El hombre que hace siete años da chocolate y pan a habitantes de calle
EL TIEMPO Y BANCO DE BOGOTÁ
Lo bueno de Bogotá Banner interno

El hombre que hace siete años da chocolate y pan a habitantes de calle

Todos los miércoles, Andrés Bernal sale junto a un grupo de personas a dar comida por sonrisas.

Ciudadanos con buena Energía

Édgar Andrés Bernal, de 'Chocopan por una sonrisa'. Brinda chocolate y pan a personas de la localidad de Santa Fe.

Foto:

GEB

Por: Luisa Mercado
28 de diciembre 2018 , 05:11 p.m.

Son las 7 de la noche, hay luna llena y el frío corre por los huesos. Édgar Andrés se encuentra con su grupo de amigos. Ya tienen todo listo. Revisan que el chocolate y el pan estén en el camión, encienden motores y se dirigen al barrio La Favorita.

A pocos metros de la calle 17 con carrera 17 vislumbran a niños, ancianos y adultos que se acomodan para hacer la fila. El camión se detiene, esta será la primera parada de la noche en este miércoles. Los niños están emocionados, saludan a los organizadores y ellos empiezan a repartir la comida. Después de 25 minutos ya todos están satisfechos. 500 panes y 250 vasos de chocolate fue aproximadamente lo que dieron cerca de 20 personas. Los niños ya anhelan que llegue el próximo miércoles, pues cada quince días les entregan pizza, sándwich o tamal.

El camino no termina en La Favorita. La segunda parada es en el parque Oscar, barrio Santa Fe; la tercera también es en este barrio y la última es en la 19 con 13, en la Capuchina, alrededor de las 10:00 p.m. En este punto ya han entregado entre 1.000 y 1.500 vasos de chocolate y 2.000 o 3.000 panes, que se comieron aproximadamente 800 adultos y 300 niños.

A esto es lo que se dedica Édgar Andrés Bernal, un joven de Bogotá, hace más de siete años todos los miércoles: repartir chocolate y pan para ver la sonrisa de personas de bajos recursos, entre ellos, vendedores ambulantes y habitantes de la calle.

Y fue así, tras una sonrisa de un niño al recibir el chocolate, que surgió el nombre de la fundación Chocopan por una sonrisa, el 29 de febrero de 2011. Ese fue un día memorable para Andrés, a pesar de que él había ido seis meses a un grupo similar.

“Tomamos la iniciativa con un amigo que se llama Dayron y dije: ¡hey, ‘man’!, quiero hacer Chocopan, algo más organizado (que el otro grupo) y a mi manera. Y empezamos a conseguir las cosas, la estufa, las ollas, un pailón, una caneca, el triciclo; fuimos con 500 tamales, queso, pan y chocolate”, dice su fundador.

Las necesidades que Andrés y otros amigos veían en algunos barrios los unieron para trabajar por la comunidad a través de Chocopan.

El frío, los malos olores y el peligro no han sido impedimentos para que Andrés continúe con su pasión. “Para mi no fue duro, de pronto al principio si que me daban la mano y uno como que ¡uy!, pero solo una vez me robaron el espejo del carro”.

Conseguir recursos económicos no ha sido fácil. Los primeros cuatro años salían de donaciones de personas y comerciantes que los patrocinaban con queso, pan y mortadela. Sin embargo, hace tres años Pan Pa Yá les brinda los panes.

El mayor recuerdo de Andrés durante estas jornadas es María, una señora de 86 años que vivía en una pensión en La Favorita como una habitante de la calle. “La ponían a pedir plata y se repartían el dinero con el nieto. Algunas veces no podía movilizarse y nosotros le hicimos una jornada de aseo, le compramos una cama, un colchón ortopédico y una estufa. Hace poco falleció y eso marcó mi vida y la de muchos compañeros en Chocopan. Lloramos”.

Muchas veces creo que no he tenido ni para mí, pero créame que la comida para Chocopan cada ocho días llega, no falta

La madre de Andrés fue su gran inspiración. “Ella siempre ha trabajado con cosas así y ha tenido ese don de dar que no tiene todo el mundo, y yo creo que Dios me dio el privilegio de dar a las personas y ayudar. Muchas veces creo que no he tenido ni para mí, pero créame que la comida para Chocopan cada ocho días llega, no falta”.

Andés es una persona muy sensible, o así se describe a sí mismo. Es por ello que las situaciones difíciles de muchas personas con las que compartió lo llevaron a estar ocho meses en una clínica de reposo. “Comencé a sufrir episodios de bipolaridad. Me dejé afectar mucho por las emociones que vivía allá y lo fuerte que era llegar y pensar: oiga, nosotros estamos bien, yo pensé que era una persona de escasos recursos, pero cuando llegué al centro y ahí sí me di cuenta que yo soy afortunadísimo y dejé de quejarme tanto”.

Otra de las causas que lo llevaron a esta situación fue sentir que no había hecho nada en su vida. “Al principio pensaba que era ‘chimba’ estar ayudando a la gente, pero después pensé que no había hecho nada en mi vida. Pero un día hablando con mi mamita, me dijo: hijo, que no has hecho nada por tu vida, date cuenta de todo lo que tú haces allá”. Hace dos años salió del hospital y se ha dedicado a trabajar como independiente y alimentar a cientos de personas.

Andrés cuenta que recientemente su labor se ha complicado pues los policías a veces les prohíben realizar la jornada. “Nos están diciendo que es prohibido porque son muchachos y jóvenes quienes repartimos, y porque una vez intoxicaron a unos muchachos unas personas malintencionadas a unos habitantes de la calle en el caño de la sexta”. Sin embargo, rápidamente Andrés aclara que estas personas no eran de su grupo y que nunca ha ocurrido ningún caso así en Chocopan.

Andrés nació en Nueva Marsella, Bogotá. Se graduó en un colegio en Mosquera y luego trabajó como bodeguero en una empresa. Estudio un semestre de mercadeo en la Universidad Cooperativa de Colombia. Tras ello trabajó en una bodega en San Andresito de la 38 y actualmente es independiente.

¿Quiere ser voluntario?

Puede seguirlos a través de redes sociales: 
Facebook: Chocopan por una sonrisa


LUISA MERCADO
ELTIEMPO.COM
Twitter: @LuisaMercadoD

*Esta nota hace parte de una alianza de EL TIEMPO y el Banco de Bogotá para contar Lo bueno de Bogotá.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.