Colegio Agustiniano Norte, 50 años enseñando valores

Colegio Agustiniano Norte, 50 años enseñando valores

La Comunidad de los Agustinos Recoletos defiende la formación basada en los principios católicos.

El colegio Agustiniano Norte cumple 50 años

El colegio Agustiniano Norte queda en la calle 70 C n.° 116 A-12. En la foto el vicerrector de la institución fray Jorge Chaparro.

Foto:

Abel Cárdenas

24 de agosto 2018 , 12:16 a.m.

"Cuando uno les pregunta a los padres de familia por qué quieren que sus hijos estudien en el colegio Agustiniano Norte, lo que dice casi el 90 por ciento de ellos es que desean que se formen en valores católicos", dijo el vicerrector del colegio, fray Jorge Chaparro, quien junto con todas las directivas y el cuerpo docente se preparan para celebrar el cumpleaños número 50 de la institución educativa.

Él también contó que la historia de esta, así como toda su filosofía, se remonta al año de 1948, a una antigua casona en el barrio La Candelaria, donde funcionó uno de sus planteles. “Siempre se pensó en trasladar esta sede porque la zona en donde estaba ubicada no se prestaba para el parqueo de buses, entre otras actividades propias de la labor académica”.

Y en esa búsqueda se ubicó una finca que se llamó San Nicolás y que ocupaba un amplio territorio del norte de la ciudad. “Esta no solo le dio el nombre al barrio, sino que en 1969 permitió que se fundara el colegio Agustiniano Norte en la calle 70C n.° 116A-12”. Hoy, a nivel nacional, funcionan siete colegios de esta comunidad religiosa, cuatro de ellos en Bogotá. Hay que decir que en el mundo existen 54. En todos prima un interés fundamental: la formación en valores cristianos, espirituales y religiosos.

El colegio Agustiniano Norte cumple 50 años

El colegio cuenta con espacios seguros para la recreación infantil.

Foto:

Abel Cárdenas

Como homenaje a esta tradición, el 28 de agosto de este año comenzará la celebración de los 50 años del colegio. “En esta fecha se conmemora la fiesta de nuestro padre San Agustín, un hombre que, a pesar de que ya pasaron 1.600 años de su paso por el mundo, sigue presente gracias a su legado”.

La fiesta comenzará con una celebración litúrgica, pero para el otro año se tienen preparadas un sinnúmero de actividades con los estudiantes de corte académico, cultural, recreativo y familiar. “El colegio se funda en 1969, pero queremos hacer la apertura de la fiesta el día de nuestro padre”.

El Agustiniano Norte dice tener varias razones para celebrar. Una de ellas son los innumerables logros académicos durante cinco décadas, en las que ha centrado sus expectativas educativas en la excelencia en el ámbito académico. Se han preparado para que sus estudiantes sean excelentes en áreas como matemáticas, ciencias, inglés, entre otras. “Hace muchos años tenemos un nivel académico muy superior. Es un estándar que es supervisado por la Secretaría de Educación y que lo ratifican también nuestros resultados en las pruebas de Estado, así como en el Índice Sintético de Calidad. Todos nuestros estudiantes salen con muy buenas competencias en diversas áreas”, dijo Chaparro.

Por ejemplo, en los campos de lectoescritura, matemáticas e idiomas, el colegio se ha preocupado año por año en ser innovador.

El colegio Agustiniano Norte cumple 50 años

Los niños disfrutan de aulas amplias y con toda clase de materiales didácticos.

Foto:

Abel Cárdenas

La fraternidad

“Aquí incentivamos la espiritualidad de San Agustín”, dijo Chaparro. Esto se traduce en que los jóvenes aprendan la importancia de la fraternidad, la hermandad y la amistad.

Según explicó, esta no ha sido una labor fácil en una sociedad que maneja valores contrarios.

Por ejemplo, en temas como el acoso escolar el colegio es radical. “En comparación con otras instituciones, nosotros no tenemos índices tan elevados en ese tipo de problemáticas, lo que no quiere decir que no se presenten”.

Para prevenir este tipo de situaciones se trabaja mucho en la importancia de la convivencia escolar. “Por más mínimo que sea un hecho, nosotros lo tratamos como una falta grave para que los alumnos aprendan a dimensionar las consecuencias de sus actos. Yo siempre les digo que de puertas para adentro hay sanciones pedagógicas, pero que de puertas para afuera las sanciones de la sociedad van a ser peores”.

La infraestructura

Las intervenciones a la planta tradicional del colegio son evidentes. Se perciben al momento de ingresar.

De hecho, cuentan con el privilegio de ser de los pocos que tienen un campus de esas dimensiones en la ciudad. “Esa es otra de nuestras fortalezas. Los padres de familia están cansados de que sus hijos duren horas para llegar a su colegio. Nosotros entendemos la importancia de que los colegios procuren no salirse de las ciudades, eso se traduce en calidad de vida para los estudiantes”, dijo Chaparro. Todo esto se complementa con instalaciones modernas, dotadas con campos deportivos para practicar diversas modalidades, así como espacios para la recreación de los más pequeños provistos de materiales que minimizan los accidentes.

También hay salones para el aprendizaje de plataformas tecnológicas y laboratorios especializados en diferentes áreas del conocimiento. “Una planta que ya cumple 50 años, hoy está fortalecida”.

La disciplina que maneja el Agustiniano no se traduce en aburrimiento para sus 2.200 estudiantes. Al contrario, en el colegio se siente un ambiente agradable, de respeto hacia los profesores, en donde los niños corren a abrazar a sus maestros, como lo hacen con fray Chaparro, con quien cantan cada vez que este sale a rondar por los pasillos con su guitarra.

Intensificación del inglés como segunda lengua

El Agustiniano Norte es consciente de las disposiciones del Ministerio de Educación. “Una cosa es un colegio bilingüe y otra cosa es uno con inglés intensivo. Nosotros hemos venido haciendo un proceso de intensificación en las horas de este idioma que dictamos en las aulas desde los grados inferiores, sin embargo, el nuestro no es un colegio bilingüe, por ahora”, aclaró Chaparro en aras de la verdad. Eso sí, la institución garantiza que sus estudiantes salgan muy bien preparados y con la capacidad para presentar exámenes internacionales. “Todos pueden quedar certificados en el nivel B2”.

El colegio también tiene programas de inmersión que combinan el proceso de enseñanza-aprendizaje del inglés. El estudiante, al entrar en contacto con un entorno 100 por ciento en inglés, debe exigirse a sí mismo y solventar cualquier tipo de situación (académica, social, recreativa, cultural) que se le presente empleando el idioma como medio para ello. Todos estos programas están incluidos dentro del cronograma escolar y garantizan la seguridad de los estudiantes.

El arte y el deporte son parte de la formación estudiantil

Durante años este plantel educativo ha figurado a nivel nacional por sus logros en materia deportiva y artística a nivel competitivo y eso es porque en el área de educación física no solo se dicta la clase correspondiente sino porque los alumnos tiena acceso a escuelas deportivas de fútbol, voleibol, baloncesto, Karate, entre otras, todo a través de actividades extracurriculares. Año tras año se celebra la Copa Agustiniana en la que los estudiantes se inscriben desde principio del año en diferentes modalidades deportivas.

Lo mismo ocurre con la enseñanza de lo artístico. Hay clases de expresión corporal, de artes plásticas, música en incluso tienen una banda marcial. En el colegio se celebra un festival de danza, el Día del abuelo y el Día de la familia, espacios cuyo propósito en incentivar los lazos familiares. Otro proyecto para destacar es la revista El Juglar, un espacio para que los estudiantes hablen de los temas que más les interesan convirtiéndose en los gestores de los artículos. Allí hablan de educación, deporte y en general de todos los temas que le importan a la juventud.

Pensamiento crítico y la importancia de expresarse

En esta área del conocimiento el colegio busca desarrollar en el estudiante la cultura de la buena expresión. Por eso trabaja en fortalecer sus cuatro habilidades comunicativas a través de las competencias lectoras y escritoras, estructuradas bajo los componentes semántico, sintáctico y pragmático. Uno de los propósitos es que los estudiantes muestren una postura crítica frente a situaciones determinadas de la vida cotidiana. Para esto también se apoyan en actividades como el Día del Idioma, un concurso de ortografía, el Pícnic Literario de la Amistad, el Festival del Cuento, entre otras. También se realizan actividades externas como la visita al Teatro Nacional La Castellana.

Finalmente existe el proyecto Democracia y Derechos Humanos que busca responder a las necesidades de un mundo globalizado, interconectado. La idea es que se reconozcan valores universales tales como los derechos humanos, el respeto, la justicia y la diversidad cultural. El fin es formar ciudadanos que propendan por un mundo pacífico y justo.

REDACCIÓN BOGOTÁ 
Síganos en Twitter como @BogotaET y en Facebook: BogotaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.