La historia de Bogotá vista a través de los ojos del cine

La historia de Bogotá vista a través de los ojos del cine

Una muestra del Museo de Bogotá reúne carteles, cintas y archivos que revelan la ciudad del pasado.

Cine

La muestra expone carteles preservados por el Fondo de Patrimonio Fílmico Colombiano. Esto es apenas una muestra del gran archivo de la historia del cine recuperada por esta entidad.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Por: Bogotá
03 de mayo 2019 , 08:38 p.m.

Cuando los bogotanos vieron la primera película en 1910, en el interior del Pabellón de las Máquinas del parque de la Independencia, supieron que nunca más se separarían del cine. Comenzó entonces una afición por proyectar historias de luz sobre sábanas y, luego, una obsesión por contar la historia de la ciudad a través del séptimo arte.

Casi 110 años de historia de cine en Bogotá le han dejado a la ciudad más de 116 largometrajes propios, alrededor de 160 salas y teatros distribuidos por toda la capital, 10 oficios tradicionales y representativos y miles de historias de espectadores y promotores de todas las clases sociales. Así lo evidencia la exposición ‘En torno al cine. Memorias bogotanas en la gran pantalla’, organizada por el Museo de Bogotá y la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano (FPFC).

En los dos pisos de la Casa Sámano, ubicada en el centro de la ciudad, y en cinco salas temáticas usted podrá ver carteles de las cintas más relevantes rodadas en la capital, una recopilación de 116 tráileres de películas y fragmentos de producciones como El drama del 15 de octubre (1915), el primer largometraje bogotano. Además, encontrará equipos originales de producción cinematográfica, archivos periodísticos, programaciones de cine de mediados del siglo XX, libretos, folletos de los clubes de cine y toda clase de objetos históricos.

Exposición cine

La muestra se exhibe en Casa Sámano (Carrera 4.ª n.° 10-18).

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Exposición cine

La muestra incluye carteles preservados por la Fundación de Patrimonio Fílmico Colombiano.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Exposición cine

Publicaciones y heraldos también son exhibidos. 

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Exposición cine

Las salas y teatros de cine fueron ubicados en un mapa que revela el cubrimiento del cine en la ciudad. 

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Exposición cine

El Museo de Bogotá incluirá proyecciones de cintas antiguos y actuales. Además, se harán cineclubes. 

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Exposición cine

Las cintas capitalinas construyen parte de la identidad de la ciudad. 

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Exposición cine

La cinemateca y su influencia en la forma de ver cine en la ciudad es otro de los temas que se aborda en la exposición. 

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

“El cine es un compendio de todas las artes que nos permite conocer las costumbres de una sociedad, su forma de ver el mundo y la configuración de su identidad. Así, los largometrajes, documentales y otras creaciones que mostramos en la exposición también son patrimonio de la ciudad y el país”, asegura Rito Torres, subdirector técnico de la FPFC y uno de los gestores de la muestra.

EL TIEMPO comparte algunos de los datos curiosos que usted puede encontrar en la exposición:

'Top' 10 del cine capitalino

Estas son algunas de las cintas bogotanas más importantes. Conozca otras más en esta galería

  • La fiesta del Corpus (1915)
  • Alma provinciana (1926)
  • Golpe de gracia (1944)
  • Raíces de piedra (1963)
  • Rapsodia en Bogotá (1963)
  • Chircales (1966-1971)
  • Los hijos del subdesarrollo (1975)
  • Carrera séptima, arteria de una nación (1975)
  • La guerra del centavo (1985)
  • La estrategia del caracol (1993)

Según Rito Torres, el cine capitalino tuvo una muy fuerte influencia, en sus primeros años, del extranjero, especialmente de Italia. “También la literatura determinó la estética y la puesta en escena de las historias por muchos años”, explica.
Después de los años 60 hubo una fuerte tendencia hacia el cine de tipo social.

“Muchos ciudadanos fueron a estudiar al exterior y, al regresar, venían marcados por el contexto. Relatar lo que vivía la comunidad se convirtió en una necesidad”, agrega Torres.

Por eso, en la segunda mitad del siglo XX estuvo marcado por documentales.
Aunque en el siglo pasado la producción capitalina estuvo algo opacada por la oleada del cine de México, en los últimos años la creación ha tenido un repunte considerable. Entre 2003 y 2012 se impulsó desde la legislación la generación de cortos y largometrajes.

Los oficios olvidados

Las características técnicas del cine y su proyección en el siglo pasado crearon una serie de empleos propios del séptimo arte. Aunque algunos se conservan, otros ya pasaron al olvido:

– Cartelista:
realizaba, a mano, los carteles de las películas.

– Motorista: transportaba, usualmente en una moto, los carretes de películas entre varias salas de cine de la ciudad.

– Trabajador para pegar carteles:
era un empleado que, con escalera y pegante, se encargaba de empapelar los muros de la ciudad con afiches de los estrenos.

Cine

Trabajador para pegar carteles. 

Foto:

Cortesía Museo de Bogotá

– Técnico: solía tener su taller en el centro de Bogotá, en el sector de la calle 23. Importaba repuestos de Alemania, Inglaterra y Estados Unidos, países que vendían los insumos de proyección y grabación.

– Proyeccionista: de acuerdo con investigaciones del museo, esta persona era “la encargada de poner la película en el proyector, ajustar la cinta, cambiar el bombillo y verificar el chorro de luz. Incluso podía contar con un asistente”. Este oficio ha desaparecido por los nuevos sistemas digitales.

Cines para cada ocasión

Las salas de exhibición de películas han tenido todo tipo de transformaciones en los últimos años. En un principio, albergaban también eventos de hockey, presentaciones de cine y hasta peleas de boxeo. De esta época es el legendario Gran Salón Olympia, de los hermanos Di Domenico, que desapareció en los 40.

Hacia los años 30 y 40 hubo imponentes ‘palacios del cine’ en la ciudad. El teatro Faenza, recuperado recientemente por la Universidad Central, es uno de los ejemplos de ese entonces. Las salas de cine solían estar especializadas en temáticas o géneros.
Solo hasta la llegada de los múltiplex, impulsados por Cine Colombia, se pudo encontrar todo tipo de cintas en un mismo lugar.

Cine

Teatro Metro de Teusaquillo.

Foto:

Cortesía Museo de Bogotá

Cine

Teatro Bogotá y Teatro Faenza. 

Foto:

Cortesía Museo de Bogotá

Cine

El Roxy. 

Foto:

Cortesía Museo de Bogotá

Cine

Uno de los multiplex de Cinecolombia. 

Foto:

Cortesía Museo de Bogotá

Y, en la segunda mitad del siglo XX, el cine comenzó a democratizarse en los barrios de la ciudad. El crecimiento urbano motivó a aficionados a instalar sus propios cine clubes en zonas del norte, el sur y el occidente.

Aunque hoy se conservan algunas de las antiguas edificaciones, muchas están en abandono. 

¿Sabía que...?

La primera cinta de hechos locales y reales se grabó el 17 de junio de 1915 y registraba el paso de unos niños a la salida de la catedral Primada en la fiesta del Corpus. Cinco meses después se proyectó la primera película ‘documental’: El drama del 15 de octubre.

– La primera película sonora llegó en agosto de 1929 y fue todo un acontecimiento.

– Inicialmente, las películas se proyectaban en una tela blanca dispuesta en la mitad de las salas de cine. Quienes tenían mayor poder económico la veían del lado ‘correcto’ y podían leer subtítulos sin ningún problema. La clase obrera, por el contrario, estaba del otro lado de la tela y veía todo al revés.

- En los primeros años de proyección, los cinemas repartían ‘heraldos’ o programas de mano que ofrecían información sobre los largometrajes, programas y horarios.

- El cine era una actividad de lujo entre los capitalinos. Según un relato de Germán Arciniegas en el libro Tiempos del Olympia: “Allá se iba de sobretodo, chaleco, sombrero, bufanda y algunos hasta con guantes”.

- El cine tuvo una fuerte vocación educativa durante la República Liberal. El Estado financió cintas de contenido político y educativo. Incluso, hubo una norma que las patrocinó: la Ley 9 de 1942.

– El cine proyectado en Bogotá fue una escuela de periodismo y escritura para Gabriel García Márquez. En su paso por El Espectador, escribió decenas de críticas de cine.

¿Dónde y cuándo?

La exposición estará abierta hasta el 9 de junio en la Casa Sámano del Museo de Bogotá (Carrera 4.ª n.° 10-18). Los jueves en la tarde habrá proyecciones y cine club. Consulte las actividades en la página web.

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.