El plan para cambiar el mapa del arte y la cultura en Bogotá

El plan para cambiar el mapa del arte y la cultura en Bogotá

Con la ‘Línea de arte y memoria sin fronteras’, Idartes pretende descentralizar la oferta artística.

Arte

La descentralización cultural consiste en fortalecer los espacios artísticos en las periferias de Bogotá, fomentando la economía comunitaria a través de esta iniciativa.

Foto:

Idartes

Por: Ana María Montoya
18 de julio 2020 , 04:10 p.m.

“Hemos trabajado desde el 2011 para mostrar que nuestro barrio es mucho más de lo que la gente suele creer”. Estas son las palabras de Ángel Rodríguez, uno de los creadores del festival ‘Poto también es rap a la mera humildad’, uno de los tantos espacios culturales autogestionados que tiene Bogotá, pero que no está dentro del radar de planes artísticos de los capitalinos.

Este festival se desarrolla en el barrio Potosí de Ciudad Bolívar, y es un espacio dedicado al hip hop; con lo que recogen de las entradas compran mercados para las familias vulnerables de la comunidad y abren espacios para nuevos artistas, pero ¿por qué no es reconocido?

(Además: Fecha para plan piloto de apertura de restaurantes)

Muchos capitalinos referencian el arte y la cultura solo con cinco de las veinte localidades de Bogotá: La Candelaria, Teusaquillo, Chapinero, Barrios Unidos y Usaquén. Allí se concentran teatros, museos, galerías, y en ellas también está construido el mapa cultural de la ciudad.

¿Y dónde queda el resto de Bogotá? Lo que ha pasado es que las localidades de la periferia y los barrios más remotos de la ciudad han creado sus propios espacios culturales y artísticos para sus comunidades, pero esto sigue estando fuera de la agenda de la ciudad.

Por esta razón, el Instituto Distrital de las Artes creó la ‘Línea de arte y memoria sin fronteras’ con el propósito de descentralizar los espacios culturales de Bogotá y fortalecer la economía comunitaria a través del arte.

Con esta línea pretenden crear un nuevo mapa cultural bogotano que ya no solo incluya las cinco localidades principales, sino que tenga en cuenta festivales como ‘Poto también es rap a la mera humildad’, en Ciudad Bolívar.

(Lea también: Mincultura declara 2020 como año del centenario de Manuel H.)

Catalina Valencia, directora del Idartes, le explicó a EL TIEMPO que la línea funcionará como una apuesta de reactivación del sector en términos territoriales, “estamos trabajando en este primer año en un mapeo, que no existía, en un instrumento que nos permita tener sistemas de información consistentes sobre qué es lo que se está haciendo y qué no está dentro de las prácticas que ya reconocíamos en la ciudad como agentes de transformación cultural y de la práctica artística”.

El director de esta iniciativa es Daniel Bejarano, un gestor cultural que ha trabajado en el desarrollo de procesos artísticos y culturales en entornos comunitarios, en pro de la población excluida de Bogotá.

Bailar

La Línea tendrá un enfoque de género y diversidad para acercar y apoyar a las bogotanas en la cultura.

Foto:

Idartes

Según Bejarano, “necesitamos apoyar y fortalecer las iniciativas artísticas de toda la ciudad, reconociendo que en todas las localidades hay ciudadanos con apuestas supremamente creativas que hasta el momento no han sido reconocidas; hay que descentralizar las apuestas”, afirmó.

La estrategia tendrá tres líneas de acción. La primera, ‘Circuitos artísticos y culturales comunitarios’, está enfocada en construir recorridos desde lo barrial y lo local, incluyendo las fronteras de Bogotá.

(Le puede interesar: Aprueban matrícula gratuita para estudiantes de Universidad Distrital

En este ámbito habrá cuatro circuitos priorizados, así: Bosa, Ciudad Bolívar y Soacha; Suba, Cota, Chía y La Calera; María Paz y Corabastos; y Usme y San Cristóbal. Estos espacios estarán enfocados en población vulnerable.

La segunda es ‘Apoyo a iniciativas artísticas comunitarias’, a través de la cual buscan darles visibilidad a experiencias de resiliencia y resistencia que aporten a resolver conflictos desde el arte. Esta línea en particular estará centrada en el aporte de las mujeres a la reparación simbólica desde los territorios.

Por último están la promoción de unos laboratorios comunitarios y la creación del Festival Arte y Memoria Sin Fronteras, para fortalecer las iniciativas comunitarias y presentar el nuevo mapa cultural y artístico de Bogotá.

Esta línea tendrá un enfoque de género y de territorio centrado en la participación de las mujeres y de los jóvenes. “Queremos hacer un énfasis en poder potencializar la participación de las mujeres para que puedan acceder más fácilmente a las convocatorias porque nos dimos cuenta de que las mujeres son las que menos acceden y ,además, hay una brecha, hay muy pocas mujeres al frente los colectivos artísticos de la ciudad”, afirmó.

La apuesta de descentralizar el arte en la ciudad va más allá de la creación de un nuevo mapa, se trata de hacer un proceso de reivindicación de los derechos culturales a varias comunidades, víctimas del conflicto armado que viven en Bogotá, desplazados, migrantes y campesinos que por años no han podido acceder a la oferta artística de Bogotá y a pesar de ello han creado sus propias manifestaciones, pero sin apoyo y sin visibilidad.

(También: Suspenden la subida en bicicleta a Patios mientras haya cuarentena)

Cabe aclarar que el proyecto busca reconocer y salvaguardar el patrimonio artístico y cultural de cada comunidad. “Cando las personas salen de sus territorios, ese desplazamiento no solo les quita el territorio, sino también la cultura y sus costumbres, y lo que han hecho estas comunidades es poder intentar conservar la memoria de sus prácticas artísticas y culturales, y hay muchas experiencias importantísimas en Bogotá alrededor de esto; nuestra labor es proteger estas manifestaciones y apoyarlas”, puntualizó Bejarano.

Este plan es una deuda histórica con la periferia de Bogotá. Si bien la capital es la ciudad de los festivales de música, de teatro, de danza y de cine más importantes del país, estos espacios no han sido asequibles para toda la ciudadanía, y mucho menos para la población de escasos recursos.

Por ahora, la línea está en fase inicial, el primer proceso es construir el mapa actual e identificar toda la oferta artística y cultural de Bogotá, luego vendrán la etapa de fortalecimiento de todas las redes y la consolidación de los circuitos con convocatorias, redes de apoyo y fortalecimiento.

El Idartes espera que este proyecto se consolide como una salida viable y a corto plazo de la crisis que ha dejado en el sector cultural la pandemia de covid-19.

ANA MARÍA MONTOYA 
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.