‘Veo personas que ganan bien y están cómodas, pero no están felices’

‘Veo personas que ganan bien y están cómodas, pero no están felices’

Bisila Bokoko, ‘speaker’ y consultora, analiza aspectos de Bogotá y el país.

Personaje

Bisila Bokoko es CEO de BBES y ‘speaker’.

Foto:

Cámara de Comercio de Bogotá

Por: Bogotá
18 de diciembre 2018 , 04:15 p.m.

Bisila Bokoko se especializa en tender puentes entre culturas y empresas. Es negra, española y hace negocios entre África, Europa y Estados Unidos. En entrevista, esta ‘speaker’ y consultora analiza aspectos de Bogotá y el país. 

Ella fue la conferencista principal de la III Conferencia Internacional de Cultura Ciudadana Empresas con doble C: entendiendo el rol de las compañías como agentes culturales, organizada por Corpovisonarios y la Cámara de Comercio de Bogotá

¿Cuándo y cómo descubrió que su vocación era tender puentes entre culturas para hacer negocios?

Estudié derecho y ciencias económicas. Luego apliqué a una beca del Instituto Valenciano de Exportación (España) y llegué a un trabajo que era ayudar a los empresarios de Valencia a hacer negocios en Estados Unidos. Fue en el 2000, entendí que era lo que me gustaba, y me daba emoción ver la cara de felicidad del empresario cuando llegaba a un nuevo mercado. Luego ingresé a la Cámara de Comercio España- Estados Unidos y ahí empezó a haber puentes más amplios, porque ya era con los empresarios de toda España, y luego extendimos conexiones a Latinoamérica.

¿Y de ahí nace su emprendimiento BBES?

Sí. Decidimos trabajar no solo con empresas, sino también con personas, como pintores y diseñadores de moda, que tienen interés de mostrar sus productos en el exterior. Hacer esto me hace sentir parte de los sueños de mis clientes, ayudamos a que los cumplan.

Usted es negra, española de origen africano, ¿cómo vivió el hecho de ser diferente en España?

El haber sido una primera generación negra en España no fue fácil, mucho menos en la infancia, porque era la única negra en las escuelas, entonces no eran cómodo. Entendí, con el tiempo, que ser diferente era especial, y que podía utilizar esos aspectos para potenciarlos y generar alternativas para personas inmigrantes, que no deben estar excluidas. Decidí abrazar mi identidad, abrazar a África y España, y luego Estados Unidos.

Hacer esto me hace sentir parte de los sueños de mis clientes, ayudamos a que los cumplan.

Combina su emprendimiento con labores filantrópicas...

Estamos ubicados en Nueva York, con muchos clientes de España, que me han buscado. También en África tengo conexiones gracias a un proyecto solidario que realizo allá, en el que construimos bibliotecas; entonces empresarios con los que antes trabajaba se han interesado por mirar hacia África y ver que es un mercado futuro, dentro de la economía digital. Allá también he trabajado en empoderamiento de la mujer, lo mismo que en Latinoamérica.

Mi parte más social busca empoderar a las mujeres, pero siempre digo que también a los hombres; esto lo uno con los negocios, lo que ha facilitado que muchas personas nos compartan sus proyectos y se unan a trabajar con nosotros. Quiero decir que somos una empresa ‘boutique’, pequeña y muy diversa, con un equipo de personas de China, México, Puerto Rico, Francia, Congo y Nigeria, somos globales, con mentalidad abierta, flexible, tolerante.

migrantes

a experta sugiere incluir a los inmigrantes en la dinámica económica de Bogotá.

Foto:

Archivo

¿Y cómo funcionan con tantas nacionalidades?

Cada uno trabajamos desde donde vivimos, no creo mucho en las oficinas, creo que estar presente en la oficina no sirve; me gusta que mi equipo trabaje cómodo, algunos tienen hijos, quieren más tiempo con su familia, y yo quiero que sean felices, porque así trabajan mejor. Lo importante es fijar una serie de objetivos para responder a los clientes. La nueva economía les dice a las empresas que cuando tiene empleados felices a su empresa le irá mejor. Trabajamos así desde el 2015.

¿Qué decirles a quienes temen salir de sus zona de confort y dar el paso a la internacionalización?

Un gran miedo del ser humano es el cambio. Veo personas que ganan bien y están cómodos, pero no felices, porque sienten que tienen mucho más potencial. Les digo que detrás del miedo no hay nada, aunque pensemos que hay mucho. Enfoquémonos en los ‘por qué sí’, en vez de en los ‘por qué no’. Se trata de pensar desde lo positivo; el fracaso es parte del proceso y hay que aprender de él.

Entendí, con el tiempo, que ser diferente era especial, y que podía utilizar esos aspectos para potenciarlos y generar alternativas para personas inmigrantes, que no deben estar excluidas.

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

""
Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.