Los secretos de la partería estarán en el Museo del Oro

Los secretos de la partería estarán en el Museo del Oro

El Museo del Oro exhibe las prácticas de las parteras del Pacífico Colombiano de ASOPARUPA.

parteras

La pañoleta blanca, el hilo y el polvo de la hormiga arriera, junto a la campana del pinar son algunos instrumentos del Baúl de la partera,  que lleva a la cita con la mamá.

Foto:

Abel Cárdenas

Por: Redacción Bogotá
16 de octubre 2019 , 09:36 p.m.

Hace tres años, esta técnica afrocolombiana fue declarada patrimonio inmaterial de la nación, y para celebrarlo la exposición ‘Partería’ estará en el Museo del Oro hasta el próximo domingo.

Un recorrido por el oficio milenario de la Asociación de Parteras Unidas del Pacífico (Asoparupa), la explicación de algunos de sus saberes y la muestra de sus herbarios e instrumentos estarán en la exposición ‘Partería, saber ancestral y práctica viva’, del Museo del Oro de Bogotá, hasta el próximo domingo 20 de octubre.

Con el acompañamiento de guías, desde las 3 de la tarde, los visitantes podrán saber más sobre una práctica que, contra lo que se cree, no ha desaparecido, y menos en el Pacífico colombiano, donde es tradición.

El proyecto para consolidar la exposición se creó en 2017, gracias al apoyo del curador Hugo Portela y de la antropóloga Carolina Portela, junto a Asoparupa, para inaugurar el centro cultural de Buenaventura. Y hoy, después de haber estado en ciudades como Pasto, Cali, Neiva y más recientemente en Santa Marta, esta exposición llega a Bogotá.

Hay que señalar que, en octubre de 2016, la partería afro del Pacífico colombiano fue declarada patrimonio inmaterial del país, y por eso ahora el Museo del Oro decide celebrar con la exhibición.

La muestra se encuentra en la sala de exposiciones temporales del Museo y ha propiciado un ambiente que combina música, herbarios con plantas utilizadas por las parteras, vídeos y distintos objetos de las colecciones arqueológicas que documentan la maternidad y el parto durante el transcurrir de la historia.

labor de las parteras

La partera consiente el vientre de la madre para que tanto ella como el bebé se sientan amados.

Foto:

Abel Cárdenas

La sala está dividida en tres partes para conocer sobre esta práctica tradicional.

En la primera división los visitantes pueden observar todo lo relacionado con la enseñanza del oficio, sus saberes y técnicas, las mismas que usualmente han sido heredadas de madre a hija o de abuela a nieta. La anciana es la partera tradicional y la aprendiz, la más pequeña, quien desde los 14 años aprende este saber; incluso, algunas niñas empiezan observando desde los 10 años.

Así mismo, Natalia Rodríguez, funcionaria del área de divulgación del museo, explicaba que “las parteras no solamente hacen acompañamiento a la madre, también al bebé le hablan directamente” y, a diferencia de la medicina occidental, ellas crean una relación horizontal en la que el cuidado no es únicamente durante el parto, sino que comprende un pasado, un presente y un futuro en la gestación.

Precisamente, en esta misma parte es posible entender que la partería afrocolombiana es un saber muy sensorial, tiene que ver con oler, tocar; con conversar, hablar y consentir a la otra persona.

Es decir, esta práctica ancestral es todo un proceso, y no solo de madre y bebé, las parteras, también llamadas curanderas y comadronas, se encargan de cuidar la salud de toda la familia. Se dedican a la niña o el niño desde su nacimiento hasta cuando entran en la etapa de la pubertad y se desarrollan. En las niñas cuidan de su salud sexual reproductiva y en los niños, sobre enfermedades que puedan contraer.

En las otras dos secciones están los saberes relacionados con el vientre de la mamá, los instrumentos utilizados por las parteras, las distintas hierbas y plantas que complementan sus prácticas, es decir, el baúl de la partera que la acompaña a los encuentros con la mujer. La pañoleta blanca, el hilo y el polvo de hormiga arriera son algunos de los objetos exhibidos. Estos son usados para hacer la ‘ombligada’, proceso que se efectúa después de cortar el cordón umbilical y ayuda a la cicatrización y a que el niño adquiera los poderes, vitaminas y propiedades del mineral vegetal o animal.

En el caso de la hormiga arriera, esta se utiliza para que el infante sea trabajador. Y así, cada insumo tiene propósitos diferentes.

Yifan, de la China, fue uno de los turistas que observaba sorprendido la exposición. “Es muy interesante conocer estos secretos, pues en China , que yo sepa, no existe esta práctica”.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.