‘Las ‘smart cities’ no están en la agenda de las campañas políticas’

‘Las ‘smart cities’ no están en la agenda de las campañas políticas’

EL TIEMPO habló con el exalcalde de Santander, España, una urbe referente en ciudades inteligentes.

Santander

Así luce Santander, en España, una ciudad de más de 170.000 habitantes que es modelo en gestión y gobierno inteligente.

Foto:

iStock

Por: Ana Puentes
19 de septiembre 2019 , 10:26 p. m.

Santander es una ciudad española con cerebro y que siente desde el asfalto, literalmente. Allí, hay cientos de sensores enterrados en la calle o puestos en los contenedores de basura, en los faroles de alumbrado público y en los semáforos.

Con ellos se recopila información que permite a la alcaldía y a los ciudadanos tomar decisiones más precisas en tiempo real: los sensores en el cemento permiten saber si hay lugar para parquear el carro en la calle, los de los contenedores indican al carro de basura si hay suficiente material para recoger o si puede seguir de largo, y los de las luminarias bajan la intensidad de luz si no detectan a un transeúnte cerca.

(Le puede interesar: En Santiago: cinco curiosidades del metro más moderno de Latinoamérica)

Este es un ejemplo de ciudad inteligente que les apuesta a dos frentes: la infraestructura con el concepto de internet de las cosas y la calidad de vida de sus habitantes. Además, es un modelo hecho posible por el impulso que le dio uno de sus alcaldes, Íñigo de la Serna, entre 2007 y 2016, y el compromiso de la siguiente administración para continuar los proyectos.

EL TIEMPO habló con el ex-mandatario en el marco del Smart City Business Expo Colombia, que por primera vez se hizo en Bogotá, para conocer las aspectos esenciales del éxito de Santander, un referente en este tipo de urbes.

De acuerdo con De la Serna, para comenzar una “gestión inteligente” y luego ir escalando a “ciudad inteligente” es clave definir un perfil de la metrópoli que se quiere ser. “Si hay un plan estratégico y un modelo a largo plazo que cuente con un cierto consenso político, se evita que en cada nueva administración cambien las prioridades y la forma de entender el concepto. Por eso, todos los partidos y sectores tienen que estar en el diálogo”, afirmó el exalcalde.

En el caso de Bogotá, el experto ha identificado tres frentes de trabajo en los que ya hay un avance: “Están haciendo un muy buen esfuerzo. Se ve un en foque en medioambiente, movilidad y seguridad”, compartió, y señaló que se debe ser paciente en el desarrollo y en los resultados.

Íñigo de la Serna

Íñigo de la Serna, exalcalde de Santander (España).

Foto:

Cortesía

“Esto se trata de perseverar e insistir. Fue sencillo en Santander por ser una ciudad pequeña: si uno mejora una parte de la ciudad, el impacto se produce sobre prácticamente todo. Pero en Bogotá, que es tan grande, puede que las iniciativas no tengan resultados en todos los sectores o incluso en sus objetivos directos”, defendió, pero alertó sobre un fenómeno global.

“En España nos acercamos a elecciones y lamento ver que cuando llegan las campañas electorales la ciudad inteligente no es un tema de debate”, asegura, e indica que esto es un error. En últimas, el concepto de smart city es transversal a todos los temas de ciudad.

Creo que la política tiene que entender que la ciudad inteligente es el único camino hacia el desarrollo

En Santander lo trabajaron paso a paso. Hicieron diagnósticos, lograron la participación de ciudadanos, empresas privadas y entidades públicas y luego, de la mano de la multinacional japonesa NEC, crearon un sistema que integraba toda la información recibida a través de sensores, aplicaciones móviles y otras herramientas, y permitía a la ciudad reaccionar ante distintas situaciones. Actualmente están dando el siguiente salto: ser una ciudad de información abierta.

Esto da confianza a los ciudadanos y los anima a participar a través de apps móviles y a entregar información sobre su comportamiento en la ciudad. Así, Santander aprende de sí misma.

Una ciudad abierta también genera dinero. “Si yo tuviera una empresa que pudiera generar un modelo de negocio, me iría a donde me puedan entregar información. Cuanta más atracción haya a las empresas y al talento, la economía crecerá”, dice De la Serna, y por eso defiende que este debería ser un asunto clave en tiempos de elecciones locales y regionales, como el que atraviesa Colombia, desde sus capitales y municipios.

“Quien piense que una smart city no tiene nada que ver con los beneficios sociales no conoce las ciudades”, finaliza.

Las claves del éxito: en breve

Según De La Serna, el modelo de Santander se ha implementado satisfactoriamente porque:

  • La ciudadanía participa activamente del proyecto, aportando información de cómo se comporta en la ciudad.
  • Hubo voluntad política para implementar las estrategias. 
  • Las empresas le apostaron al proyecto. NEC desarrolló la plataforma integral de ciudad. 
  • Creó un ecosistema en el que aportan la alcaldía, la empresa privada, el ciudadano y las universidades. 
  • Hubo un perfil de ciudad claro desde un comienzo y se le dio continuidad, incluso, con el cambio de administración- 
  • ANA PUENTES
    EL TIEMPO

    Descarga la app El Tiempo

    Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

    CONOCE MÁS
    Sigue bajando para encontrar más contenido

    Llegaste al límite de contenidos del mes

    Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

    Si ya eres suscriptor del impreso

    actívate

    * COP $900 / mes durante los dos primeros meses

    Sabemos que te gusta estar siempre informado.

    Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

    • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
    • Comentar las noticias que te interesan.
    • Guardar tus artículos favoritos.

    Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.