La nueva estrategia para que el hurto no se quede sin castigo

La nueva estrategia para que el hurto no se quede sin castigo

Usarán información y pruebas para procesar a los atracadores por concierto para delinquir.

Hurto vehículos

Las autoridades se centrarán este año en tratar de reducir estos índices y que los responsables paguen por sus acciones.

Foto:

Policía de Bogotá

Por: Óscar Murillo Mojica
06 de enero 2019 , 04:57 p.m.

Entre enero y noviembre del 2018, en Bogotá se denunciaron 94.969 hurtos a personas, es decir, unos 10 casos cada hora, aproximadamente, de acuerdo con cifras de la Dijín de la Policía Nacional.

El propio fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, reconoció durante el foro ‘Seguridad ciudadana: retos y perspectivas’, realizado el pasado octubre, que, en año corrido, este delito está creciendo en 14,7 por ciento en Colombia.

La capital del país no es ajena a esta realidad y los esfuerzos de la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog), la Secretaría de Seguridad Distrital y la Fiscalía se centrarán este año en tratar de reducir estos índices y que los responsables paguen por sus acciones.

Según pudo conocer EL TIEMPO, una de las principales apuestas de la Mebog es contar –a través del mejoramiento de las capacidades de sus equipos de investigación, un trabajo articulado con la Secretaría de Seguridad y los fiscales y el uso de la información que se obtiene a través de la aplicación A Denunciar– con los elementos suficientes para procesar a los atracadores no por el delito de hurto, como se viene haciendo, sino por concierto para delinquir.

Un ejercicio similar se hizo cuando, en el 2008, el Congreso de la República agregó al Código Penal el artículo 169, que creó la figura de secuestro extorsivo para que de esta manera el ‘paseo millonario’ dejara de procesarse como un hurto agravado.

Según explicó Juan Carlos Ruiz, profesor de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, esa estrategia, aunque no acabó por completo con la ocurrencia de los ‘paseos millonarios’, sí los redujo significativamente.

“Si el hurto se considera como concierto para delinquir, la pena sería más abultada y el ladrón no saldría tan fácilmente de la cárcel. Considero que lo que se busca con esto es que permanezcan más tiempo en prisión y que de alguna manera el delincuente se disuada. Las medidas deben ser más drásticas con quienes reinciden continuamente”, sostuvo Ruiz.

Sin embargo, para lograr procesar a los asaltantes por concierto para delinquir, es necesario asociarlos con una estructura criminal. Según argumentó Andrés Nieto, experto en seguridad de la Universidad Central, para esto se requieren de intensas labores de investigación.

Para que se tipifique el concierto, se tiene que demostrar que es una estructura organizada, tiene que haber soportes sólidos, una investigación robusta y que haya capturas masivas para generar la desarticulación de esa banda delincuencial”, opinó Nieto. Lo que advierte este experto fue tenido en cuenta por las autoridades.

Según manifestó Jairo García, secretario de Seguridad, no basta con la flagrancia. “El concierto se vuelve más complejo de comprobar, tenemos que ser más expeditos en las investigaciones, identificar el comportamiento de estas personas, su relación con bandas criminales y asociarlo a la receptación”, dijo el funcionario. Para contar con todos estos insumos, recurrieron a las bondades de la aplicación A Denunciar, por medio de la cual la ciudadanía reporta los delitos de manera virtual y permite, entre otras, conocer con rapidez y precisión los antecedentes delictivos de un criminal y asociarlo con bandas delincuenciales.

Para que se tipifique el concierto, se tiene que demostrar que es una estructura organizada, tiene que haber soportes sólidos, una investigación robusta y que haya capturas masivas

“A través de A Denunciar identificamos actores criminales, y una vez identificados –por el modus operandi, por el lugar donde comenten los delitos o por las descripciones físicas que aportan los denunciantes– podemos verificar en bases de datos si esta persona ya fue conducida, si tiene cinco o 20 noticias criminales y si actúa sola o con una banda”, señalaron fuentes de la Mebog.

Después de reunir estos elementos y tener identificado un grupo de delincuentes en una zona en particular, el equipo de investigación de la Sijín de Bogotá inicia una segunda etapa, que consiste en labores técnicas: interceptación de líneas telefónicas, análisis de videos o seguimiento a personas.

Estos trabajos concluyen cuando se establece una empresa criminal con roles asignados, líneas de mando y hasta procesos de comercialización. Según explicaron en la Mebog, el hurto cederá en la ciudad solo con la desarticulación de estructuras dedicadas a este delito.

La Policía Metropolitana tiene proyectado para el 2019, y a través de esta estrategia, la desarticulación de 100 bandas dedicadas al hurto en diferentes modalidades en la capital del país.

Pese a los planteamientos, para el experto en estos temas Andrés Nieto, además de la desarticulación de estas empresas criminales, se tiene que destrabar el aparato judicial, de lo contrario, estos esfuerzos no tendrán los resultados esperados.

“Nos hace falta aumentar el número de fiscales y jueces, en Colombia hay 10 por cada 100.000 habitantes y el estándar internacional es de 65. No basta con tipificar diferente, hay que descongestionar el sistema judicial para que los procesos anden más rápido”, precisó.

El robo de celulares está bajando

El número de reportes de hurto de dispositivos móviles que los usuarios de las empresas de telefonía celular en la ciudad hicieron durante el 2018 se redujo en comparación con el 2017.

De acuerdo con las cifras que sobre esto presentó la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, el año que acaba de terminar cerró con 393.355 reportes, frente a 437.074 en el 2017.

Pese al descenso, la Administración Distrital todavía está lejos de cumplir lo que se proyectó en el Plan de Desarrollo Bogotá Mejor para Todos, que es reducir este número a 297.156 al término del periodo, que ya arrancó su último año.

Otro de los objetivos que se planteó esta alcaldía en materia de seguridad fue el de reducir al 15 por ciento el porcentaje de victimización de los ciudadanos, es decir, el número de personas que indica haber sido víctima de algún tipo de delito en el último año.

Aunque recibió este indicador en el 2015 en 21 por ciento, según la última encuesta que sobre esto publicó la Cámara de Comercio de Bogotá, el porcentaje está en 19 %, cuatro puntos por encima de la meta.

ÓSCAR MURILLO MOJICA
EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.