Secciones
Síguenos en:
El reto de Bogotá para ser sede de los Panamericanos 2027
Hoy, El Campín recibe a los equipos solos, sin hinchas, debido a la pandemia. En la serie documental se narran sus historias de silencio.

Hoy, El Campín recibe a los equipos solos, sin hinchas, debido a la pandemia. En la serie documental se narran sus historias de silencio.

Foto:

Diego Santacruz

El reto de Bogotá para ser sede de los Panamericanos 2027

Adecuación de escenarios deportivos e inversión urbana son las estrategias para obtener los juegos.

Cuando se piensa en los Juegos Panamericanos y Colombia, los nostálgicos recuerdan aquella edición de 1971 en la que Cali hizo historia albergando el certamen deportivo más importante de América, la única vez que se ha realizado en territorio nacional.

Se sabe la gran importancia y responsabilidad que conlleva organizar las justas deportivas, es la casa que ha visto a varias estrellas del deporte nacer o consolidarse en sus disciplinas, buscando la gloria y el orgullo de alzarse con una medalla de oro.

(Lea además:  Tome nota: las medidas que volverán a regir esta semana en Bogotá)

(Le puede interesar: Bogotá entregará incentivos económicos a escuelas deportivas)

Cada evento internacional que nosotros desarrollamos es una forma de demostrar que podemos hacer las cosas en la ciudad, es como si nos dieran puntajes adicionales.

Con estos antecedentes, Bogotá quiere volver a escribir una nueva historia para el territorio nacional y planea toda una estrategia para ganarse la sede de los Juegos Panamericanos de 2027 y sacarse la espina de la edición 2015, cuando perdió la puja de organizar el certamen contra Toronto (Canadá).

Adecuación de infraestructura deportiva, arreglos de mallas viales, desarrollo urbano, hotelería, turismo y gastronomía son algunas de las herramientas que el Distrito quiere fortalecer para ganarse la sede.

Cada evento internacional que nosotros desarrollamos es una forma de demostrar que podemos hacer las cosas en la ciudad, es como si nos dieran puntajes adicionales. Todo eso nos sirve para que vean que tenemos un nivel de organización adecuado para un evento de esta magnitud”, le dijo a EL TIEMPO Blanca Inés Durán, directora del IDRD.

Es por esta razón que el Distrito ha comenzado a invertir en la construcción de nuevos escenarios deportivos y la adecuación de algunos existentes, aunque Durán considere que están en buenas condiciones.

(Le puede interesar: La cuarentena más difícil / Voy y vuelvo)

Por ejemplo, se hará la construcción del nuevo Centro Deportivo en el parque Gibraltar, entre las localidades de Kennedy y Bosa al sur de la ciudad, cuya obra podría superar los 120.000 millones de pesos. Allí se hará un complejo de entrenamiento para deportes indoor, de combate y otros que requieran escenarios a puerta cerrada. Además, tendrá un velódromo de talla internacional que tiene una cuota inicial de 40.000 millones en recursos de regalías, con los cuales el IDRD espera completar toda la inversión. Sin contar que también se harán piscinas olímpicas en el complejo.

Otro de los escenarios propuestos para albergar los Panamericanos es el Parque Recreodeportivo El Salitre, que actualmente está en remodelación en algunas de sus áreas deportivas. Allí se destacan la pista de BMX al albergar el Mundial de dicho deporte, las pistas de atletismo, salto alto y largo, el Coliseo Salitre, y el velódromo Luis Carlos Galán Sarmiento, cuya remodelación costará cerca de 20.000 millones.

Entre los restantes escenarios para una posible sede del certamen están el Complejo Acuático Simón Bolívar, en la calle 63 con carrera 45; parque metropolitano El Tunal, al sur de Bogotá; y el complejo deportivo Cayetano Cañizares, de la localidad de Kennedy y al cual le harán una inversión de 40.000 millones de pesos para adecuarlo.

(También puede leer: Los parques públicos, una alternativa en tiempos de pandemia)

Por supuesto, el escenario deportivo más emblemático de la ciudad también será adecuado y propuesto para desarrollar las justas. El estadio Nemesio Camacho ‘El Campín’ está en una alianza público-privada para aumentar la capacidad a 60.000 espectadores, casi el doble de la actual, y adecuaciones en camerinos, zona de periodistas y de VIP. El proceso para remodelar el ‘Coloso de la 57’ aún está en revisión de presupuesto y la directora Blanca Inés Durán prevé que a finales del 2022 se puedan empezar con obras.

Para Ómar Oróstegui, director de Futuros Urbanos, realizar los Juegos Panamericanos sería una gran oportunidad para la recuperación económica de la ciudad y una nueva proyección urbana de la Bogotá en tiempos de pospandemia. Sin embargo, considera que falta una política pública clara de recreación y deporte de alto rendimiento, que sirva de soporte a largo plazo para las obras de infraestructura de los juegos, pues se podría convertir en una gran iniciativa desarticulada.

“Esta es una oportunidad para que Bogotá sea una ciudad que fortalezca el deporte, la infraestructura verde, para la recreación, que es débil todavía. Hay un inconveniente que se ha visto en otras oportunidades y es que las obras se utilizan para el certamen y después no se les garantiza la sostenibilidad y el mantenimiento de las mismas”, opina Oróstegui.

Por ello, la directora del IDRD insiste en que Bogotá se preste para más eventos deportivos, tanto nacionales como internacionales, con el fin de que se aproveche la infraestructura a la cual se le está invirtiendo.

Desarrollo económico y urbanístico

Por más que parezca ajeno a prepararse para un evento de gran magnitud como los Juegos Panamericanos, estas justas obligan a las ciudades a repensar su inversión en infraestructura y a planear grandes obras.

“Realizar los Juegos Panamericanos nos pone a la altura de las grandes ciudades que realizan certámenes deportivos. Eso hace que mientras la ciudad sea atractiva para esto, lo sea también para la inversión extranjera”, resalta Oróstegui.

El IDRD es consciente de este reto, por lo que ya se ha reunido con secretarías como la de Movilidad y Desarrollo Económico, y el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), para analizar cómo debería funcionar Bogotá en la economía de comercios, principalmente de hotelería, turismo y gastronomía, y el desarrollo de grandes obras viales.

Para el profesor de economía de la Universidad Javeriana Guillermo Sinisterra unas justas deportivas de tal magnitud son muy positivas para la economía local, y más cuando urge de una estrategia para la recuperación financiera producto de crisis generada por la pandemia.

(Puede seguir leyendo: Bogotá será sede de la Copa Mundo de BMX en mayo)

Lo que ha mostrado la literatura, porque ha habido varios estudios sobre todo con Juegos Olímpicos y Mundiales de fútbol, es que el efecto que genera a nivel local es antes y durante la ejecución de los juegos, pero no es un efecto que permanezca porque muchas personas solo piensan en ir al certamen nada más”, asegura Sinisterra.

El economista asevera que este efecto se concentra en alrededor de tres a cinco meses, pero que puede traer un incremento del 10 al 15 por ciento del PIB de la ciudad. Además de que en este periodo, sectores como el de comercio, hotelería, turismo, gastronomía y aerolíneas se ven bastante beneficiados.

Por su parte, Oróstegui considera que para lograr una eficiencia en el sector hotelero y turístico, lo más viable es que se proyecten en cercanías de los escenarios deportivos propuestos. “La idea es que se ubiquen en zonas que necesiten dinamizarse. Zonas donde más adelante se pueda tener infraestructura hotelera, porque al lado de un complejo deportivo, ¿dónde se van a alojar los deportistas? Si se van a alojar en el norte, y el escenario queda en el sur, entonces no es eficiente”, menciona.

Turismo y deporte

Como se ha mencionado, los sectores que más se benefician al realizar unas justas de tal magnitud como los Juegos Panamericanos son los de hotelería turismo y gastronomía, los cuales y juegan un papel fundamental en el trato a los turistas que visiten Bogotá en caso de que sea elegida para desarrollar el certamen.

Esto se da principalmente porque los turistas no solo vienen a ver la competencia, pues al tener mucho tiempo libre necesitan entretenimiento que pueden encontrar visitando restaurantes, recorridos guiados por sitios emblemáticos de la ciudad o en municipios aledaños.

Tanto Oróstegui como Sinisterra piensan que, aunque la oferta turística de Bogotá es buena, es necesario mejorarla aún más con capacitaciones a los guías para tener un mejor trato con los turistas y que esto tenga réditos para ganar la sede y en el crecimiento del turismo en la capital.

SANTIAGO BUENAVENTURA SALAZAR
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
Twitter: @santiagobuena98
REDACCIÓN BOGOTÁ

Más sobre Bogotá:

Tome nota: las medidas que volverán a regir esta semana en Bogotá 

Desarrollo urbano y cuidado de árboles, la discusión sobre la av. 68 

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.