El precio de la desconfianza / Opinión

El precio de la desconfianza / Opinión

La desconfianza reinante alrededor de la política arroja una consecuencia perjudicial. 

Vacuna

Imagen de referencia. 

Foto:

AFP

Por: Fernando Galindo
10 de febrero 2021 , 08:29 a. m.

Stefan Zweig cuenta que después de la primera guerra mundial la alta reputación que tenía la política se fue desvaneciendo. Desde luego siempre hubo críticas y mofas, la obra de Aristófanes y los grafitis de la época de Hatshepsut así lo indican, pero esto no quiere decir que durante mucho tiempo no se atribuyera nobleza a este oficio. Hoy su reputación atraviesa su peor momento. 

(Le puede interesar: Claudia López cuestiona falta de información de llegada de vacunas)

Ya la sola palabra es una indicación de maldad y de corrupción, de una estrategia soterrada que busca granjearse un beneficio a costa de encubrir la verdad. La expresión “político honesto” se entiende como una contradicción en los términos. Tan atroces son las connotaciones que los mismos políticos rehúyen la palabra “política”, incluso se busca que quienes aspiren a los cargos políticos sepan de diferentes oficios, salvo de política por supuesto, lo cual será tan oportuno como sustituir a un plomero por un instructor de golf.

Y los políticos saben este problema, pero no demoran en añadir razones para fortalecerlo. La lista es larga y practicar la genealogía y la valía no es nuestra tarea, el lector puede indagar si es la corrupción sistemática, la grosera contradicción o la incapacidad constante. Al más desinformado le sobraran episodios como ejemplo. El problema que quiero tratar es las consecuencias de esta desconfianza, más aún en las circunstancias que vivimos en la actualidad. En varias partes del mundo se suman por miles los vacunados, pero se sospecha de la vacuna. En varias partes el frente médico está en un estado crítico, pero todavía se promueven los remedios más grotescos y peligrosos, llamarlos “remedios” es, desde luego, una tontería. La sociedad entera está haciendo un esfuerzo descomunal, pero los números crecen y, en cada plano, la circunstancia es más que difícil.

(Para seguir leyendo: Vacunación en Bogotá, estamos sobre el tiempo / Salud Urbana) 

Delante nuestro se levanta un panorama donde no sólo está en juicio nuestras instituciones y nuestros políticos, más allá de cuál sea su parecer sobre las medidas que se estén tomando, no sólo están nuestras capacidades logísticas y médicas, sino la sociedad entera. Si queremos proteger nuestra libertad, no puede haber una medida salomónica que cumpla con la regulación que le corresponde a cada quien. Los esfuerzos de millones saltan a la vida, los resultados, sin embargo, son desoladores. Resulta paradójico escuchar a los políticos de turno hablando, al tiempo, sobre la ocupación hospitalaria y sobre los esfuerzos de la sociedad civil. Por un lado estamos al tope, por otro, nos dicen, lo hacemos bien.

La desconfianza reinante alrededor de la política arroja una consecuencia perjudicial, que el llamado a la responsabilidad ante semejantes circunstancias no se escucha tanto, no se atiende, se sospecha y, en últimas, se evade. Hay miles de personas que están poniendo todos los días su vida bajo riesgo. La simple cifra de víctimas no hace justicia a la tragedia de tantas familias. Las circunstancias económicas son estremecedoras. La educación de la primera infancia atraviesa su mayor desafío (y por fortuna se van viendo algunas tímidas luces en el horizonte). Tendría que ser la política la llamada a dar un discurso de mayor responsabilidad, pero resulta tan oscura su reputación que un aspecto crucial de su tarea queda al margen. Cuando confinamos el liderazgo a la mera administración se pierde mucho. Cuando ese oficio ha alimentado durante generaciones la desconfianza se pierde más.

(Además: 10 mentiras que no hay que creer sobre las vacunas para covid-19)

FERNANDO GALINDO
FILÓSOFO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.