El rostro de las fuertes heladas en la sabana de Bogotá

El rostro de las fuertes heladas en la sabana de Bogotá

Cultivos de papa, maíz y cilantro se han visto afectados por las bajas temperaturas registradas.

Heladas han afectado cultivos de maíz y papa en la sabana de Bogotá.

Heladas han afectado cultivos de maíz y papa en la sabana de Bogotá.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Por: María Paula Garzón 
11 de febrero 2020 , 12:09 a.m.

Tres días después de las bajísimas temperaturas (-0,5 grados centígrados) que se presentaron en la sabana de Bogotá, Miguel Acosta camina en medio de sus cultivos marchitos: la papa y el maíz, en los que durante dos meses y medio había invertido tanto, se encuentran en el piso. Las hojas que se tornan color café y amarillo son muestra de las consecuencias de las heladas que han azotado la región.

En sus manos se encuentra una mata de papa que arrancó para mostrar cómo estaba empezando a nacer el tubérculo y cómo su trabajo y el de más de 25 personas se perdió. Ahora solo queda barbechar esas hectáreas y empezar de cero.

Acosta es agricultor desde hace más de 30 años. Nació en Fosca, Cundinamarca, y desde ese entonces confiesa que lo único en lo que lo educaron sus padres fue en este oficio.

(Le puede interesar: Qué está pasando con el clima en la capital del país)

Sus cultivos están ubicados en la finca La Rivera, kilómetro 7 entre la vía que conduce de Suba a Cota. Acosta habla sobre lo impredecibles que pueden ser las heladas, pues siempre se esperan fuertes en enero, pero este año fueron muy leves en ese mes, lo que hizo que la semana pasada lo tomara por sorpresa y salieran afectados sus cultivos. Por ejemplo, el miércoles y el jueves la temperatura en el sector cayó a -0,3 y -0,5 grados en la madrugada, y subió en promedio a 23 en el día.

Los cultivos que en muchas ocasiones pueden verse estropeados por las altas temperaturas son más propensos a dañarse con las heladas que se han presentado.
El maíz, la papa, la lechuga, el cilantro y hasta las cebollas resultaron afectados por las bajas temperaturas, que “desde hace más de 11 años no se presentaban en estas magnitudes”.

heladas
Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Un cultivo de papa que se identifica por tener las hojas color verde, después de una helada estas comienzan a tornarse amarillas y luego se secan o se queman

El intenso frío, que empieza a la una de la madrugada, según Acosta, se extiende normalmente hasta las 5 a. m., que es el momento en el que empieza a subir la temperatura. Una hora después ya se pueden encontrar sectores cubiertos de “hielo negro” derritiéndose, que puede ser el más dañino para los cultivos, pues al desleírse deja las plantas totalmente marchitas.

“Un cultivo de papa que se identifica por tener las hojas color verde, después de una helada estas comienzan a tornarse amarillas y luego se secan o se queman”.
Mientras se limpia la tierra del cultivo de papa que tiene en las manos, asegura que si hubiera sido solo una helada, no habría pasado nada porque se hubiera podido recuperar con fertilizantes y riego, pero al ser tres seguidas hace imposible salvar un cultivo.

Con los riegos se consigue que la tierra mantenga el calor en las horas de la noche, cuando más daños sufren los cultivos. De las más de 100 hectáreas que están cultivadas entre hortalizas, papa y maíz, Acosta calcula que unas 40 se perdieron totalmente.

Los cultivos de maíz que ya se están pudriendo deben ser barbechados por las máquinas para poder volver a sembrar. Los terrenos, que no son suyos sino que están en alquiler, debe pagarlos cada semestre, al igual que los servicios, los cerca de 25 trabajadores y las semillas. Según sus cuentas, cerca de 200 millones de pesos son las pérdidas que acumula hasta este momento en los terrenos que tiene alquilados en tres fincas distintas.

heladas
Foto:

Archivo particular

Los únicos cultivos que se salvan son los de algunas hortalizas, como el brócoli, la coliflor y las remolachas, que permanecen intactas en medio de los sembradíos afectados por las intensas heladas.

(Vea también: Fotos: impresionantes heladas e incendios forestales en Cundinamarca)

Aparte del clima, este agricultor bogotano también se enfrenta a problemas como los bajos precios a los que le están comprando los productos. Asegura que los intermediarios se quedan con buena parte del dinero y muchas veces trabaja a pérdida. Hay temporadas del año en las que un paquete de 36 brócolis los intermediarios se lo pagan a 4.000 pesos, una docena de lechugas en 2.000 pesos y el perejil a 1.000 pesos.

Asegura que no ha recibido en este momento el apoyo de ninguna entidad gubernamental y que la única solución que encuentra para volver a sembrar es sacar préstamos en los bancos.

Acosta hace un llamado al Gobierno para que promueva ayudas para todos los agricultores de la sabana de Bogotá que están afectados en este momento –en Cundinamarca se estima que las heladas han perjudicado a 17.900 agricultores–, y campañas para que las personas de las ciudades

BOGOTÁ
EL TIEMPO
Twitter: @BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.