda.

“Le pegó al bómper con esas llantotas que tiene ese carro, entonces me bajé a ver qué pasó, a mirar el golpe. El señor no se bajó, le dije: ‘Mire que le pegó al bus’, y él me respondió que me quitara, que me hiciera para un lado”, contó Isaías.

El operario del SITP sacó su celular para tomar una foto del incidente y en ese momento el conductor del campero, identificado como Mauricio Gil Velásquez, dio reversa y aceleró.

Sin embargo, como había trancón, no pudo avanzar mucho, entonces Isaías lo alcanzó y se paró al frente del carro para evitar que huyera, sin imaginarse que Gil se lo iba a pasar por encima.

“Le dije que cómo me iba a hacer eso, que a mí la empresa no me perdona nada, que si llegaba con ese golpe me lo cobraban. Veo que él no quiere responder y llamo a mi jefe –que es ahí en el video que se ve que estoy hablando–, cuando arranca el carro y me lo pasa por encima, que si no es porque la gente grita, mejor dicho, yo sentí que la llanta me llegó hasta la cintura”.

En ese momento, todo fue confusión, los testigos se abalanzaron sobre el conductor del campero para que no escapara, llegó la policía, una ambulancia y se llevaron a Isaías. Sin embargo, antes de que lo trasladaran a un centro asistencial, Mauricio se acercó por un momento a la persona a la que acababa de arrollar para ofrecerle dinero.

“Ya después de que vio el error se fue a menos, vio que el carro se lo llevaban para los patios y vio el problema y ahí sí fue a darme plata y a que conciliáramos. Me dijo que me llevaba a un hospital para que me miraran, que pagaba el daño del bus”, describió Isaías la única conversación que ha tenido desde entonces con su agresor.

En la clínica Marly le diagnosticaron un trauma en tejidos blandos y laceraciones en el tobillo izquierdo, en la rodilla derecha, codo izquierdo, trauma en hemitórax derecho entre las costillas 3 y 4. Después de que le atendieron sus heridas, la madrugada del jueves fue enviado a su casa con tres días de incapacidad.

“Yo, viendo ese video detenidamente, digo que gracias a Dios, es que de verdad fue un milagro que no me haya pasado nada, es un campero grande, modificado, con unas llantas muy grandes”, contó Isaías, quien agregó que en ningún momento se insultaron, que no hubo agresiones antes del ataque.

El jueves en la tarde, desde Medicina Legal, acompañado por su esposa y sus tres hijos, de 14, 12 y 10 años, explicó que iba a denunciar a Gil Velásquez por lesiones personales, y no por tentativa de homicidio, porque las autoridades, que lo visitaron en su casa, le dijeron que, por no haber tenido heridas de gravedad ni órganos vitales involucrados, no procedía ese delito.

Anoche, Gil Velásquez fue dejado en libertad. (Lea más aquí)

Dejan en libertad a hombre que atropelló a conductor del SITP
sitp

Vea el reporte sobre el momento en el cual dejan en libertad a Gil.

La intolerancia nos consume

La médica psiquiatra Daniela Cardona explicó que este tipo de actos los pueden cometer personas con rangos extremos de trastornos de personalidad.

“Son individuos que no tienen empatía con otros seres humanos y no son capaces de ponerse en los zapatos de los demás, a eso lo llamamos sociópatas o personas con trastornos de personalidad antisocial”, señaló la especialista.

Por otro lado, argumentó que nuestra sociedad ha visto cómo han aumentado este tipo de hechos. “Cada vez vivimos más en una sociedad intolerante, dirigida por la satisfacción de mis necesidades de una manera egoísta, donde me cuesta mucho pensar en el otro”, concluyó.

Por su parte, Rodrigo Córdoba, jefe del departamento de Psiquiatría de la Universidad del Rosario, sugiere que la actitud del agresor es mesiánica, “yo arraso sobre los otros. No soy yo y el mundo, sino que yo controlo el mundo. Si ese sujeto no es capaz de ver que entre él y el mundo hay unas diferencias, seguramente le está pasando algo grave y debería buscar ayuda”.

También explicó que esto es muestra de que como sociedad no nos estamos protegiendo y que el Estado no está castigando de manera ejemplar este tipo de acciones para que no se repitan.

ÓSCAR MURILLO MOJICA
Twitter: @oscarmurillom
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.