Indignación en Guasca por envenenamiento de perros en una vereda

Indignación en Guasca por envenenamiento de perros en una vereda

En San Isidro, zona rural del municipio, aseguran que cerca de 20 caninos resultaron muertos.

Indignación en Guasca por envenenamiento de perros en una vereda

Tony fue envenenado.

Foto:

Cortesía de los propietarios

Por: Bogotá
07 de agosto 2018 , 10:00 p.m.

Por un problema de convivencia con un vecino, cerca de 20 caninos habrían resultado envenenados en la vereda San Isidro, del municipio de Guasca, Cundinamarca, según señalan los residentes.

Uno de los casos fue el de Andrea*, una mujer que desde hace años recoge a perros callejeros que dejan abandonados, y que reciben una oportunidad de vida en su finca.
“Yo tengo varios caninos. Resulta que a un señor que vive en la vereda le apareció una cabra muerta y culpó a la mascota de otro de mis vecinos. Después de eso, cinco de mis perros terminaron envenenados. Eso pasó hace 15 días”, indicó Andrea.

Empecé a indagar y salieron mis vecinos a decir que también les había pasado lo mismo. Por los menos fueron unos 20 animalitos los que asesinaron

Según la ciudadana ella no fue la única afectada. “Empecé a indagar y salieron mis vecinos a decir que también les había pasado lo mismo. Por los menos fueron unos 20 animalitos los que asesinaron”, afirmó.

Tres de sus perritos fallecieron en su casa o en inmediaciones mientras que otros dos llegaron a su vivienda en un estado de salud deplorable. “Los trasladé a una veterinaria y allí les hicieron un lavado, pero lamentablemente no sobrevivieron”, relató.

David Quinche es el médico veterinario que atendió los casos de Andrea. Además de los caninos de ella, tuvo que atender en su consultorio a otros dos animales.

“Aquí llegaron con signos de envenenamiento. Dos de los que trajeron a consulta se pudieron salvar, porque el tóxico que les dieron tenía tratamiento, mientras que a los otros dos que murieron les dieron una sustancia que genera lesiones en el intestino”, explicó el veterinario.

“Yo solo atendí cuatro casos, pero los propietarios me contaron que algunos de sus perros murieron súbitamente, en sus fincas, porque al parecer los envenenaron en la noche”, recordó el experto.

Piden justicia

Jorge* tenía en su vivienda un golden retriever de un año y tres meses. “Era un cachorro que le gustaba andar por el campo. Al parecer, hace 15 días encontró una cabra muerta que pertenecía a un vecino y empezó a comerse su carne. El perro no tenía la capacidad de matarla, aún era pequeño y la cabra era grande”, señaló el hombre que vive allí hace cuatro años, y que asegura le dañaron su tranquilidad.

Él regresó en la noche con una perrita bóxer que tengo, pero estaba cochino, así que lo dejé por fuera. En la mañana no lo encontré, así que salí a buscarlo por la vereda. En la tarde, cuando volví, me habían dejado su cadáver al frente mi casa. A mi perrito lo mataron estrangulándolo”, relató.

Con estos antecedentes, Andrea y Jorge se acercaron a las autoridades, pero aseguran que no encontraron respaldo.

“Acudimos al inspector de Policía, nos dijo que debíamos poner la denuncia en la Fiscalía, pero prometió que enviaría una patrulla de Policía para que miraran qué fue lo que pasó. Ya pasaron 15 días y aquí los seguimos esperando”, indicó Andrea.

Isidoro Sánchez es el inspector que mencionan los ciudadanos y le señaló a EL TIEMPO que en su momento les explicó que debían hacer la denuncia penal ante la Fiscalía.

Ellos no vinieron a mi oficina, sino que yo estaba haciendo una visita en el campo y me abordaron para contarme. Yo les dije que debían poner la denuncia porque esto es un delito tipificado y se castiga por maltrato animal” reseñó el funcionario.

Al preguntársele por qué ninguna patrulla acudió al llamado de los ciudadanos, aseguró: “Yo le pedí que a la Policía que indagara pero no tengo conocimiento si fueron o no”, expresó.

La siguiente traba que encontraron los ciudadanos fue que los funcionarios que les iban a recibir la denuncia les pedían nombre completo, cédula, dirección y teléfono del señalado agresor. “Nos decían que si recibían la denuncia así, corríamos el riesgo de que la archivaran por no tener los datos completos”, afirmó Jorge.

“Yo me pregunto, uno cómo le va a decir a un señor que es capaz de hacerles esto a unos animalitos que me dé su número de cédula”, refutó Andrea.

‘No tenemos conocimiento’

Miguel Garavito es el alcalde del municipio y le indicó a este diario que hasta la fecha no ha sido informado del caso que se presentó en la vereda San Isidro.

“No nos ha llegado ningún registro formal ni verbal, así que si los ciudadanos tienen las pruebas, pueden enviarme una carta con la información”, dijo el mandatario.

Señaló que en este territorio se han adelantado campañas de sensibilización contra el maltrato animal y jornadas de esterilización para reducir la población canina y felina callejera.

“Teníamos como meta hacer dos jornadas por año, y este ya llevamos cuatro. Además, tenemos un refugio municipal donde albergamos a los caninos que no tienen hogar, los alimentamos y hacemos jornadas de adopción”, explicó.

Diana Ramírez, de la Fundación Huellas que Dejan Voces, hizo un llamado a los ciudadanos a denunciar estos casos de violencia, así como alertar a las autoridades cuando se encuentre comida en lugares públicos, pues asegura que en el municipio se han presentado varios casos de envenenamiento.

*Nombres cambiados por petición de las fuentes.

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.