Los dos profes de fútbol que quieren entrenar con el Arsenal

Los dos profes de fútbol que quieren entrenar con el Arsenal

Ocho preparadores participarán de la votación para entrenar con el Arsenal Football Development.

Entrenadores

Luis Alejandro Castañeda Vargas y Vivian Johanna Pirateque Garzón participan para poder entrenar con el Arsenal en Londres.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Por: Carol Malaver
05 de noviembre 2019 , 02:23 p.m.

Su amor por el fútbol va más allá de una afición deportiva. Luis Alejandro Castañeda Vargas y Vivian Johanna Pirateque Garzón dicen que la esférica es la representación misma de los valores familiares. Y no es para menos, sus historias lo comprueban, más hoy cuando están a un paso de ganarse un pase para aprender a ser mejores entrenadores con el Arsenal Football Club en Londres.

El primero, con 24 años, el menor de cuatro hermanos y administrador de empresas, cuenta que sus mayores referentes en la vida han sido sus padres, un ciego desde los siete años, y su madre, su mano derecha. “Mi papá es abogado y ella es quien le escribe las tutelas, los memorandos, la que lo apoya con toda la parte jurídica”.

Pero llegar a eso no fue fácil. Verlo salir adelante después de que a los siete años dejó de ver por culpa de una granada que le estalló por accidente en un ensayo de guerra militar es algo que, dice, lo ha hecho mejor ser humano. “A mi padre se le abrió el estómago y las esquirlas lo dejaron ciego para siempre, pero no incapaz”.

Esa tragedia marcó su familia, pero no solo por lo fatídico, sino porque sus abuelos y sus tíos de temple y algunos con experiencia militar obligaron a ese niño a entrar al Instituto Nacional para Ciegos, estudiar la primaria, leer braille, multiplicar, sumar, restar, ir a la normal y ganarse una beca para ir a la universidad hasta convertirse en abogado en la Gran Colombia, en conclusión, a saber que la discapacidad no es un impedimento para cumplir metas.

Y así, siguiendo el ejemplo de su padre, Luis Alejandro, no solo ya es administrador de empresas, sino que honra el invento de su padre: el balón sonoro, que representa la oportunidad para que los invidentes puedan hacer parte de un equipo de fútbol adaptándose a una cancha de hockey.

Ha trabajado desde niño en los equipos y clubes que su mentor creó. Creció en un mundo de ciegos y por eso hoy, en su adultez, no dudó en ocupar parte de su tiempo para entrenar promesas. “Hace cuatro años hago este voluntariado, no recibimos ningún tipo de pago, lo hacemos porque estas personitas merecen una oportunidad. Aquí se inculca pasión. Para mi familia el deporte es un valor, es respeto, es trabajo en equipo”.

En Inglaterra nació el fútbol convencional. Capacitarme con la mejor liga va a contribuir con este trabajo

¿Cómo se enseña fútbol a niños ciegos? Luis Alejandro dice que lo primero que les explica es el reconocimiento de la cancha, luego trabaja con ellos la parte física, los hace trotar y correr con seguridad, finalmente les explica cómo conducir el balón, y luego todo lo que se enseña en el fútbol convencional hasta que logran un nivel competitivo. “Yo manejo la categoría infantil, a los menores de 18 años. Lo más bonito es cuando uno se sienta a escucharlos en las concentraciones. Sus historias de vida son sorprendentes”.

Hay niños que han quedado ciegos porque su madre les dio un golpe en la cabeza, otros porque se tiraron a una piscina sin percatarse de su profundidad, otros a los que la enfermedad les quitó el sentido y la negligencia médica una oportunidad para mejorarse. “Hay un venezolano feliz. Su abuela nunca pensó que en Colombia sí encontrara una posibilidad para su nieto. Aquí se ve de todo, aunque suene contradictorio”.

Juan Gabriel, nacido en Funza, es uno de los goleadores. Tiene cáncer. Y Julián, a quien le dio un glaucoma ahora se le mide a grandes competencias, incluso fuera del país. Todo gracias al trabajo de Luis Alejandro, que no es solo de técnica sino de valores y autoestima.

Por todo eso quiere ganarse una oportunidad para aprender nuevas técnicas de entrenamiento con el Arsenal. “En Inglaterra nació el fútbol convencional. Capacitarme con la mejor liga va a contribuir con este trabajo. Detrás de un jugador de fútbol hay siempre un entrenador, un fisioterapeuta, un médico y hasta padres de familia”.

Pero no es el único entrenador en la puja por este sueño. También está Vivian Johanna Pirateque Garzón, una bogotana de 26 años que creció en el barrio Horacio Orjuelas, en San Cristóbal Sur. “De niña viví con mi mamá y con mis abuelos, y siempre, desde los cuatro años, me fascinó el fútbol a pesar de que a veces a ellos no les sonaba la idea”.

La pasión ganó gracias a la comprensión de su familia y a su entrenamiento en la escuela Jóvenes Amigos Mundialistas, donde estuvo hasta los doce años, y luego en fútbol Bacatá DC. Pero el clic llegó con el destino. “Un día, en grado once, un grupo de amigas me dijeron que por qué no las entrenaba para los intercursos. Dije que sí, y les fue tan bien que decidí que ese iba a ser mi futuro”.

Claro, una cosa son las ideas y otra, llevarlas a cabo. Su madre, secretaria, luchó y ahorró hasta sus últimos centavos para pagarle la carrera Cultura Física, Deporte y Recreación en la Universidad Santo Tomás. “Terminé todo con méritos, pero luego conseguir trabajo como entrenadora no es tan fácil”. Muchas escuelas le recibieron la hoja de vida, pero nunca la llamaron y otras de tajo le decían que no recibían mujeres.

Pero si hay puertas que se cierran, otras se abren. Gracias eso es entrenadora de fútbol desde hace seis años en la escuela Iguarán Fútbol Club, en la categoría sub-11. “Allá no solo logré manejar equipos, sino ascender. Trabajo con niños de 9, 10 y 11 años del sur de la ciudad y con otros con más posibilidades económicas, pero a todos se les mide con la misma vara, no hay distinción alguna”.

A ella han llegado, incluso, niños con problemas de hiperactividad. “Recuerdo mucho la preocupación de una mamá y luego su emoción cuando se dio cuenta de que su hijo comenzaba a mejorar”. También menores hijos de familias disfuncionales, o sin recursos para costear los gastos del deporte. Con todos ellos trabaja con amor, funcionan como una familia.

. Un club como el Arsenal tiene mucha historia. Sería una oportunidad de crecimiento único y un ejemplo para el fútbol femenino

“Un día teníamos un viaje con el equipo a Santa Marta, pero uno de los niños no tenía cómo costear los gastos. Uno de los papás pagó y no se imagina la felicidad de ese niño cuando conoció el mar. Eso se logra cuando uno no solo ve la importancia del desarrollo físico, sino del emocional”.

Hoy, la oportunidad con el Arsenal es quizás uno de los sueños más grandes de su vida. “Yo amo lo que hago. Un club como el Arsenal tiene mucha historia. Allá se inventó el fútbol. Sería una oportunidad de crecimiento único y un ejemplo para el fútbol femenino. Las mujeres podemos aportar mucho como entrenadoras. Tenemos las mismas condiciones”.

Hoy, estos dos profes de lujo quieren hacer realidad un sueño, conocer el Arsenal Football Club, ese que nació de un grupo de trabajadores de la fábrica de armamentos Dial Square en Woolwich, cuando el escocés David Danskin y Jack Humble decidieron formar un equipo de fútbol para romper la monotonía de la vida de la fábrica.

Desde aquel tiempo en que el equipo jugó su primer partido contra Eastern Wanderers en 1886, el Arsenal se ha convertido en uno de los clubes de fútbol más exitosos de Londres y uno de los nombres más famosos del fútbol moderno con millones de seguidores en todo el mundo. Ya se cumplen 133 años de existencia.

¿Para qué concursan?
Entrenadores de fútbol

Entrenadores Luis Alejandro Castañeda y Vivian Johanna Piratique Garzón.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Un panel de jueces del Arsenal y su socio oficial de transferencias de dinero en línea, WorldRemit, seleccionaron ocho entrenadores del programa Future Stars. Los preseleccionados competirán ahora a través de una votación pública por la oportunidad de asistir a un programa de entrenamiento con este equipo. Dicho programa busca celebrar el impacto positivo que tienen en las comunidades los entrenadores de fútbol juvenil, permitiendo que los niños y jóvenes desarrollen habilidades para la vida dentro y fuera de la cancha.

Este año, para su 2.ª edición, se recibieron más de 1.400 aplicaciones virtuales de toda África y el continente americano. De estas, un panel de jueces seleccionó a 20 semifinalistas, quienes recibieron camisetas del Arsenal para sus equipos. Este mismo panel seleccionó a los ocho finalistas, cuatro hombres y cuatro mujeres entre los que están los dos bogotanos de esta historia. Al final, un entrenador y una entrenadora serán escogidos por votación pública para viajar a Londres. La votación estará abierta hasta el 11 de noviembre en futurestars.worldremit.com.

Simon McManus, entrenador principal en el Arsenal Football Development dijo: “Trabajamos duro para promover una mayor diversidad en el fútbol y el impacto positivo que tiene el deporte en la vida de los jóvenes”.

CAROL MALAVER
SUBEDITORA DE BOGOTÁ
Correo: carmal@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.