Alcalde denunció un complot para generar terror en Bogotá y el país

Alcalde denunció un complot para generar terror en Bogotá y el país

Tras la zozobra que vivió la ciudad por amenazas de ataques, dijo que 'vienen días difíciles’.

Enrique Peñalosa

Durante rueda de prensa con el Presidente, el alcalde Enrique Peñalosa y el secretario General Raúl Buitrago explicaron la estrategia que buscaba aterrorizar a la ciudad.

Foto:

Alcaldía de Bogotá

Por: Bogotá
23 de noviembre 2019 , 09:54 p.m.

Siguiéndoles el rastro a 612 llamadas que se hicieron entre las 7 y las 11 de la noche del viernes a la línea única de emergencias de Bogotá, la alcaldía descubrió que la noche de terror que vivieron los bogotanos por la amenaza de ataques de vándalos a los conjuntos residenciales se originó en un plan orquestado que buscaba desatar el terror entre los ciudadanos.

“Hay un complot orquestado por una organización de alto nivel”, dijo el alcalde Enrique Peñalosa durante una rueda de prensa con el presidente Iván Duque en la que informó sobre “una campaña de terror” que se identificó “muy bien”.

Raúl Buitrago, secretario general de la Alcaldía de Bogotá, explicó la estrategia descubierta por la administración. Dijo que las 612 llamadas se originaron en las localidades de Suba, Kennedy, Usaquén, Engativá y Fontibón, entre las 7 y 11 de la noche, con un pico alto entre las 8 y las 9:30 de la noche. Esas llamadas alertaban sobre hordas que intentaban ingresar a los conjuntos residenciales.

(Lea también: Procuraduría abre investigación por joven herido en marchas de Bogotá)

Al georreferenciar las llamadas, la alcaldía detectó que se concentraban en focos con diferencias de 20 minutos. La estrategia que se identificó consistió en que grupos de personas hicieron recorridos a pie y amenazaron con ingresar a conjuntos residenciales, lo cual al final no se concretó.

Servidores de la Alcaldía están visitando desde la noche y madrugada del viernes uno a uno los puntos donde se originaron las llamadas. “Con el avance que llevamos, que es del 19 por ciento, ninguno de los casos se concretó y esto nos confirma que solo se quería sembrar terror en la ciudad”, dijo el secretario general.

Esta es una situación que coincide con las verificaciones que pudieron realizar periodistas de EL TIEMPO durante un recorrido entre las 9 de la noche y la 1 de la madrugada por distintos sectores de la ciudad.

A las 9 de la noche del viernes, hora en la que arrancó la medida de toque de queda que decretó la alcaldía, después de una jornada de manifestaciones violentas y saqueos en varios puntos, ya había ciudadanos reunidos en sus conjuntos residenciales, organizando turnos de vigilancia, para protegerse del supuesto ataque de delincuentes.

(Le sugerimos: 'Hay un complot orquestado contra el país y la ciudad')

En distintos sectores del sur, del occidente y el norte de Bogotá se repetía la escena de escuadrones ciudadanos armados de bates, machetes, cuchillos y toda suerte de objetos.

“Los únicos rumores que hemos escuchado es que se habían metido a la manzana del conjunto Carlos Lleras, de por sí no estamos seguros de nada”, manifestó sobre las 10:30 de la noche un hombre acompañado de sus vecinos en la avenida Boyacá con avenida La Esperanza, mientras una mujer alzaba la voz para decir que ella sí había visto a un grupo de delincuentes intentando ingresar a una unidad residencial.

Mientras esto ocurría, al otro lado de la avenida Boyacá, varios gritos, tres patrullas de la policía y decenas de personas corriendo desataban un momento de pánico. Se trataba de la captura de un aparente ladrón por parte de las autoridades. Después de golpearlo, los vecinos lo entregaron a los uniformados, quienes tuvieron que defenderlo de los ataques de otras personas que ante la algarabía llegaban para agredirlo.

El alcalde de Bogotá se pronunció cerca de las 11 de la noche sobre lo que estaba ocurriendo: “Quiero informarles que hemos revisado cientos de llamadas y prácticamente en la totalidad de los casos no ha sido algo real”.

Patrullajes del ejército

Una decisión que acompañó la medida del toque de queda para toda la ciudad fue el despliegue de 4.000 soldados del Ejército Nacional en algunos puntos específicos donde hubo brotes críticos de violencia durante el día. Uno de esos sectores fue Patio Bonito, en la localidad de Kennedy, en el suroccidente de Bogotá.

Cerca de la medianoche, varios camiones del ejército arribaron al sector de El Tintal, y desde allí iniciaron el patrullaje de la avenida Ciudad de Cali y de las calles y barrios aledaños. Los soldados invitaban a quienes no estaban cumpliendo la orden del toque de queda a que ingresaran a sus viviendas.

Cuando llegaron a la Ciudad de Cali con calle 38 sur, punto donde delincuentes trataron de saquear un supermercado durante el día, un numeroso grupo de personas traían a empujones a un supuesto ladrón, un ciudadano venezolano, a quien habían golpeado y desnudado. Ensangrentado, estas personas se lo entregaron al ejército y la policía. Un soldado le brindó una capa para que se cubriera y otro le revisó las heridas y manifestó que no eran de gravedad. Después de unos minutos, el hombre fue abandonado en este punto.

(Le puede interesar: Saqueos y violencia durante las protestas dejan 146 capturas)

EL TIEMPO recorrió también parte de la zona noroccidental. Al igual que el resto de la ciudad, especialmente en conjuntos residenciales, los vecinos de Bochica, Bachué, Cortijo, Ciudadela Colsubsidio y Gran Granada estuvieron patrullando y haciendo guardia con palos, varillas, cadenas, machetes y hubo uno que sacó hasta un soporte de televisor.

Entre tanto, tres patrullas de la policía acompañadas de por lo menos 10 motorizados recorrieron amplios sectores ante los rumores de vandalismo y saqueos. Nada pasó, pero lo que sí fue cierto es que en varios puntos de la ciudad ciudadanos vieron a hombres en grupo que amenazaban con ingresar.

“Aquí no se trata de unos jóvenes que están llevando a cabo manifestaciones espontáneas, aquí hay un complot, aquí hay una organización de alto nivel, aquí hay unos grupos politiqueros interesados en desestabilizar el país, en que nuestra ciudad de 8 millones de personas no funcione, en que los ciudadanos no puedan ir al trabajo”, afirmó el alcalde.

“Tenemos que prepararnos para un esfuerzo largo. Yo los invito a que tengan paciencia y resistencia, porque vienen días duros y difíciles. Estamos trabajando para que todo retorne a la normalidad en las estaciones de TransMilenio”, aseguró el alcalde Peñalosa.

Al final invitó a los bogotanos a mantener la calma y estar tranquilos. “Aquí está el Estado, aquí está el Gobierno Nacional, aquí está el gobierno local y todas las fuerzas militares y de policía. Nuestra democracia va a prevalecer si estamos juntos”.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.