¿Existen manadas de perros salvajes en Bogotá?

¿Existen manadas de perros salvajes en Bogotá?

Un experto de la Universidad Nacional analizó el ataque de un grupo de perros a un niño de Suba.

Perros salvajes

El ataque de una jauría a un niño en la ciudad le dejó múltiples heridas, algunas de gravedad.

Foto:

Andrés Felipe García Londoño / Fundación Bioethos

Por: Juan Camilo Hernández Meléndez
25 de junio 2019 , 11:44 p.m.

Hace dos semanas el Reportero Ciudadano de CityNoticias registró el caso de un menor de nueve años que fue atacado por una manada de perros en la localidad de Suba.

Según los familiares de la víctima, el niño se encontraba haciendo su rutina de calentamiento alrededor de una cancha de fútbol cuando la jauría lo atacó y lo arrastró hacia la calle.

El pequeño resultó con 150 heridas en todo su cuerpo y, afirma el padre del menor, que los caninos le hirieron especialmente los glúteos, las piernas, la cabeza y el pene; sin embargo, gracias a una vecina que pasaba por el lugar y lo auxilió, el ataque se detuvo.

Los vecinos denunciaron desde el pasado mes de diciembre que en el lugar hay una manada de perros. Jimmy Romero uno de los líderes de la comunidad, los calificó como ‘carnivoros y salvajes’, pero ¿es posible que existan jaurías que representen un peligro para las personas?

La miniserie documental de History Channel llamada ‘La tierra después de los humanos’, emitida entre 2009 y 2010, planteó la pregunta de qué pasaría con nuestros perros si un día las personas desaparecemos del planeta.

La hipótesis que allí se propuso fue la supervivencia de los perros callejeros, o al menos los más fuertes, y la organización de manadas que poco a poco regresarían a sus instintos salvajes. Los seres humanos no hemos desaparecido, pero sí existen en este momento perros que viven alejados de las personas.

El profesor Enrique Zerda, docente de la Universidad Nacional y biólogo experto en conducta animal ha investigado ampliamente esta clase de perros ‘salvajes’.

“Hemos clasificado tres tipos de perros que están libres: los callejeros, los semi ferales y los ferales. Estos últimos son perros que han roto totalmente el vínculo con los seres humanos y no necesitan de nosotros para sobrevivir”, asegura el profesor Zerda.

Perros salvajes

Probablemente los animales clasificados como ferales nacieron totalmente alejados del contacto humano.

Foto:

Andrés Felipe García Londoño / Fundación Bioethos

Feral proviene del vocablo latino ‘feralis’, que significa fiera, y aunque no se ha podido establecer qué tan parecidos son estos perros a los lobos en cuanto a estrategias de caza y organización jerárquica, sí está claro que son genéticamente idénticos, si se habla de los instintos de cacería.

Probablemente los animales clasificados como ferales nacieron totalmente alejados del contacto humano y conformaron grupos parecidos a los de los lobos en estado salvaje; sin embargo, estas manadas no viven dentro de las ciudades.

En Colombia, por ejemplo, se registró hace varios años la presencia de jaurías en el Parque Nacional Natural Chingaza, ubicado a poco más de una hora de Bogotá.

Según funcionarios del parque, los caninos atacaban a venados pero huían de los seres humanos.

De igual manera, el profesor Enrique Zerda estudió en el pasado la presencia de estos animales en el humedal La Conejera, ubicado en la localidad de Suba. Contrario a lo que se cree, no representan un peligro para la fauna silvestre de ecosistemas como los humedales, por lo que su presencia no amenaza las especies locales ni a las personas.

Entonces ¿por qué pudo producirse el ataque de estos perros al niño?

La mayoría de perros atacan dentro de lo que se llama ‘agresión defensiva’, es decir, que responden a una provocación previa o una situación de inminente amenaza para ellos. Es probable que estos animales hayan sido molestados antes y su defensa fue atacar, porque como afirma Zerda, “un perro, a menos que sea entrenado para ello, no ataca de primerazo”.

La presencia de una hembra embarazada o con crías muy pequeñas también es potencialmente amenazante para los caninos, y por ello pueden llegar a atacar.

El profesor Zerda afirma que en el caso del niño es posible que se tratara de perros semi ferales y que, ante los ladridos de los animales o simplemente su presencia, se haya asustado y su reacción fuera correr, “lo peor que uno puede hacer es salir corriendo, porque si se hace, uno se convierte en una presa y el instinto del perro es cazar”, aseguró.

Las manadas de estos perros existen en todo el mundo. La revista National Geographic publicó en 2003 un artículo titulado Facing feral dog-crisis, en este se explica la forma como campesinos y habitantes de los suburbios cercanos a ciudades como Los Ángeles, Nueva York y Pittsburgh enfrentan las manadas de perros ferales que cazan vacas, ovejas y cabras.

En el pasado se han observado manadas en humedales bogotanos como el Tibabuyes o el Juan Amarillo, donde fácilmente pueden organizarse para cazar roedores y otras especies pequeñas.

El Instituto de Protección y Bienestar Animal asegura que el equipo CES (Captura, Esteriliza y Suelta) ha hecho visitas de verificación en zonas como los cerros orientales, zonas rurales o los humedales de la ciudad para identificar el número de perros ferales que allí habitan. Sin embargo, no existe un número específico de estos animales.

Y para su control, el Instituto hace el diagnóstico de los reportes que llegan a la entidad, gestionando con las alcaldías locales, entidades distritales y la ciudadanía, las posibles soluciones a dicha problemática.

Posteriormente, se inicia la caracterización de los animales y la logística necesaria para lograr su captura, esterilización y finalmente, el seguimiento.

JUAN CAMILO HERNÁNDEZ MELÉNDEZ 

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.