Secciones
Síguenos en:
Santa Rosa, el drama de pagar una casa rodeada por el crimen
A pesar de que la tensión disminuyó en la ciudadela Santa Rosa con las últimas capturas, los vecinos y dueños de las casas siguen preocupados por la situación del barrio.

A pesar de que la tensión disminuyó en la ciudadela Santa Rosa con las últimas capturas, los vecinos y dueños de las casas siguen preocupados por la situación del barrio.

Foto:

Santiago Buenaventura / EL TIEMPO

Santa Rosa, el drama de pagar una casa rodeada por el crimen

Propietarios en este sector viven intranquilos ante la inseguridad y gastos que generan sus casas.

Ariel* recuerda que con mucho esfuerzo consiguió, finalmente, su casa propia. Logró establecerse en la ciudadela Santa Rosa, un proyecto de interés social que está ubicado en lo alto de un cerro en la localidad de San Cristóbal, en el sur de Bogotá. Sin embargo, nunca pensó que esta meta cumplida se volvería un viacrucis tanto para él como para las 1.200 familias que adquirieron sus viviendas en aquel proyecto originado en 1993.

(Le puede interesar: Cayó banda que atracaba a mujeres en La Conejera)

Estas fueron edificadas sobre el cerro y junto a un riachuelo, lo cual hace del terreno una zona de riesgo de deslizamientos y fallas geológicas. Basta con subir las empinadas calles para llegar al barrio y darse cuenta de la grave situación: paredes de fachadas agrietadas y con moho, andenes quebrados, charcos en los patios, olores desagradables de desagüe y pantano por colindar con matorrales, sin mencionar que el hampa se apoderó de la zona.

“Esta es la ilusión de nuestra vida, pero a nosotros nos la quitaron. Es un sinsabor muy grande”, cuenta entre lamentos Ariel. Por esta razón, tomó la iniciativa de luchar por una vivienda digna para su comunidad, pues muchos habían pedido préstamos bancarios y en cajas de compensación. Hoy acumulan deudas por unas casas que en algunos casos fueron declaradas como inhabitables.

Las calles agrietadas en el barrio y los malos olores son algunas de las constantes.

Las calles agrietadas en el barrio y los malos olores son algunas de las constantes.

Foto:

Santiago Buenaventura / EL TIEMPO

Tras su lucha, y de otros miembros de la comunidad, iniciaron una acción de grupo en 2002, y que en 2009, dio sus primeros pasos. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca falló en favor de los demandantes, condenando al Distrito a indemnizar con cerca de 19 mil millones de pesos a 316 familias de la ciudadela, casi 58 millones por familia, para comprar algunos de los predios que ahora manejan la Alcaldía y la Caja de Vivienda Popular.

Pero lo notorio es que no se indemnizó a todas las familias del sector. ¿La razón? En la demanda solo pudieron entrar quienes ya habían pagado la totalidad de sus viviendas. Por ejemplo, el propio Ariel no pudo hacer parte de aquella indemnización por esta razón, pues él y muchas otras personas seguían pagando por un hogar que se le caía a pedazos.

Así fue el caso de doña Rosa*, una mujer de casi 60 años que aún vive en el barrio. Ella se quedó por fuera de la demanda, aunque tiempo después terminó pagando la totalidad de la casa que había conseguido mediante una caja de compensación.
Otros no han tenido la misma suerte, pues la acumulación de las deudas con los bancos y la falta de ingresos ocasionaron que sus propiedades fueran embargadas, es decir, quedaron a la deriva.

Y, por si fuera poco, por su liderazgo con esta causa, Ariel recibió amenazas que lo obligaron a irse del barrio.

El drama de los propietarios ha permitido que personas desplazadas, expendedores de droga y delincuentes lleguen con picas y palos para romper las puertas y paredes e ingresar a la fuerza a las casas abandonadas. Esto ha causado que la inseguridad, manifestada en robos, abusos, violencia y muerte, reine en la zona. Hoy Santa Rosa es una ‘tierra de nadie’, como la describen quienes anhelaron alguna vez tener un hogar.
Además, los delincuentes obligan a los propietarios a irse de sus propias casas, y ellos por temor se van a vivir a otros lugares de Bogotá.

Otros se sienten intranquilos cuando deben salir a trabajar, pues temen que en su ausencia los invasores ingresen a sus casas por la fuerza.

(Además: Concejal alerta por aparición de carteles xenófobos en Bogotá)

Una vez Janeth* salió a trabajar y cuando volvió encontró a unas personas dentro de su vivienda. Durante la noche fue necesario realizar un operativo con la policía y el Esmad para recuperar el predio. El hecho ocurrió en septiembre del 2014. “Fue una experiencia traumática. Hubo un operativo con Infancia y Adolescencia, Integración Social, porque, además de eso, las personas que me cogieron la casa se llevaron unos niños que ni siquiera eran de ellos, eran prestados. Y engañaron diciendo que eran sus hijos”.

Janeth logró recuperar su casa, pero durante un tiempo huyó con su madre de su hogar. De hecho, duró tres años sin volver. Irónicamente, si quiere visitar Santa Rosa, le toca ir disfrazada. Además, debe seguir pagando impuestos y servicios por un predio que no ocupa, aunque una persona conocida se lo cuida.
El deterioro del barrio ha causado una desvalorización del predio, lo cual representa una pérdida de la inversión que hizo en la vivienda.

Aunque el mayor Hernán Herrera, comandante de la Policía de la localidad de San Cristóbal, destaca el último operativo que hicieron para capturar a un jefe de la mafia que controlaba el territorio en la zona, todavía se necesita mucha precaución, pues el barrio es un “león dormido que en cualquier momento puede despertar”, señala el oficial.

Ómar Guevara, el abogado que ha defendido las acciones de grupo de los vecinos, manifiesta que hay muchos factores que agravan la inseguridad que padecen los habitantes de la zona, además de generar pérdidas para quienes se han marchado del barrio pero aún tienen allí sus casas. Y arrendar tampoco se puede, porque temen que los inquilinos se apropien de los hogares a la fuerza.

Para 2014, en Santa Rosa se instauró una segunda demanda de grupo para indemnizar a otros dueños del sector, y desde entonces les han pedido a las diferentes alcaldías dar soluciones concretas que no han llegado.

*Nombres modificados por seguridad de las fuentes.

Santiago Buenaventura Salazar-Especial para El Tiempo
​Twitter: @santiagobuena98
​Escríbanos a sanbue@eltiempo.com

Siga leyendo

-Los extraños mensajes de supuestos testigos del caso de Sara Sofía.

-Capturan funcionaria por líos en contratos con el Ejército.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.