El gabinete / Voy y Vuelvo

El gabinete / Voy y Vuelvo

Los nuevos secretarios han generado reconocimiento, incluso entre la anterior administración.

Posesión

Posesión de Claudia López como alcaldesa de Bogotá, el pasado primero de enero.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Por: Ernesto Cortés Fierro
11 de enero 2020 , 07:17 p.m.

Faltan pocos cargos importantes a los que la alcaldesa Claudia López debe asignarles un responsable. La mayoría del equipo de gobierno ya quedó conformado por gente seria, capaz, con buenas hojas de vida y, hay que decirlo, con algunas excepciones que indicarían que pertenecen a movimientos o personas que apoyaron su campaña.

Hay que ver las hojas de vida de la mayoría de ellos. Cada nombramiento tuvo en cuenta la experiencia para el cargo y un proceso de selección en puestos de alto nivel que incluyó hasta detector de mentiras. Otro cambio significativo fue la publicación de las declaraciones de renta de todos ellos, lo que envía un mensaje claro de que ser funcionario público no es para llegar a enriquecerse de forma misteriosa.

Llama la atención la empatía que ha generado el nuevo gabinete en la opinión pública en general y en sectores que no necesariamente comulgan con el perfil del gobierno de López. La designación de los nuevos secretarios de Educación, Movilidad, Salud, Ambiente, Mujer, entre otros, ha generado palabras de reconocimiento, incluso entre quienes hicieron parte de la anterior administración. Eso no hay que menospreciarlo, por el contrario: distensiona y pone a la ciudad en otra tónica.

(Le puede interesar: Alcaldesa cumple su promesa de publicar declaraciones de renta)

Por otro lado, la ratificación del gerente del metro y la designación del subdirector de operaciones de TransMilenio como nueva cabeza de la entidad es una carta valiente que se juega Claudia López en medio del ambiente de pugnacidad que se ha tomado a la administración distrital en los últimos años y en donde han primado el espejo retrovisor y la condena pública entre unas huestes y otras. La nueva postura del gobierno debería ser la oportunidad para que Bogotá supere el discurso del odio y emprenda por fin un camino despejado hacia el futuro.

Dicho esto, no se puede soslayar el hecho de que López ha empezado a recibir palo por la actitud asumida con la designación de su equipo. Ignoran, estas voces, sus palabras en el discurso de posesión en el parque Simón Bolívar, en el que abogó por una ciudad que se permita construir confianza.

No es un secreto que lo del metro y TransMilenio generó algunas malas caras entre personajes cercanos a la mandataria;
tampoco que la alcaldesa haya preferido no alborotar el avispero al abstenerse de nombrar en el IDU a Orlando Molano, exdirector del IDRD y amigo personal de ella (y de Peñalosa). En consecuencia, a ese cargo llegará alguien que no le genere tanto ruido. Y eso que dentro del gabinete hay reconocidos petristas en posiciones destacadas, muy a pesar de que el exalcalde, en su afán por minar desde ya el mandato de López, no ha dado tregua en sus cuestionamientos. Incluso, la ha acusado de aliarse con la corrupción, hágame el favor.

La ratificación del gerente del metro y la designación del subdirector de operaciones de TransMilenio como nueva cabeza de la entidad es una carta valiente que se juega Claudia López

Pero también desde el otro extremo se intenta atizar una hoguera en la que López no puede caer. Parece que el consenso alcanzado por ella en Bogotá comienza a impacientar a los extremistas de derecha y de izquierda, a quienes, por supuesto, no les interesa que le vaya bien, menos cuando el próximo año arranca la contienda presidencial. Finalmente, los extremos que tanto se repelían en el pasado terminan uniéndose en este propósito.

(Lea también: Las alternativas para no subir el costo de los pasajes de TM y el SITP)

En lugar de reconocer el ramo de olivo que la nueva mandataria quiere exhibir, estas posiciones lo único que van a conseguir es darles munición fresca a los enemigos enconados que ya asoman las narices con tal de abolir los vientos frescos que soplan en la alcaldía.

Es muy temprano para amargarse la vida por estas cosas. El gabinete es bueno y seguramente será capaz. Pero eso solo se sabrá con el pasar de los días. Ya veremos si los puentes que está tendiendo Claudia López son tan resistentes como ella se los imaginaba, y si quienes se la han jugado por su proyecto político –los movimientos que la respaldaron en su aspiración, principalmente– están a la altura de las circunstancias, sintonizados con lo que ella representa y en comunión con una sociedad que hoy grita en las calles por más inclusión, menos radicalismos, más apertura y más oportunidades.
¿Es mi impresión o... la salida de Uber es culpa de la misma empresa, del Gobierno y del Congreso, incapaces de hallar una solución para su funcionamiento?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
Editor Jefe de El Tiempo
En Twitter: @ernestocortes28

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.